Renuncia alto funcionario de la Iglesia Católica después de informes de que usó Grindr y visitó bares gay

Una investigación alegó que su uso de apps “para ligar” entró en conflicto con la “protección infantil” y su voto de celibato

Gino Spocchia
miércoles 21 julio 2021 18:02

Quema de iglesias y derribo de estatuas en Canadá

Read in English

Un alto funcionario de la Iglesia Católica renunció después de que los datos de su teléfono revelaran visitas a bares gay y actividad en la app de citas gay Grindr, en un caso que alarmará a los defensores de la privacidad.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) dijo que Jeffrey Burrill renunció el martes como director de la conferencia, luego de una investigación realizada por un boletín católico, The Pillar.

Un portavoz, Chieko Noguchi, dijo que evitaría que las revelaciones "se conviertan en una distracción para las operaciones y el trabajo en curso de la Conferencia", luego de las acusaciones de "conducta indebida" del funcionario católico, a quien The Pillar informó de los datos de su teléfono.

El boletín escribió el martes que Burrill había estado en Grindr casi "a diario durante partes de 2018, 2019 y 2020" a pesar de haber hecho voto de celibato. La Iglesia Católica también se opone al sexo fuera del matrimonio heterosexual y a la homosexualidad.

Burrill fue acusado de estar en Grindr “tanto en su oficina de la USCCB como en su residencia de propiedad de la USCCB, así como durante las reuniones y eventos de la USCCB en otras ciudades”.

Aunque no hubo pruebas de que "haya estado en contacto con menores a través del uso de Grindr" el sitio web acusó al funcionario católico de estar en “conflicto con su papel en el desarrollo y supervisión de las políticas nacionales de protección infantil”, a pesar de que no existir ningún vínculo entre ambas cosas.

El boletín agregó que "obtuvo y analizó" datos de su teléfono a través de "un proveedor de datos y [fue] autenticado por una empresa consultora de datos independiente", que pudo conectar los datos de ubicación de Grindr a un dispositivo de propiedad de Burrill.

Leer más: Redes tunden a Jeff Bezos por su viaje al espacio

No está claro si The Pillar pagó o no por los datos, o quién era el proveedor de datos, aunque las aplicaciones venden con frecuencia la información a lectores de contenido y empresas de márketing, como informó The Washington Post el martes.

Si bien existen algunas leyes a nivel estatal que prohíben la venta de datos de los usuarios, no existen leyes federales de EE.UU. que lo prohíban, lo cual en teoría pone a todos los usuarios telefónicos en riesgo de ser objeto de monitoreo.

Según The Post, la renuncia de Burrill se produjo un día después de que otro sitio web de noticias religiosas, The Catholic News Agency advirtiera sobre las preocupaciones de que los miembros del clero sean vinculados a Grindr y el uso de otras apps “para ligar" a través del monitoreo de datos telefónicos.

Según los informes, la cuestión fue planteada por “una persona interesada en las reformas al clero católico”.

En un comunicado, Grindr le dijo a The Independent que está "alineado con" la descripción de The Washington Post de la historia el martes, "que describe la publicación del blog original de The Pillar como homofóbica y llena de insinuaciones sin fundamento".

"Las supuestas actividades enumeradas en esa publicación de blog no atribuida son inviables desde un punto de vista técnico e increíblemente improbable que ocurran", agregó la empresa.

"No hay absolutamente ninguna evidencia que respalde las acusaciones de recopilación o uso indebido de datos relacionados con la aplicación Grindr tal como se plantean".