Los senos de Florence Pugh no son asunto tuyo: las mujeres pueden vestir lo que quieran (cloned)

Mientras la estrella de ‘Little Women’ nominada al Oscar responde a las críticas por usar un vestido transparente, Olivia Petter examina la obsesión de la sociedad por vigilar los cuerpos de las mujeres

<p>“¿Por qué te asustan tanto los senos? ¿Pequeños? ¿Grandes? ¿Izquierdo? ¿Derecho? ¿Solo uno? ¿Tal vez ninguno? Qué. Es. Tan. Aterrador”.</p>

“¿Por qué te asustan tanto los senos? ¿Pequeños? ¿Grandes? ¿Izquierdo? ¿Derecho? ¿Solo uno? ¿Tal vez ninguno? Qué. Es. Tan. Aterrador”.

De todas las cosas por las que hay que enfadarse ahora mismo, la última de la lista es sin duda los pezones de una mujer. La guerra en Ucrania continúa. Los derechos reproductivos están amenazados en todo el mundo. El gobierno británico se ha degradado en algo que solo puede describirse como una farsa. Y, sin embargo, lo que más irritó a las redes sociales este fin de semana fueron los senos de Florence Pugh.

El viernes, la actriz de 26 años nominada al Oscar (famosa por su participación en Little Women, Midsommar y Black Widow) caminó por la alfombra roja del desfile de alta costura de Valentino en Roma con un precioso vestido. El diseño fucsia de cuello halter, creado por el director artístico de la marca italiana Pierpaolo Piccioli, contaba con una falda de tul, un escote alto y, aquí estuvo el problema, un corpiño transparente. Pugh lucía increíble. Sin embargo, tras publicar una fotografía suya con el vestido en Instagram, le llovieron las críticas.

“Me mortificaría absolutamente que alguien que conozco se vistiera así”, escribió una persona. “Usa un vestido que deje algo a la imaginación”, añadió otro. Otros comentarios, más vulgares, apuntaban al cuerpo de Pugh, y algunos llegaron a llamarla “pecho plano” e hicieron referencias a “sus diminutas tetas”. Más de una persona tildó a la actriz de “p***”.

El domingo, Pugh respondió al oprobio con una publicación en el que explicaba que sabía que el vestido iba a suscitar “comentarios”. “Lo que ha sido interesante de ver y presenciar es lo fácil que es para los hombres destruir totalmente el cuerpo de una mujer, públicamente, con orgullo, para que todos lo vean”, escribió. “He vivido en mi cuerpo durante mucho tiempo. Soy plenamente consciente del tamaño de mis senos y no me asusta [...] lo que es más preocupante es.... ¿Por qué te asustan tanto los senos? ¿Pequeños? ¿Grandes? ¿Izquierdo? ¿Derecho? ¿Solo uno? ¿Tal vez ninguno? Qué. Es. Tan. Aterrador”. Son preguntas que nadie debería hacerse, y menos en 2022.

La industria de la moda lleva mucho tiempo favoreciendo los tejidos transparentes que favorecen y revelan la forma femenina. Piensa en las blusas de seda de Yves Saint Laurent en los años sesenta, y en los diversos vestidos transparentes que le siguieron en firmas como Versace y Prada. Basta con echar un vistazo al armario de Kate Moss de los años 90. Hoy, los diseños transparentes están por todas partes. El llamado “vestido desnudo” se ha convertido en una de las tendencias de la temporada, y todos, desde Rejina Pyo y AMI hasta Tom Ford y 16Arlington, han estrenado diseños con corpiños transparentes. ¿Por qué, entonces, se considera tan inaceptable que alguien como Pugh aproveche esta tendencia?

“Es extraordinario que esto siga siendo un problema”, dice Rebecca Arnold, profesora titular de historia del vestido y el textil en The Courtauld. “Desde el resurgimiento del Wonderbra a principios de los años 90, los pechos se han alisado y uniformizado mediante el relleno. Incluso el contorno o la sugerencia de los pezones se ha convertido en algo cada vez más problemático, aunque no suele serlo para las propias mujeres”.

La tendencia actual de las telas transparentes, dice Arnold, podría ser una extensión de la forma en que muchas mujeres evitaron los sujetadores durante el confinamiento, y cambiaron las prendas restrictivas con aros por alternativas más suaves, o simplemente dejaron de usarlos. Pero si bien estos looks pueden ser aceptados en nuestras salas de estar o en las pasarelas, es un asunto totalmente diferente cuando se llevan a otros lugares.

