Cada vez más personas no denuncian una agresión sexual por “vergüenza”; esto debe cambiar

La revelación de que tantas víctimas se sienten “avergonzadas” apunta a un problema más amplio: a saber, que algunas víctimas pueden pensar que son responsables de sus agresiones, de alguna manera

Ian Hamilton
jueves 25 marzo 2021 00:25
ESTADOS UNIDOS | Mujeres hispanas víctimas económicas de la pandemia
Read in English

Fue necesaria la muerte de Sarah Everard para que el tema de la agresión sexual femenina llegara a la escena nacional. Aunque no tenemos todos los detalles de este delito, dado que se debe seguir el debido proceso, tenemos una perspectiva oportuna de los delitos sexuales proporcionada por la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Desde el principio, el último informe de la ONS no hace ningún esfuerzo: apunta a una falta de coincidencia entre los delitos sexuales registrados por la policía y los hallazgos de su encuesta. Si bien los registros policiales muestran 162 mil 936 delitos, la encuesta de la ONS encontró que 773 mil personas habían sufrido agresión sexual.

Esta marcada diferencia está respaldada por el hallazgo de que sólo el 16 por ciento de las víctimas denuncian el delito a la policía y, de manera alarmante, la razón más citada para no denunciar un delito sexual es la vergüenza (40 por ciento) seguida de cerca por el temor de que la policía no puedo ayudar (38 por ciento).

A pesar de las recientes garantías de altos funcionarios policiales y políticos, que se han comprometido a tratar la misoginia como un crimen de odio y a colocar agentes vestidos de civil en clubes nocturnos en un intento por aumentar la seguridad de las mujeres, es evidente que se necesita mucho trabajo para conquistar la confianza de las víctimas, que son en su inmensa mayoría mujeres.

Pero la revelación de que tantas víctimas se sienten “avergonzadas” apunta a un problema más amplio: a saber, que algunas víctimas todavía piensan que son responsables de sus agresiones, de alguna manera. Este tiene que ser uno de los pocos delitos en los que, como sociedad, hemos respaldado y nutrido la creencia retorcida de que son las víctimas, y no los perpetradores, los culpables.

A la urgente necesidad de cambio se suma la revelación de que casi la mitad (49 por ciento) de las víctimas habían experimentado más de una agresión sexual, y más de una quinta parte de estas mujeres habían experimentado tres o más de estos tipos de delitos.

La mayoría de las víctimas informó haber sido agredidas por alguien de una edad similar a la suya: dos tercios de los perpetradores tienen entre 16 y 39 años. Todo lo cual no sólo resalta los delitos repetidos, sino también las fallas repetidas del sistema para reprimir estas experiencias; y mucho menos investigarlos y hacer justicia.

Leer más: Ghislaine Maxwell es interrogada sobre el “títere” utilizado durante presuntas agresiones sexuales

La investigación muestra que el lugar más común de agresión sexual es el hogar (38 por ciento), en comparación con los lugares públicos, que representan sólo el 9 por ciento de los delitos. Esto sugeriría que centrarse en mejorar la iluminación de las calles y poner policías vestidos de civil en los bares parece, en el mejor de los casos, extraño. En el peor de los casos, equivale a ignorar el lugar más probable para estos delitos: el hogar de la víctima.

Disipar otro mito persistente que les dice a las mujeres que deben cuidarse a sí mismas y no beber demasiado para mantenerse seguras; los datos apuntan a los perpetradores, que tienen más probabilidades (39 por ciento) de estar bajo la influencia del alcohol u otras drogas.

A raíz de la muerte de Sarah Everard, la comisionada de la Policía Metropolitana, Cressida Dick, trató de tranquilizar a las mujeres de que el secuestro es "extremadamente raro".

Si bien esto puede ser cierto, el informe de la ONS encontró que más de una de cada 20 mujeres había sufrido una violación, incluido un intento de violación, desde los 16 años.

Esto hace que la agresión sexual grave esté lejos de ser una actividad de nicho. Y, si bien es comprensible que la policía y los políticos quieran tranquilizar a las mujeres, quienes están en el poder deben aceptar cuán comunes son estos tipos de delitos; de lo contrario, es poco probable que ocurra un cambio. Después de todo, ¿por qué daríamos prioridad a algo que se considera "raro", cuando hay tantas amenazas más frecuentes para la vida de las personas?

También debemos enfrentar otra verdad desagradable: que la atención en torno a la trágica muerte de Sarah Everard eventualmente se evaporará, tal como sucedió con otras terribles pérdidas de vidas, como la muerte de George Floyd.

Pero tenemos la oportunidad, en este momento, mientras aún se está discutiendo, de usar esta nueva evidencia para dar forma a la forma en que estos crímenes pueden y deben ser eliminados. Cualquier cosa menos ambiciosa es un fracaso más para las mujeres.