Diagnostican cáncer de mama a doctorante de 35 años tras detectar signo al aplicarse protector solar

Charlotte Nash-Pye descubrió un bulto en el seno derecho pocas semanas antes de su boda

Molly Powell
viernes 04 noviembre 2022 17:47

8 datos sobre el cáncer de mama

Dos hermanos treintañeros intentan ayudar a las personas con cáncer a través de su podcast “The Cancer Twins”, después de que la hermana recibiera la noticia de su diagnóstico al día siguiente de volver a casa de su luna de miel, años después de que su hermano se enfrentara por primera vez a la enfermedad cuando era adolescente.

Los médicos no saben por qué Charlotte Nash-Pye, de 35 años, estudiante de doctorado en Epsom (Surrey, Inglaterra), y su hermano Greg Nash, de 32 años y director de cuentas en una empresa de tecnología, recibieron el diagnóstico de cáncer tan jóvenes.

Greg necesitó quimioterapia intensiva para el sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer poco frecuente que afecta a los huesos o al tejido que los rodea, tras un diagnóstico con tan solo 14 años.

El 23 de junio de 2022, Charlotte descubrió un bulto en su pecho derecho, justo unas semanas antes de casarse con Jack Pye, de 32 años, copropietario de una empresa de inspección inmobiliaria.

Charlotte detectó el bulto en el pecho cuando se puso crema solar en la boda de su primo en Chipre.

Según explica: “Me estaba aplicando la loción, no estaba haciendo directamente una revisión de los pechos, y sentí un bulto”.

Y añadió: “No estaba segura, así que comprobé el otro lado y no sentía lo mismo en ambos lados”.

“Fue entonces cuando le pedí a mi madre que me diera su opinión, quien me revisó, y sentí un dolor agudo cuando me tocó, y pensé ‘esto no es normal’”.

“Luego me hice bastante consciente de ello. De vez en cuando sentía una ligera punzada y entonces me hacía hiperconsciente de ello”.

La preocupada madre de Charlotte, Kim, de 64 años, le sugirió que acudiera a su médico de cabecera para que la revisara: “Una de las razones por las que queríamos hacerlo era por mi experiencia con mi hermano”.

El hermano de Charlotte, Greg, padecía una forma rara de cáncer llamada sarcoma de Ewing, diagnosticado cuando los hermanos crecían en Surrey durante la remisión.

Greg comentó: “Me di cuenta de que había aparecido un bulto después de nadar y, al cabo de una semana, creció bastante”.

Y añadió: “El médico me lo diagnosticó como un quiste al principio y me lo extirparon con anestesia general”.

“Solo después de un análisis postoperatorio descubrieron que era maligno”.

“Fue una gran sorpresa porque ni siquiera lo habían diagnosticado”.

Añadió: “Ellos [los médicos] se limitaron a decir: ‘Es muy grande, así que vamos a extirparlo’ y pensamos que eso era todo”.

“Pero era solo el principio. Todo el mundo estaba sorprendido, sobre todo a mi edad”.

“Por suerte era tejido de médula ósea que no estaba roto en el hueso, así que lo sacaron y quedó encapsulado en una membrana”.

Y continuó: “Siempre intento estar ahí para Charlotte, ya que yo mismo he pasado por este viaje y, extrañamente, parece que lo estoy reviviendo a través de ella en cierto modo”.

Charlotte subrayó: “Como mis padres trabajaban a tiempo completo, a menudo era yo quien le llevaba a las citas, sobre todo después del diagnóstico inicial, cuando se convirtió en algo más continuo con revisiones periódicas”.

Charlotte aprendió a conducir solo tres meses después de cumplir los 17 años para poder estar más disponible para su hermano.

Por dicha experiencia, era consciente de que tenía que hacerse revisar su propio bulto en el pecho lo antes posible cuando llegó a casa tras la boda de su primo el 19 de julio de 2022, y acudió a su médico de cabecera.

“Estaba muy ocupada porque la boda de mi prima en Chipre era solo seis semanas antes de mi propia boda en el Reino Unido”.

“Me di cuenta de que era muy importante que me revisaran el pecho a la semana de volver a casa de las vacaciones”.

Y añadió: “Por suerte, mi médico fue muy buena, muy profesional y me explicó: ‘No puedo estar segura de que esto no sea nada preocupante. Así que te voy a recomendar al Royal Marsden Hospital’”.

Tras ser remitida al Royal Marsden, un hospital especializado en cáncer de Sutton, para que le hicieran una ecografía, salió a la luz una anomalía.

Charlotte explicó: “La reacción de la doctora cambió mucho al hacer la ecografía”.

Ella y su hermano se habían sometido a pruebas genéticas y salieron negativo en todos los puntos relacionados con el cáncer de mama.

