Mark Meadows y Rudy Giuliani solicitaron indultos después del 6 de enero, dice una testigo en la audiencia

“Recuerdo haber pensado en ese momento que Mark necesita salir de esto... Él necesita que le importe”

Gustaf Kilander,Josh Marcus
Miércoles, 29 de junio de 2022 13:56 EDT

Rudy Giuliani y Mark Meadows “querían indultos presidenciales” después del 6 de enero, según el panel

Read in English

Mark Meadows y Rudy Giuliani solicitaron indultos después del 6 de enero, dijo la testigo Cassidy Hutchinson en una audiencia organizada por el panel de investigación.

Hutchinson proporcionó al panel su testimonio más explosivo hasta el momento, en el que dijo que Trump atacó a un agente del Servicio Secreto después de intentar tomar el volante de la limusina presidencial cuando le dijeron que no iría al Capitolio el 6 de enero.

Hutchinson dijo que Meadows estaba sentado en un sofá con su teléfono celular, deslizando y escribiendo alrededor de las 2 pm cuando los alborotadores se dirigían hacia el Capitolio.

La testigo dijo que se estaba frustrando porque sentía que estaba viendo un “accidente automovilístico grave”.

“Recuerdo haber pensado en ese momento que Mark necesita salir de esto... Él necesita que le importe”, le dijo al comité.

Según Hutchinson, el consejoer de la Casa Blanca, Pat Cipollone, le dijo a Meadows, quien estaba hablando por teléfono en ese momento: “Los alborotadores llegaron al Capitolio, Mark... necesitamos ver al presidente ahora”.

“Él no quiere hacer nada, Pat”, dijo Meadows, según la testigo.

“Algo se tiene que hacer. La gente va a morir y la sangre estará en sus manos”, respondió Cipollone.

Refiriéndose a los cánticos de los partidarios de Trump de “cuelguen a Mike Pence”, Hutchinson declaró que Meadows dijo: “Lo escuchaste, Pat, [Trump] cree que Mike se lo merece”.

El consejero de la Casa Blanca aconsejó a Donald Trump que no fuera al Capitolio el 6 de enero, según Hutchinson.

“Por favor, asegúrese de que no vayamos al Capitolio. Seremos acusados de todos los delitos imaginables si eso sucede”, dijo Pat Cipollone en la mañana del 6 de enero, según Hutchinson.

“El 3 de enero, el señor Cipollone se me acercó sabiendo que Mark [Meadows] había planteado la posibilidad de ir al Capitolio el 6 de enero”, dijo al comité.

“El señor Cipollone y yo tuvimos una breve conversación. Me dijo: ‘Tenemos que asegurarnos de que esto no suceda. Esto sería legalmente una idea terrible para nosotros. Tenemos serias preocupaciones legales si vamos al Capitolio ese día’”, aseguró Hutchinson el martes.

“Y luego me instó a seguir comunicándole eso a Meadows, porque tengo entendido que Cipollone pensó que Meadows de hecho estaba impulsando esto junto con el presidente”, agregó.

Hutchinson dijo que Cipollone estaba preocupado por obstruir la justicia, defraudar el conteo electoral e incitar a disturbios.

En reuniones con las fuerzas del orden para prepararse para el 6 de enero, se advirtió a Giuliani sobre la amenaza potencial de que grupos de milicias de derecha irrumpieran en la manifestación planeada en Washington, según la exasesora de la Casa Blanca.

“Recuerdo haber escuchado las palabras ‘Oath Keeper’ y las palabras ‘Proud Boys’ más cerca de la planificación del mitin del 6 de enero, cuando el señor Giuliani estaba presente”, Cassidy Hutchinson, quien trabajó para el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, testificó ante el comité del 6 de enero el martes en comentarios pregrabados.

Grupos de milicias y supremacistas blancos estarían más tarde entre los que saquearon el edificio del Capitolio el 6 de enero.

Múltiples miembros de Oath Keeper han sido acusados o declarados culpables de delitos relacionados con el 6 de enero.

La mención de estos grupos de derecha no fue el único momento de presagio antes de los disturbios, testificó Hutchinson.

Según la exasistente de la Casa Blanca, Meadows salió preocupado de una reunión de principios de enero de 2021 con Giuliani sobre lo que podría suceder el 6 de enero.

“Están pasando muchas cosas, Cass, pero no sé, las cosas podrían ponerse muy, muy mal el 6 de enero”, testificó.

Luego de la conversación del 2 de enero entre Meadows y Giuliani, el abogado de Trump presuntamente le dijo al asistente de la Casa Blanca que Trump “iba al Capitolio” el 6 de enero y que sería un gesto “poderoso” mientras se contaban los resultados de las elecciones presidenciales de manera formal.

“Esa noche fue el primer momento en el que recuerdo sentirme asustada y nerviosa por lo que podría pasar el 6 de enero”, dijo. “Y tenía una preocupación más profunda por lo que estaba sucediendo con los aspectos de planificación”.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in