El futuro político de Trump, y su libertad, puede verse amenazado por los documentos encontrados en Mar-a-Lago

La presencia de “información clasificada de seguridad nacional” en cajas de documentos sustraídos de la casa del expresidente en Florida podría ponerle en serio peligro legal, escribe Andrew Feinberg

<p>El complejo Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump</p>

El complejo Mar-a-Lago del expresidente Donald Trump

Read in English

Expertos en seguridad nacional y exfiscales federales declararon a The Independent que el material clasificado identificado en 15 cajas de registros recuperados de la residencia del expresidente Donald Trump en Mar-a-Lago por funcionarios de la NARA (Administración Nacional de Archivos y Registros) podría representar una amenaza más peligrosa para su libertad y sus planes para la campaña presidencial de 2024 que cualquier investigación sobre su intento de anular las elecciones de 2020.

Según el archivero de los Estados Unidos, David Ferriero, los funcionarios de la NARA encontraron objetos con marcas utilizadas para identificar material clasificado dentro de las cajas, que, según explica, aún están siendo inventariadas.

La explosiva revelación se produjo en una carta de Ferriero al presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, Carolyn Maloney, quien la semana pasada le preguntó si las cajas recuperadas por Nara estaban siendo registradas en busca de información clasificada.

“NARA ha identificado elementos marcados como información clasificada de seguridad nacional dentro de las cajas”, señaló.

En respuesta a una pregunta de Maloney sobre si Ferriero había notificado al fiscal general Merrick Garland que Trump había retirado registros de la Casa Blanca en violación de la Ley de Registros Presidenciales de 1978, el archivero dijo que los funcionarios de Nara han estado “en comunicación con el Departamento de Justicia” porque habían identificado material clasificado dentro de las cajas.

Ferriero también notificó a Maloney que Nara está actualmente “en proceso de obtener” los registros de los exempleados de la Casa Blanca de Trump que utilizaron cuentas de mensajería privada y no copiaron o reenviaron esos mensajes a sus cuentas de comunicaciones oficiales del gobierno, como lo exigen las leyes federales.

Además, dijo que Nara “ha pedido a los representantes de [Trump] que continúen buscando cualquier registro presidencial adicional” que no haya sido transferido a los Archivos cuando Trump dejó su cargo el 20 de enero del año pasado.

Aunque la Ley de Registros Presidenciales no impone sanciones penales a los presidentes o asesores presidenciales que la infrinjan, la retención por parte de Trump de documentos clasificados más allá del final de su mandato le hace incurrir en una serie de leyes penales federales.

Uno de esos documentos recuperados en Mar-a-Lago, una carta supuestamente escrita a Trump por el dictador norcoreano Kim Jong-un, podría ponerle en riesgo de ser procesado en virtud de las leyes que rigen el manejo de material clasificado.

Trump ni siquiera podría argumentar que no creía que la carta fuera clasificada porque una vez amenazó a un fotógrafo de la revista Time con ir a la cárcel por intentar tomar una foto de ella durante una entrevista en el Despacho Oval en 2019.

Bradley Moss, un abogado de Washington DC que se especializa en la ley de seguridad nacional, afirmó a The Independent que Trump perdió cualquier autoridad para poseer información clasificada una vez que se convirtió en un ciudadano privado.

Moss añadió que Trump también podría ser procesado por manejo inadecuado de documentos clasificados si la carta de Kim -o cualquier otro material clasificado- fue transportada a Mar-a-Lago en cualquier medio que no fuera el autorizado para transmitir dicho material.

“No veo cómo esos documentos eran de alguna manera... no clasificados”, dijo. Queda por ver cómo hizo que se apartaran y se enviaran allí, pero podría ser un caso muy fácil de exposición criminal”.

Según el director ejecutivo del despacho National Security Counselors, Kel McClanahan, el expresidente también podría ser procesado aunque la carta no fuera técnicamente clasificada, porque su posesión después de su mandato violó una disposición de la Ley de Espionaje relativa a la “información de defensa nacional”.

“La Ley de Espionaje dice que tiene que haber información de defensa nacional, pero no tiene que ser clasificada”, explicó. La información de defensa nacional se define como “información relativa a la defensa nacional”, que puede ser prácticamente cualquier cosa que el gobierno quiera que sea”.

Pero McClanahan expresó que es mucho más probable que el gobierno opte por procesar a Trump en virtud de las disposiciones del código penal de EE.UU. utilizadas para procesar a Sandy Berger, el último asesor de seguridad nacional de la administración Clinton que fue condenado a libertad condicional tras declararse culpable de robar documentos de los archivos nacionales en sus calcetines.

Irónicamente, McClanahan indicó que Trump también podría enfrentarse a cargos penales por destruir la propiedad del gobierno, los mismos cargos que insistió en que se presentaran contra los alborotadores que pintarrajearon un tribunal federal de Portland, Oregón.

“Está totalmente convencido de ello”, dijo.

Nick Akerman, un ex fiscal federal que trabajó en la investigación del Departamento de Justicia sobre Richard Nixon durante el Watergate, subrayó que la exposición criminal de Trump supera con creces cualquier cosa que pueda enfrentar por todo lo relacionado con la insurrección del 6 de enero o los posibles delitos identificados durante la investigación del ex asesor especial Robert Mueller sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.

Akerman dijo que probablemente optaría por procesar a Trump bajo los estatutos que hacen que sea un crimen participar en un esquema para defraudar al gobierno de su propiedad.

“Demostrar que destruyó intencionadamente alg que sabía que era propiedad del gobierno, que se llevó un material que sabía que pertenecía al gobierno, es tal vez el mejor camino a seguir, en lugar de tratar de entrar en esta área de cosas clasificadas”, comentó.

El hecho de que, en este caso, los fiscales tengan pruebas tangibles para mostrar a un jurado en forma de cajas de documentos tomados por Trump, pone al Departamento de Justicia en mejor posición que cualquier fiscal que espere juzgar al expresidente en cualquier otro asunto, añadió.

Pero si el Departamento de Justicia acusa a Trump bajo el estatuto utilizado para acusar a Berger, podría poner en peligro sus esperanzas de volver a la presidencia en 2025.

McClanahan indicó a The Independent que la parte del código de EE.UU. que tipifica como delito “ocultar”, “eliminar”, “mutilar”, “borrar” o “falsificar” registros gubernamentales contiene una disposición que establece que cualquier persona condenada en virtud de la misma “quedará inhabilitada para ocupar cualquier cargo bajo los Estados Unidos”.

Y en el caso de Trump, explicó que las propias palabras del expresidente podrían terminar por ser utilizadas en su contra.

McClanahan subrayó que la declaración incoherente que Trump emitió sobre la transferencia de registros, en la que dijo que sus interacciones con Nara habían sido “colaborativas y respetuosas” mientras organizaba “el transporte de cajas que contenían registros presidenciales en cumplimiento de la Ley de Registros Presidenciales”, podría ser admitida en su contra en los tribunales como prueba de que Trump sabía que había violado las leyes federales de registros.

También recordó cómo el entonces presidente afirmaba habitualmente que cualquier documento que él tocara, y cualquier conversación entre él y sus ayudantes, era clasificada.

“Ahora le van a echar en cara esas declaraciones”, aseveró.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in