¿Pueden las drogas psicodélicas realmente curar la depresión?

Una nueva investigación ofrece una visión importante de cómo las drogas, como las que se encuentran en los hongos mágicos, pueden mejorar la vida de las personas

Ian Hamilton
viernes 21 mayo 2021 12:40
Intentos de suicidio, depresión y dificultades económicas: el drama de los estudiantes en Francia
Read in English

A pesar de los muchos avances de la medicina, todavía existen pocos problemas de salud que se pueden curar. La mayor parte de lo que pueden ofrecer los medicamentos es controlar los síntomas. Para los millones de personas que experimentan depresión, cualquier “cura” sugerida seguramente atraerá la atención y brindará la esperanza que tanto necesitan. Eso es lo que parece ofrecer The Psychedelic Drug Trial que se emitirá esta noche (19 de mayo) en BBC2.

Existe un interés e inversión considerables en el potencial que las drogas psicodélicas como la psilocibina, el ingrediente activo que se encuentra en los hongos mágicos, podrían tener para el tratamiento y la cura potencial de la depresión. Dado que más personas experimentarán depresión que enfermedades cardíacas o cáncer, es fácil ver por qué estos medicamentos han llamado la atención de la industria farmacéutica, ya que el potencial de ganancias es enorme.

El ensayo de drogas psicodélicas se basa en un trabajo reciente del profesor David Nutt y Robin Carhart-Harris, investigadores del Imperial College de Londres. El estudio utilizó el método clásico de ensayo de control aleatorio de comparar la respuesta de dos grupos de participantes. Un grupo recibió 25 mg de psilocibina de grado médico, mientras que el otro tomó un antidepresivo de uso común: escitalopram.

Carhart-Harris resumió el programa basándose en esta investigación diciendo: “El programa trae a casa el impacto humano de la terapia psicodélica quizás mejor de lo que se puede lograr solo con la ciencia. Los espectadores podrán captar, a nivel visceral, cómo este tratamiento puede ser efectivo, viendo cómo relaja los mecanismos de defensa y facilita el acceso a recuerdos y emociones enterrados que luego se pueden trabajar con apoyo terapéutico".

En la primera lectura, los resultados parecen impresionantes, ya que los investigadores informan que los que tomaron el compuesto psicodélico tenían muchas menos probabilidades de entrar en remisión que los que tomaron el antidepresivo. Entonces, aunque los investigadores no pudieron detectar ninguna diferencia estadística en los síntomas depresivos entre los dos grupos, pudieron ver que la psilocibina parecía reducir el potencial de recaída. Esto, al parecer, apoya la afirmación de que este tipo de medicamentos podrían "curar" la depresión. Pero una afirmación tan importante debe tratarse con precaución, ya que se basa en una evaluación realizada en el punto de seguimiento de seis semanas. Como reconocen los investigadores, esto, junto con otras limitaciones del estudio, necesitan ser exploradas más a fondo. La mayoría de las personas con depresión querrían saber que están libres de sus síntomas incapacitantes durante más de seis semanas.

Leer más: Personas de color tienen el doble de probabilidades de que le rechacen un aumento salarial

No obstante, esta es una investigación importante y se suma a un creciente cuerpo de evidencia que apunta al potencial que tienen estos medicamentos para mejorar la vida de las personas, y un número significativo además. Pero como toda investigación, existe un desfase persistente y preocupante entre la investigación y la práctica. En promedio, toma una década entre la aparición de nuevas pruebas y su adopción en la práctica clínica. Sobre esta base, podría ser 2031 antes de que veamos que se ofrecen psicodélicos de forma rutinaria a las personas con depresión, incluso si, y es un gran si, el gobierno cambiara la política actual que hace que el acceso a estos medicamentos sea muy difícil.

Luego está la forma desigual en la que se accede a estos novedosos tratamientos. A pesar de que el Ministerio del Interior cambió la política sobre cannabis medicinal hace dos años, solo un puñado de personas ha podido obtener un producto de cannabis medicinal legalmente, la mayoría de ellos a través de una clínica privada. Existe una gran posibilidad de que suceda lo mismo con el acceso a la terapia psicodélica.

Este tratamiento se basa en administrar la terapia para guiar al paciente a través de la experiencia, ayudarlo a darle sentido, además de consumir la droga psicodélica. No todo el mundo podrá acceder a un terapeuta debidamente calificado y capacitado para ayudarlos en este viaje de tratamiento. Serán aquellos con la capacidad financiera los que tengan más probabilidades de poder abastecerse y luego pagar por la terapia psicodélica.

Por lo tanto, aunque todos seguimos deslumbrados por las nuevas terapias y tratamientos que suenan exóticos, es fundamental garantizar un acceso equitativo a ellos. Se necesitará más que una pastilla para hacer esto, en cambio, son las raíces estructurales de la desigualdad las que deben abordarse, como el desempleo, la vivienda deficiente, la pobreza, la educación deficiente, etc. Se sabe que abordarlos es la cura más eficaz para todo tipo de problemas de salud, incluida la depresión.