Senadores demócratas exigen que la administración de Biden proteja a los solicitantes de asilo LGBT+

Más de 11.400 personas solicitaron protección de asilo contra la persecución LGBT+ entre 2012 y 2017

Alex Woodward
miércoles 11 agosto 2021 15:44
Los otros debates sobre los derechos LGBTI
Read in English

Un grupo de senadores demócratas ha instado al Departamento de Estado de Estados Unidos a que garantice la protección de los solicitantes de asilo LGBT+ tras la orden ejecutiva del presidente Joe Biden del mes de febrero, la cual rige a los organismos federales que promuevan los derechos humanos de las personas LGBT+.

Los senadores también han pedido al Secretario de Estado Antony Blinken más detalles sobre el compromiso de su departamento de utilizar una “amplia gama de herramientas y recursos diplomáticos y programáticos” para proteger a los refugiados y solicitantes de asilo LGBT+.

Su carta -escrita por la senadora Amy Klobuchar y firmada por 13 senadores- señala las más de 11.400 solicitudes de asilo por razón de la condición LGBT+ entre 2012 y 2017, según el Instituto Williams de Derecho y Políticas Públicas de Orientación Sexual e Identidad de Género de la Facultad de Derecho de la UCLA.

En un memorando publicado el 4 de febrero, el presidente pidió al Departamento de Estado y al Departamento de Seguridad Nacional que “aumentaran sus esfuerzos en curso para garantizar que los refugiados y solicitantes de asilo [LGBT+] tuvieran el mismo acceso a la protección y la asistencia”.

Ese mismo día, el secretario Blinken aseguró que su agencia “utilizaría una amplia gama de herramientas y recursos diplomáticos y programáticos para proteger a los refugiados y solicitantes de asilo [LGBT+] vulnerables”, entre otros compromisos.

“Escribimos para elogiar al Departamento de Estado por haber tomado medidas rápidas para poner en práctica el amplio compromiso del presidente Biden de perseguir el fin de la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual, identidad o expresión de género, o características sexuales, y liderar con el poder de nuestro ejemplo la causa de la promoción de los derechos humanos de las personas [LGBT+] en todo el mundo”, escribieron los senadores.

“Al mismo tiempo, también escribimos sobre la necesidad de tomar medidas adicionales para apoyar a los solicitantes de asilo [LGBT+]”, comentaron.

Según el Instituto Williams, en 2016 y 2017 se produjeron aproximadamente 2.000 entrevistas para el asilo sobre temor admisible en relación la condición LGBT+: “proporcional a un aumento general de las solicitudes de asilo defensivas durante esos años”.

Leer más: Tres acusados de crueldad infantil tras vídeo de niño de 12 años al que afeitaron con la palabra “gay”

Al menos 69 países criminalizan los actos sexuales entre personas del mismo sexo, y al menos nueve países se dirigen a los residentes trans y disconformes con el género, criminalizando la expresión de género, según Human Rights Watch. Al menos siete países mantienen la pena de muerte por conductas homosexuales.

La legislación estadounidense establece que cualquier persona que entre en el país puede solicitar asilo, una forma de protección humanitaria para quienes huyen de la violencia y la persecución de sus países de origen.

La administración de Donald Trump obstruyó el proceso de asilo al sustituir la política del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos de “primero en entrar, primero en salir” por una política de “último en entrar, primero en salir” que daba prioridad a los recién llegados y disparaba los tiempos de espera para los solicitantes de asilo que ya llevaban años de espera para las entrevistas de elegibilidad de asilo.

La administración anterior también propuso una norma para descalificar a los solicitantes de asilo LGBT+ que alegaban que temían ser perseguidos, pero la medida fue bloqueada por un juez federal.

Los defensores de la inmigración también han criticado que la administración Trump se apoye en una norma de salud pública a través de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos para “causar estragos” en las familias y en el proceso de inmigración, según Human Rights First.

“Si bien el uso de la autoridad de salud pública por parte de la administración Trump para evadir la ley de refugiados de Estados Unidos fue engañoso desde el principio, el continuo uso indebido de esta autoridad para poner en peligro la vida de las personas que buscan protección es aún más inexcusable y absurdo” en contra del progreso de la nación para combatir la pandemia de coronavirus, según un informe reciente de la organización.

“El gobierno de Biden parece continuar con esta política ilegal como herramienta de política de inmigración, para intentar disuadir a los refugiados de que soliciten protección de asilo para salvar sus vidas”, según el informe.

El uso continuado de las disposiciones del Título 42 para disuadir a los migrantes deja a las personas LGBT+ “vulnerables a la violencia física y sexual, a los abusos motivados por prejuicios, a la inseguridad alimentaria y de vivienda, y a otras formas de violencia”, según Emem Maurus, abogado del Transgender Law Center, y Julia Neusner, miembro legal de Human Rights First.

En los primeros seis meses del gobierno de Biden, la organización registró más de 3.200 agresiones contra solicitantes de asilo expulsados de Estados Unidos en su frontera sur con México.

El grupo descubrió que “los solicitantes de asilo afrodescendientes y [LGBT+] bloqueados en México en virtud de la política de expulsión siguen sufriendo discriminación y violencia selectiva”.

En su carta, el grupo de senadores pidió al Departamento de Estado una actualización del estado de su “estrategia global para abordar la discriminación” contra las personas LGBT+ y cómo “el Congreso puede ayudar en estos esfuerzos”.

La carta estaba firmada por los senadores Richard Blumenthal, Cory Booker, Sherrod Brown, Dick Durbin, Dianne Feinstein, Kirsten Gillibrand, Ed Markey, Patty Murray, Alex Padilla, Jacky Rosen, Bernie Sanders, Tina Smith y Elizabeth Warren.

The Independent ha solicitado comentarios al Departamento de Estado.