Serpiente muerde “en el área genital” a hombre mientras estaba sentado en el baño

El hombre tuvo que ser tratado por heridas leves después del terrorífico incidente

Lamiat Sabin
miércoles 07 julio 2021 19:43

Mi trabajo soñado: cuidadora de animales salvajes.

Read in English

Un hombre de 65 años recibió un brusco despertar después de que una pitón reticulada lo mordiera mientras estaba sentado en el inodoro de su casa.

El hombre, que no ha sido identificado, hizo una visita al baño alrededor de las 6 de la mañana y sintió un "pellizco en el área de sus genitales" poco después de haberse sentado en el inodoro.

Luego se dio la vuelta para ver una serpiente albina de 1,5 metros (5 pies) en la taza del inodoro.

Se cree que la pitón reticulada, un constrictor nativo de Asia que puede crecer hasta una longitud de casi 30 pies (9 m), llegó al baño a través de la red de desagües en el bloque de apartamentos en la ciudad austriaca de Graz.

"Poco después de sentarse en el baño, el residente de Graz, según su propia cuenta, sintió un 'pellizco' en el área de sus genitales", dijo la policía en un comunicado.

El hombre necesitaba tratamiento en el hospital por heridas leves.

Un experto en reptiles contactado por los servicios de emergencia sacó la serpiente del baño, la limpió y se la devolvió a su dueño.

Lee más: Rituales de la isla iraní para exorcizar los espíritus del viento

Aunque no se pudo confirmar la supuesta ruta de la serpiente al baño, se cree que se escapó del piso de un vecino.

El vecino de 24 años, que posee 11 serpientes constrictoras no venenosas, ha sido denunciado a la fiscalía bajo sospecha de causar daños corporales por negligencia, dijo la policía.

Las pitones reticuladas, que son nativas del sudeste asiático, son las serpientes más grandes del mundo y no atacan a los humanos por naturaleza. Su dieta natural consiste en mamíferos y, a veces, aves.

Si bien no son venenosos, se contraerán o morderán si se sienten amenazados o si confunden algo con comida.

Ha habido muchos informes de pitones reticulados que matan a humanos a lo largo de la historia. El último informe fue en junio de 2020 cuando un niño indonesio de 16 años murió asfixiado por una pitón de 7 metros cerca de una cascada en Bombana Regency en el sureste de Sulawesi, Indonesia.

Una pitón reticulada completamente desarrollada puede abrir sus mandíbulas lo suficiente como para tragar a un humano, ya que sus mandíbulas inferiores no están unidas directamente a sus cráneos, pero el ancho de los hombros humanos puede plantearles un problema.