Puntos clave del próximo concurso de Eurovisión

El Festival de la Canción de Eurovisión regresa al Reino Unido por primera vez en 25 años, pero su corazón estará en Ucrania

Jill Lawless
martes 09 mayo 2023 21:11

La semana pasada, Gran Bretaña coronó a un rey. Esta semana, ayudará a otorgar la corona pop de Europa.

El Festival de la Canción de Eurovisión regresa al Reino Unido por primera vez en 25 años, pero el corazón de la deslumbrante competencia musical que se celebra esta semana estará en Ucrania.

Gran Bretaña será anfitriona del evento a nombre del país azotado por la guerra, y los organizadores han prometido convertirlo en una celebración del espíritu y la cultura ucranianos.

El concurso contará con actos musicales de 37 países interpretando canciones originales en la ciudad inglesa de Liverpool, con semifinales el martes y jueves y una gran final el sábado vista por aproximadamente 160 millones de personas.

Para los fans y los novatos, presentamos una guía esencial de Eurovisión.

PRIMERO, ¿QUÉ ES EUROVISIÓN?

Establecido en 1956, Eurovisión se fundó para ayudar a unir un continente destrozado después de la Segunda Guerra Mundial y para probar la incipiente tecnología de las transmisiones en vivo.

Inicialmente, era un asunto tranquilo con cantantes melódicos en trajes de gala y esmóquines, comenzó a soltarse el pelo durante los años 60 y alcanzó la perfección pop en 1974, cuando ABBA ganó con “Waterloo”, impulsando a la banda hacia el estrellato y poniendo en marcha la industria musical sueca.

Desde entonces, el concurso se ha expandido por toda Europa y más allá (Israel y Australia son participantes) con una puesta en escena cada vez más elaborada y vestuarios llamativos. Eurovisión también se ha convertido en una celebración de la diversidad, con una gran cantidad de seguidores LGBTQ+ que vitorearon cuando Dana International de Israel se convirtió en la primera ganadora transgénero del concurso en 1998.

Por encima de todo, la competencia es un curso intensivo sobre los gustos musicales maravillosamente variados del continente. Los ganadores van desde la cantante canadiense Celine Dion, que compitió por Suiza en 1988, hasta los metaleros finlandeses con máscaras de Lordi en 2006 y la barbuda drag austriaca Conchita Wurst en 2014.

El año pasado, triunfó la banda ucraniana de folk y rap Kalush Orchestra, lo que impulsó la moral de un país que lucha contra la invasión rusa.

Paul Jordan, un experto del concurso conocido como “Dr. Eurovisión”, dijo que la competencia se ha convertido en un tesoro de la cultura europea.

“Puedes ir a España, Eslovenia, donde sea, todos han oído hablar de esto”, dijo. “Puede que no les encante, puede que no les guste, puede que no lo vean, pero todo el mundo ha oído hablar de él. Todo el mundo tiene una opinión. Creo que es realmente poderoso y es un rompehielos brillante”.

DONDE EL POP SE ENCUENTRA CON LA POLÍTICA

Eurovisión es mucho más que música. Es diplomacia a ritmo de música disco, un foro en el que los países pueden mejorar sus perfiles y dejar aflorar sanamente rivalidades regionales.

Los organizadores se esfuerzan por mantener separado al pop de la política. Se prohíben los símbolos y letras abiertamente políticos. Pero las tensiones globales a menudo se han impuesto en la contienda. Ucrania ha utilizado varias veces a sus participantes para criticar a Rusia, en 2016 ganó con una canción sobre la expulsión de los tártaros de Crimea por parte de Stalin en 1944.

Rusia fue vetada del concurso el año pasado después de que invadió Ucrania. Bielorrusia había sido expulsada el año anterior por la represión de su gobierno contra la disidencia.

Dean Vuletic, académico experto en Eurovisión, dijo que al vetar a Rusia, Eurovisión perdió una de sus mayores audiencias por país y “una de sus participantes más entusiastas”.

“Pero Eurovisión también es una plataforma en la que se expresan valores, alrededor de la cual se construyen valores”, dijo Vuletic, y la presión de los países miembros obligó a la Unión Europea de Radiodifusión, que dirige Eurovisión, a actuar.

Eurovisión “siempre ha reflejado el cambio cultural, político y social en Europa”, dijo. “(Es) una forma de medir el espíritu de la época en Europa”.

VARIEDAD MUSICAL

Por mucho tiempo Eurovisión se asoció con canciones pop bobas de 3 minutos. Las ganadoras anteriores incluyen canciones como “La, La, La” y “Boom Bang-a-Bang”.

Pero Vuletic dice que ya no es “el concurso con canciones tontas, letras inocuas que tal vez solía ser”. Un tercio de las canciones postuladas de este año tratan sobre “relaciones tóxicas, ansiedad” y otros problemas de salud mental, dijo Vuletic. Otras canciones son acerca de la guerra.

Musicalmente, las canciones participantes van desde baladas pop como “Power” de Diljá de Islandia y la bailable “I Wrote a Song” de Mae Muller de Gran Bretaña que trata de una relación que termina, hasta la electrónica de “Heart of Steel” de Tvorchi de Ucrania. El dúo austriaco Teya & Salena ofrece un homenaje poco convencional a Edgar Allen Poe con “Who the Hell is Edgar?”. Mientras que los croatas de Let 3 tienen una ópera contra la guerra llamada “Mama ŠČ!”

El complejo sistema de votación de Eurovisión, que incluye puntajes de jurados integrados por profesionales de la industria de la música, así como de espectadores de toda Europa, hace que los ganadores sean notoriamente difíciles de predecir.

Los favoritos de los corredores de apuestas incluyen la melodía de fiesta pop-metal de la participante finlandesa Käärijä “Cha Cha Cha” y la poderosa balada “Tattoo” de la sueca Loreen, quien previamente ganó el concurso en 2012. La cantante La Zarra, que compite por Francia, también está altamente clasificada por su canción al estilo de Edith Piaf “Évidemment”.

LA FUSIÓN DE GRAN BRETAÑA Y UCRANIA

El Reino Unido intervino para recibir el concurso a nombre de Ucrania después de que el concursante británico del año pasado, Sam Ryder, terminara en segundo lugar. Como dijo Ryder: “Es la fiesta de Ucrania. Sólo los estamos invitando a hacerla en nuestra casa”.

La cantante ucraniana Julia Sanina será una de as anfitrionas de la final y tendrá una actuación de Kalush Orchestra y otros representantes de la cultura ucraniana. Varios miles de refugiados ucranianos en Gran Bretaña recibieron boletos para asistir.

La gran actuación de Ryder el año pasado con “Spaceman” ayudó a transformar la imagen de Eurovisión en el Reino Unido, que durante mucho tiempo ha sido visto como un placer culposo, además de las quejas constantes por los malos resultados del país, en una fuente de orgullo y celebración.

Varias ciudades del Reino Unido compitieron para albergar el evento, y la ganadora, Liverpool, está de ánimo para la fiesta. La ciudad portuaria que vio nacer a los Beatles atravesó tiempos difíciles cuando el sector industrial de Reino Unido colapsó a finales del siglo XX. Desde entonces, se ha reinventado como un centro de deportes, cultura y turismo, una resiliencia que encaja bien con Ucrania, dice Jordan.

“Es un verdadero centro creativo y creo que será una ciudad anfitriona brillante, fuera del clima claro”, dijo.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in