Inmigración: Trump y una jugada política que contradice sus dichos sobre la frontera con México

A pesar de sus duras leyes migratorias, Trump nunca detuvo por completo los cruces en la frontera entre Estados Unidos y México

Andrew Feinberg
Lunes, 29 de enero de 2024 23:29 EST

Donald Trump derrota a Nikki Haley en Nuevo Hampshire

Read in English

El expresidente Donald Trump afirma, de manera falsa, que detuvo el movimiento entre los Estados Unidos y México, con la intención de presionar a los legisladores para que no apoyen un acuerdo bipartidista que aumentaría el poder del presidente Joe Biden respecto al control de la inmigración ilegal.

Trump afirmó en su perfil de Truth Social el lunes que él nunca necesitó un “proyecto de ley fronterizo, grande y complejo, con orientación democrática” para detener los cruces entre los Estados Unidos y México durante su gestión.

También expresó que tuvo “por lejos, la frontera más segura en la historia del país” porque simplemente la cerró y agregó, sin mostrar evidencia, que las personas que solicitan asilo tras rendirse ante la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos “llegan en masa” desde “cárceles e instituciones psiquiátricas ubicadas en todo el mundo”.

El candidato republicano y expresidente Donald Trump habla en un acto de campaña el sábado 27 de enero de 2024, en Las Vegas

“Es una INVASIÓN que ningún otro país ha tenido que soportar jamás. No es sostenible ni asequible”, escribió. Además, agregó que la situación solo empeoraría si Biden fuera reelecto. Mientras tanto, Trump volvió a asegurar que las reformas a las leyes de inmigración y asilo son innecesarias porque él fue capaz de implementar políticas duras que fueron muy criticadas durante su gestión, como separar por la fuerza a los padres de sus hijos para enjuiciarlos por ingresar de forma ilegal al país.

El expresidente, doblemente imputado, que finalizó su mandato en medio de una polémica tras fomentar un golpe de Estado en un intento por permanecer en el cargo a pesar de su derrota en las elecciones de 2020 ante Biden, se manifestó como un firme opositor al debate en el Senado sobre un nuevo proyecto de ley. Al parecer, el acuerdo habilitaría al presidente a cerrar la frontera y a interrumpir la tramitación de las solicitudes de asilo en el caso de que más de 5.000 personas al día intenten presentarse ante los agentes de la patrulla fronteriza.

Los republicanos que participan en la discusión promocionaron el nuevo proyecto de ley, que aún no se hizo público, como un remedio necesario contra la oleada de cruces ilegales. Asimismo, Biden prometió firmar cualquier proyecto de ley bipartidista sobre inmigración que llegue a su despacho.

Sin embargo, Trump y sus aliados republicanos de la Cámara de Representantes estuvieron planeando rechazar dicho proyecto porque podría impedirle al expresidente utilizar el ingreso de inmigrantes a los Estados Unidos como una estrategia electoral contra Biden, que dio marcha atrás con muchas de las políticas defendidas por Trump, como la de obligar a los inmigrantes a permanecer en campamentos descuidados en el lado mexicano de la frontera mientras tramitan sus solicitudes de asilo.

Además, por un lado, el expresidente afirmó en otra publicación en Truth Social que el proyecto de ley que debaten los senadores “no es necesario para detener la afluencia de millones de inmigrantes” a los Estados Unidos. Por otro lado, se quejó de que los demócratas, quienes lo señalaron a él y a sus aliados republicanos de la Cámara por intentar sabotear el proyecto, están enviándoles un mensaje preciso sobre el tema a los votantes.

Y también agregó: “Están utilizando este proyecto de ley horrible para cargarle la responsabilidad de la CATÁSTROFE FRONTERIZA a los republicanos”.

El cambio de postura del Partido Republicano sobre la necesidad del presidente de frenar la inmigración en la frontera entre los Estados Unidos y México provocó gran descontento en la Casa Blanca. Tanto es así, que el portavoz Andrew Bates emitió un comunicado el lunes e informó a la prensa que el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, ya había impulsado el mismo tipo de propuesta que ahora califica como “sin chances” en la Cámara.

“En la gestión anterior, Johnson y el líder que representa a la mayoría en la Cámara, Scalise, declararon que la acción del Congreso era necesaria para que los presidentes tuvieran la autoridad apropiada para controlar de forma efectiva la frontera”, escribió Bates. También agregó que Johnson, hasta hace poco, había celebrado “el valor del bipartidismo al que ahora se opone” y repitió el hecho de que “los presidentes necesitan autoridad legal para controlar la frontera”.

Bates también mencionó que el mismo Trump dijo en 2018 que la “única solución a largo plazo” respecto a los problemas de inmigración en la frontera del sur era tomar medidas pertinentes en el Congreso.

Como si fuera poco, les recordó a los periodistas sobre una declaración de noviembre de 2018 del entonces presidente, en la que Trump aseguró que “la única manera de garantizar la perdurabilidad” de la nación como país soberano era que el Congreso acabe con el problema de las fronteras abiertas.

Ocho meses más tarde, en julio de 2019, Trump le pidió a la Cámara de Representantes, conformada en su mayoría por los demócratas, que aprobara una ley para modificar “los vacíos legales” y “las leyes sobre asilo”.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in