Florence Pugh con su vestido transparente de Pierpaolo Piccioli

“Lo que es posible e incluso deseable dentro del mundo de la moda puede convertirse rápidamente en un problema cuando se saca de ese ámbito y se lleva al público”, dice Arnold. “Cuando no se contextualiza dentro de una pasarela o un editorial de moda, las modas reveladoras son juzgadas, y por estándares mucho menos tolerantes que se centran en la moral contemporánea más que en la estética”.

La reacción violenta al vestido de Pugh es un desafortunado síntoma de la compulsión de la sociedad por vigilar el cuerpo de las mujeres. Se manifiesta de múltiples maneras, pero sobre todo en lo que respecta a lo que elegimos para vestir. Además, no es ni mucho menos un incidente aislado. Por ejemplo, la escritora y presentadora Camille Charriere recibió una respuesta similar cuando salió el día de su boda con un vestido de encaje transparente de Harris Reed.

“Es curioso, porque cuando estaba preparando el vestido, fuimos muy meticulosos para asegurarnos de que no se viera ningún pezón”, recuerda. Efectivamente, no ocurrió. Pero eso no impidió que los trolls inundaran a Charriere con todos los insultos sexistas que existen bajo el sol, desde “prostituta” hasta “p***”, simplemente porque llevaba un tanga visible debajo del vestido.

En un texto para Harper's Bazaar en el que abordó las críticas, Charriere atribuye la respuesta a “ideas abstractas y profundamente arraigadas sobre cómo deben vestirse y comportarse las mujeres, normas creadas por una sociedad patriarcal”. Estas ideologías no van a desaparecer pronto. Charriere me cuenta que se abstuvo de instagramear una fotografía suya en la Semana de la Costura porque llevaba un vestido transparente; se le veían los pezones. “Sabía que me atacarían por ello y estoy demasiado cansada para lidiar con eso esta semana”, dice.

Sin embargo, como en todas estas cosas, este grado de misoginia tiene un impacto desproporcionado en las mujeres marginadas. En ocasiones, incluso se ve facilitado por las políticas restrictivas de desnudez de las redes sociales: Instagram prohíbe específicamente las “fotos de pezones femeninos”. Todo esto quedó claro el año pasado cuando la modelo y activista Nyome Nicholas-Williams subió a Instagram una fotografía suya en la que posaba en topless con los brazos cruzados, cubriendo sus pechos. A pesar de no mostrar nada, la imagen fue rápidamente retirada. Nicholas-Williams, una mujer negra de talla grande, señaló la cantidad de fotografías de mujeres blancas y delgadas haciendo poses similares que se permitían en la plataforma.

Se puso en marcha una campaña en línea que culminó con el envío de un correo electrónico por parte de Adam Mosseri, gerente general de Instagram, a Nicholas-Williams para disculparse y concertar una llamada. Como resultado, la plataforma ha cambiado sus políticas para permitir que se suban imágenes como la de Nicholas-Williams sin ningún problema. Ha sido un gran paso adelante, pero como ha demostrado la respuesta a la imagen de Pugh, aún queda mucho camino por recorrer.

“Esta obsesión por el cuerpo de las mujeres tiene que terminar”, dice Nicholas-Williams. “No deberíamos hacer comentarios sobre el cuerpo de los demás. Es 2022 y si el cuerpo de una mujer no se ajusta a los ‘ideales’ de la sociedad, se la ridiculiza automáticamente. Como sociedad, tenemos que trabajar y desaprender mucho”. Florence se veía absolutamente impresionante. Ese es el principio, el medio y el final”.

La reacción al atuendo de Pugh es sombría y pone de manifiesto el alcance de nuestra sociedad misógina. Pero como actriz célebre con 7,5 millones de seguidores en Instagram, Pugh también tiene una voz poderosa. El hecho de que la haya utilizado para hablar en contra de sus críticos, resaltando su propia ignorancia y sexismo, es refrescante e invaluable. Demuestra a los demás que las mujeres no van a seguir aguantando que les digan lo que pueden o no pueden vestir, o qué partes de su cuerpo deben o no deben mostrar. Francamente, lo hemos soportado durante demasiado tiempo.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in