Andy Murray es eliminado de Wimbledon por el implacable John Isner

A pesar de una valiente reacción, el servicio impenetrable del estadounidense demostró ser una fuerza demasiado grande para Murray, quien sucumbió a una derrota por 6-4, 7-6, 6-7, 6-4 en la cancha central

<p>Andy Murray reacciona al cierre del techo de la pista central</p>

Andy Murray reacciona al cierre del techo de la pista central

Read in English

Esta vez, la heroica remontada se quedaría corta. Andy Murray se contorsionó para emitir una amplia gama de rugidos y muecas, los monólogos enojados y los golpes en el pecho que ha convertido en algo tan tortuosamente icónico, pero no habría gloria para compensar el dolor. El espíritu del jugador de 33 años fue tan indomable como siempre, y se recuperó de dos sets contra John Isner cuando la luz comenzó a desvanecerse y el techo se cerró sobre la pista central, pero el estadounidense aprovechó la atmósfera hostil y resistió una remontada trascendental para cerrar una victoria por 6-4 7-6 6-7 6-4 que duró casi tres horas y media.

Esta fue una derrota diferente y quizás más deprimente que la que sostuvo Murray el año pasado. Entonces, fue la juventud intrépida y la agresividad de Denis Shapovalov lo que hizo patente la diferencia de edad y la fuerza disminuida debido a una lesión. Pero Isner es un viejo enemigo, uno a quien Murray había encontrado la manera de someter y derrotar en sus ocho encuentros anteriores, un récord que se remonta a 2010. Parecía casi seguro que la variedad, el ingenio y la voluntad de hierro de Murray eventualmente vencerían a un jugador que puede lanzar una pelota a los dioses y devolver un saque del Martillo de Thor como ningún otro.

El servicio impenetrable de Isner siempre será recordado por su maratónico partido de 11 horas aquí contra Nicolas Mahut, pero fue difícil recordar un momento en el que haya sido tan implacablemente preciso como hoy. Permitió solo dos break points durante todo el partido y logró 36 notables aces, lo que le permitía aliviar la presión cada que la situación se ponía tensa, pero sería injusto reducir sus esfuerzos a un solo aspecto. La volea del jugador de 37 años fue exquisita, 81 tiros ganadores fueron el testimonio de su agresividad y ya sea por esa clase magistral inspirada o por los finos márgenes que Murray ha perdido con la edad, no se concretó otro milagro.

Es como si cada partido de Murray estuviera ahora predestinado a ser una guerra entre la mente y el cuerpo, una tormenta que se atraviesa con raquetas desgastadas y caderas cansadas que siempre se desarrolla cuesta arriba. Se movieron de manera poco convincente en su victoria de primera ronda sobre Jack Duckworth y por eso no sorprendió que Murray cediera de nuevo el primer set aquí.

En un ominoso presagio de lo que estaba por venir, el servicio de Isner se rozó las 137 millas por hora (220 kilómetros por hora) en el primer juego, lo que provocó que la multitud se quedara sin aliento por la sorpresa. Incluso para Murray, cuya anticipación puede compensar la disminución de sus reflejos, esto exigió un período de ajuste y el sembrado número 20 aprovechó, cargando hacia la red tras las feroces devoluciones de los servicios más suaves de Murray. Rompió en la primera oportunidad, provocando que Murray adoptara un ritmo conocido de autoflagelación detrás de la línea de fondo, mientras se golpeaba el muslo y miraba hacia sus cuadrados como si estuviera listo para renegar de ellos.

Si bien puede parecer un poco artificial a veces, sigue impulsando a Murray con gran efecto. Se adelantó al servicio de Isner de forma excelente en el siguiente juego, desviando la potencia y disimulando los tiros de caída que hicieron que su oponente de 6’7” (1,90 metros) pareciera desgarbado y descoordinado. Pero ante dos break points, Isner entregó dos aces más y su primer servicio se negó a dar otra oportunidad. Cuando el estadounidense cerró el primer set por 6-4, solo había fallado ocho en total.

Durante un buen tiempo, parecía que no había nada que Murray pudiera hacer para frenar el ritmo de Isner. El jugador de 37 años ganó 11 de los siguientes 13 puntos con su servicio, seis de ellos aces y dos sin devolución. Murray descargó su ira hacia su cuadrado, pero se enfrentó a un enigma que los jugadores llevan más de una década luchando por resolver cuando Isner está en plena forma.

Murray se enfrentó a la presión de su propio servicio, pero lo manejó con aplomo, más controlado cuando se produjeron largos intercambios, cuando lanzó tiros ganadores de revés en la línea y golpeaba al aire en señal de aprobación. Pero las oportunidades seguían siendo escasas y se cubrió la cara de horror tras fallar el siguiente revés en el 15-30 al servicio de Isner. La puerta se cerró y dos enormes saques más le echaron llave. Sin ceder ni un poco, ambos se fueron al desempate, pero Isner se mantuvo, y con dos potentes saques ganadores se impuso por 7-4 y se puso dos sets arriba.

Andy Murray reacciona a la pérdida de un punto

Lo mínimo que Murray ha garantizado siempre es que caerá luchando. Pero en el 2-3 del tercero, un cambio de ritmo amenazó con convertirse en un falso despertar después de que Murray mantuviera el servicio con una derecha contundente y exigiera un bis en la cancha central. El público estalló de inmediato, pero el fuego que se encendió fue rápidamente silenciado por otro juego de servicio inatacable de Isner.

Otro desempate se avecinaba y, después de que Isner, inexplicablemente, lanzara una derecha larga en el punto inicial, ni siquiera el servicio metronómico del estadounidense pudo contener la marea. Los errores se sucedieron en sus golpes de fondo, su volea flaqueó y el ambiente lo abrumó. Para cuando pudo afinar su derecha, Murray ya estaba saltando por los aires y golpeando con un puño contra el cielo.

Isner tuvo que soportar la tormenta al comienzo del cuarto, pero el saque del estadounidense volvió a ser implacable, aunque Murray se las arregló para rebelarse más en cada juego. Fue Isner quien consiguió el break decisivo, aprovechando un terrible fallo de concentración cuando Murray tiró a la red un sencillo revés que pudo ser ganador. La frustración se trasladó al siguiente punto y otro error no forzado le abrió a Isner un camino claro hacia la victoria.

La decisión de cerrar el techo después de que Isner consolidara ese break para tomar una ventaja de 4-2 fue cuestionable, pues interrumpió el impulso que Isner había luchado tanto por recuperar, pero su servicio lo rescató de nuevo en el 0-30, ya que tres aces hicieron que Murray volviera a hacer gestos de desesperación. Esta vez, por mucho que lo intentara, no le quedaban fuerzas para aguantar una pelea final. Tres aces le proporcionaron tres puntos de partido, un final tan fríamente enfático como su comienzo.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in