Despiden injustamente a profesor sustituto gay de escuela católica tras anunciar boda en Facebook, dice corte

“Después de todo este tiempo, tengo una sensación de alivio y de reivindicación. Ojalá hubiera podido seguir enseñando todo este tiempo”, dice el profesor de Carolina del Norte

Clara Hill
martes 07 septiembre 2021 19:22
Católicos contra la condena al matrimonio gay
Read in English

Un juez federal de Carolina del Norte ha dictaminado que un profesor sustituto gay fue despedido injustamente de la escuela católica en la que enseñaba.

Lonnie Billard, de 69 años, fue despedido de su puesto de profesor de Arte Dramático e Inglés en la preparatoria Charlotte Catholic High School después de que compartiera sus planes de casarse con su pareja en Facebook en 2014. Semanas después de publicar la noticia, se le comunicó el despido de su puesto. Billard inició un proceso judicial en 2017, según documentos.

Billard comenzó a trabajar en la escuela a tiempo completo en 2001, pero se jubiló en 2012, el año en que fue elegido profesor del año, según documentos judiciales. Tras su jubilación, Billard pasó a desempeñar un papel de sustituto en la escuela.

Billard aseguró que nunca ocultó su sexualidad a la escuela, ya que su pareja había asistido a eventos escolares y conocido a miembros del personal. El anuncio de su boda en octubre en Facebook se produjo después de que Carolina del Norte permitiera el matrimonio entre personas del mismo sexo. El día de Navidad de ese mismo año se le comunicó que dejaba de ser empleado como profesor sustituto, después de que la escuela y los funcionarios de la iglesia recibieran una “queja”.

Según informes locales en esos días, un representante de la diócesis indicó que Billard fue despedido por “entrar en Facebook, entablar una relación entre personas del mismo sexo y decir de forma muy pública que no está de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia católica”, según el Charlotte Observer.

El juez de distrito Max Cogburn Jr. dictaminó que la escuela y la arquidiócesis católica romana de Charlotte habían infringido las leyes de discriminación por razón de sexo en el lugar de trabajo al despedirlo por ser gay, citando el Título VII de la Ley de Derechos Civiles.

El juez concedió un juicio sumario y un juicio para descifrar los daños y perjuicios a los que tenía derecho Billard. Pide que le devuelvan los salarios, las prestaciones laborales, una indemnización por la tensión emocional y la prohibición de que vuelvan a hacer lo mismo.

“Después de todo este tiempo, tengo una sensación de alivio y de reivindicación. Ojalá hubiera podido seguir dando clases todo este tiempo”, afirmó en una declaración de la sección de Carolina del Norte de la ACLU, que le representó durante el proceso.

Leer más: Senadores demócratas exigen que la administración de Biden proteja a los solicitantes de asilo LGBT+

Funcionarios de la Iglesia Católica respondieron a la sentencia, diciendo que “respetuosamente están en desacuerdo y están considerando los próximos pasos”.

“La Primera Enmienda, la ley federal y las recientes decisiones del Tribunal Supremo reconocen el derecho de las organizaciones religiosas a tomar decisiones de empleo basadas en la observancia y las preferencias religiosas”, continuaron. “No obligan -ni deberían hacerlo- a las escuelas religiosas a emplear a profesores que contradicen públicamente sus enseñanzas”, argumentaron al Charlotte Observer.

“Las escuelas católicas que ofrece la Diócesis de Charlotte existen para proporcionar una educación de alta calidad y transmitir la fe católica a la siguiente generación. Como todas las escuelas religiosas, las escuelas católicas pueden emplear a educadores que apoyen las enseñanzas de nuestra Iglesia y no se opongan públicamente a ellas”, continuaron.

Los demandados argumentaron que no se despidió a Billard por ser gay, sino por su “defensa” de unas creencias que iban en contra de las de la Iglesia cuando anunció que iba a casarse con un hombre, según la sentencia.

El juez Cogburn Jr. dictaminó el 3 de septiembre que habían infringido la legislación laboral y que no estaban protegidos por las exenciones de libertad religiosa.

Escribió: “el demandante es un empleado laico, que entra en el campus de una escuela religiosa con el propósito limitado de impartir clases seculares, sin el mandato de inculcar a los alumnos las enseñanzas católicas”.