Lamento reventar tu burbuja, pero el himno “anticapitalista” de Beyoncé no es lo que crees que es

“Break My Soul” es una canción fantástica, pero la mujer que creció siendo rica y una vez recibió US$2 millones para hacer una presentación para Gaddafi no es un ícono para superar la opresión de la clase trabajadora

Skylar Baker-Jordan
jueves 23 junio 2022 17:45
<p>Beyonce se presenta en 2011</p>

Beyonce se presenta en 2011

Read in English

Tengo algunas noticias inquietantes. Beyoncé es capitalista. Lo sé, me sorprendió tanto como a ti que la mujer que una vez recibió US$2 millones para presentarse para el hijo de Muammar Gaddafi sea una devota de nuestro sistema económico explotador. (A su favor, más tarde dijo que donó el dinero). Pero vale la pena mencionarlo hoy, ya que Bey se posiciona como una más del proletariado, pues ha lanzado lo que es el mayor himno de los trabajadores desde que Dolly Parton se sirvió un vaso de ambición.

“Break My Soul” es una canción fantástica. Tiene un gran ritmo y un mensaje que sin duda resonará en muchas personas. Ciertamente resonó conmigo. “Now, I just fell in love/And I just quit my job/I’m gonna find a new drive/Damn, they work me so damn hard” [“Ahora, me acabo de enamorar/Y acabo de renunciar a mi trabajo/Voy a encontrar una nueva dirección/Maldita sea, me hacen trabajar tan duro”], canta. Y honestamente, nunca me había identificado tanto con ella como en ese verso.

Verás, a fines de 2019, finalmente renuncié a mi trabajo en la industria hipotecaria para dedicarme a escribir de tiempo completo. Después de ocho años de miseria, era libre. Es la mejor decisión que he tomado. Renunciando a la rutina implacable de la vida corporativa, huí de la jaula que era mi oficina por una carrera que es estimulante, desafiante y satisfactoria. Nunca he sido más feliz.

Si puedes emular a un Skylar o una Beyoncé y dejar tu trabajo de porquería, ¡hazlo! Apoyo totalmente a cualquiera que se libere de la trampa del capitalismo corporativo y encuentre su felicidad donde pueda. La vida es demasiado corta para que el trabajo no tenga sentido y sea miserable. Creo que incluso el capitalista más estridente estaría de acuerdo con eso, al menos en teoría, o al menos para sí mismo.

Sin embargo, hay un problema con este enfoque. Renunciar a mi trabajo fue una apuesta arriesgada para mí, una que solo pude hacer debido a ciertos privilegios. No eran muchos, pero marcaron la diferencia. Para empezar, tenía abuelos que estaban dispuestos a dejar que me mudara con ellos, sin pagar alquiler, mientras construía mi negocio. No todo el mundo tendrá ese lujo y el alquiler no se paga solo.

Ya tenía cierto éxito en los medios. Había estado escribiendo para TheIndependent de forma intermitente durante tres años en ese momento, y tenía artículos en otras publicaciones importantes. Tenía la educación universitaria, la red y el capital social y cultural para tener éxito. Luché duro por todo eso, que es una de las razones por las que me llevó hasta los 30 años dar el salto al trabajo independiente de tiempo completo. Aún así, es necesario reconocer los beneficios de tener mi educación y mis contactos porque sin ellos nunca hubiera tenido éxito, y de hecho muchos escritores muy talentosos no lo tienen porque carecen de uno o más de estos privilegios.

Por lo tanto, cuando se escucha desde la perspectiva de los trabajadores pobres, “Break My Soul” suena como otro lugar común de la clase media y no como un himno de nuestros tiempos. ¿Cómo podría no ser así? Beyoncé, después de todo, difícilmente es una trabajadora pobre. Creció en una vida de relativa riqueza, siendo hija de un ejecutivo de ventas y dueña de un salón. “No crecí siendo pobre”, dijo una vez. “Fui a una escuela privada; teníamos una casa muy linda, autos, un ama de llaves”.

Hoy en día, a Beyoncé también le está yendo bastante bien. Ella es propietaria de su propia compañía de producción y tenía una participación en Tidal, la compañía de streaming en la que su esposo Jay-Zvendió recientemente su participación mayoritaria. Sola, Investopedia estima que tiene un patrimonio de US$440 millones, y si lo combinamos con el de su esposo es de más de US$1 mil millones. Si alguien le rompiera el alma, probablemente podría permitirse comprar una nueva.

La mayoría de nosotros no podemos. Los salarios han permanecido estancados durante cuarenta años, y más de la mitad de los estadounidenses tienen menos de US$5.000 en ahorros. Como era de esperar, una encuesta de LendingClub del mes pasado halló que casi dos tercios de los estadounidenses viven al día. Mientras tanto, el alquiler mensual promedio en EE.UU. supera el salario bruto mensual promedio de los trabajadores con salario mínimo. Si renuncias, por lo general no puedes reclamar el seguro de desempleo. Es probable que también pierdas tu seguro de salud. Claramente, la mayoría de la gente simplemente no puede dejar sus trabajos de porquería.

Es una pena, porque estas son las personas cuyas almas probablemente están más rotas por nuestro injusto sistema económico. También son los que más probablemente se verán afectados por la Gran Renuncia, simplemente porque no tienen los medios para renunciar a sus trabajos. Y, por supuesto, existe la realidad de que alguien tendrá que hacer los trabajos ingratos en la sociedad: los trabajos de cuidado, los trabajos de saneamiento y los trabajos de servicio pueden ser trabajos agotadores y arduos, pero todos pagan una miseria.

La Gran Renuncia, entonces, no puede tratarse de personas que renuncian a sus trabajos como se ha informado y como lo diría la canción de Beyoncé. En lugar de un momento de autoempoderamiento para ti, para mí y para Bey, este momento debería ser el de un gran despertar y el amanecer de una nueva conciencia de clase entre los trabajadores de este país. La Gran Renuncia debe conducir a un gran reajuste de nuestra economía explotadora e injusta, en la que los trabajadores de Estados Unidos, y de hecho del mundo, recuperen el control de los multimillonarios que nos han aplastado bajo el talón de su propia codicia.

Para lograrlo, no necesitamos acciones individuales sino un movimiento colectivo. Necesitamos crear una economía no donde la clase media y la gente rica puedan encontrar la autorrealización, sino una donde los trabajadores estén empoderados en lugar de ser explotados, y se les aliente a colectivizar sus luchas individuales. Para liberar a todos los trabajadores de la economía opresiva en la que vivimos, necesitamos sindicalizarnos, hacer huelga y darnos cuenta de que luchando y esforzándonos juntos ganaremos más de lo que podríamos esperar ganar solos.

La acción individual puede hacer que me sienta mejor o que tú te sientas mejor, pero no hace nada para ayudar a los trabajadores más oprimidos de nuestra economía. Entonces, por supuesto, deja tu trabajo si te sientes miserable. La vida es demasiado corta. Pero comprende que se trata de un acto personal, no político, y que solo uniéndote a sus compañeros de trabajo para exigir un acuerdo económico justo ayudarás a lograr un cambio real. Renunciar no es suficiente. Necesitamos una revolución.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in