“Estaba claro que había algo que no se veía bien porque estaba muy callada”, relató Charlotte.

“Entonces me dijo que tenía que quedarme para una biopsia porque parecía irregular”.

Y añadió: “Soy una persona bastante pragmática, así que tengo el punto de vista de que no tiene sentido preocuparse hasta que no sepamos a qué nos enfrentamos”.

“Tenía que centrarme en hacer las cosas la semana que viene para la boda y tenía bastantes plazos para mi doctorado inmediatamente después”.

Pocas semanas después, el 1 de agosto, le hicieron una biopsia, justo cinco días antes del día de su boda.

“Empecé a intentar hacerme a la idea de que podía ser algo muy preocupante. Pero, de nuevo, no me dejé entrar en esa espiral”.

“Intenté no dejar volar mi imaginación en ese momento”.

Durante su boda con Jack en el Palacio de Hampton Court, ante 50 invitados, Charlotte intentó olvidar por un momento el bulto en el pecho.

Explicó: “No permití que arruinara nada en absoluto porque no tenía sentido y ya habíamos esperado dos años para ese día por culpa del covid, y llevamos 10 años juntos”.

“Mi madre estaba bien, para ser sincera, porque intentamos no hablar de ello después de la biopsia”.

“Sí, se lo conté a mi mejor amiga, mi dama de honor, la noche anterior y se conmocionó bastante”.

Al día siguiente de regresar de su luna de miel de una semana en Gloucestershire, al no querer ir al extranjero por tener que cuidar a sus perros rescatados, el 15 de agosto, Charlotte recibió el diagnóstico.

El diagnóstico completo fue un carcinoma ductal invasivo de grado uno, sin evidencia de anormalidad en los ganglios linfáticos.

Ella misma lo explicó: “El tumor era positivo para los receptores de estrógeno y progesterona, pero negativo para el HER2, por lo que, afortunadamente, puede tratarse con un tratamiento hormonal y con radioterapia”.

Y añadió: “Es una muy buena noticia desde el punto de vista del cáncer, pero tiene implicaciones negativas para la fertilidad”.

“La experiencia de mi hermano me preparó definitivamente para la idea de que nunca se es demasiado joven para tener cáncer y que no siempre es algo genético”.

Continuó: “Parece un hecho tan extraño que tanto Greg como yo, a una edad muy temprana, hayamos tenido dos formas de cáncer”.

En la misma semana de su diagnóstico, Charlotte empezó a congelar embriones y se sometió a una resonancia magnética y a una mamografía.

“Mi reacción fue ‘Está bien, ¿qué hacemos ahora?’ y ellos [los médicos] se sorprendieron de lo bien que me tomé la noticia”.

Y añadió: “Lo que pasé con mi hermano me hizo afrontarlo de una manera más productiva”.

El 2 de septiembre, dos días después de su diagnóstico, comenzó a someterse a una fecundación in vitro, ya que su diagnóstico era tratable con hormonas y podía ayudar a prolongar su vida, pero no podría quedarse embarazada.

“Nuestra ronda inicial de FIV [fecundación in vitro] no tuvo el éxito que esperábamos”.

Añadió: “Por lo general, te hacen empezar en la parte más óptima de tu ciclo, pero como necesitaban hacer la FIV antes de la operación, los cirujanos y yo estábamos muy interesados en seguir adelante con ella”.

Solo tres semanas después de la primera ronda de FIV, a Charlotte le extirparon el tumor.

“Esto puede afectar ahora a mis posibilidades de formar una familia, pero al menos tengo una oportunidad en el futuro con la preservación de la fertilidad”.

Y añadió: “Tengo la suerte de que el tratamiento del cáncer se ha desarrollado tanto que puedo recibir tratamiento y este diagnóstico no tiene por qué arruinar mi vida”.

Greg comentó: “Cuando se enteró por primera vez y se sinceró a fondo conmigo, estaba angustiada. Al principio lloraba, pero se recupera muy bien”.

“Con todo, siempre ha sido muy fuerte y creo que la perspectiva es importante, y Charlotte la tiene”.

Charlotte continúa con su viaje con la FIV y trabaja con su hermano Greg en un podcast llamado The Cancer Twins sobre lo que supone pasar por un cáncer a una edad tan temprana. La pareja invita a los participantes a hablar de su experiencia con el cáncer para ayudar a los demás.

En octubre, mes de la concienciación sobre el cáncer de mama, Charlotte y Greg caminaron 100 millas (161 kilómetros) para recaudar fondos para el instituto Cancer Research UK.

Charlotte apoya a Stand Up To Cancer, una campaña conjunta de recaudación de fondos del Cancer Research UK y Channel 4 que trata de unir a las personas del Reino Unido para acelerar la investigación sobre el cáncer y salvar vidas.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in