Dentro de los rituales de la isla iraní para exorcizar los espíritus del viento

Fascinada por la antigua creencia de que el viento puede causar posesión y enfermedad, la fotógrafa iraní Hoda Afshar viajó a las islas del Estrecho de Ormuz para observar los rituales del viento en su paisaje árido y alucinatorio

Espectaculares fotografías de animales con 'look' the estudio
Read in English

El Estrecho de Ormuz fluye a lo largo de una sangría costera en el sur de Irán. Es uno de los cuellos de botella de tránsito de petróleo más estratégicos del mundo, con petroleros que trasladan millones de barriles de petróleo entre el Golfo Pérsico y el mar abierto a lo largo de sus aguas todos los días. El estrecho ha sido definido por el movimiento durante milenios: antes de que el petróleo, los barcos comerciales lo atravesaran hacia la India y África; los humanos se han movido por la región desde al menos el Paleolítico.

En las pequeñas islas que salpican el Estrecho, incluidas Ormuz, Qeshm y Hengam, los movimientos antiguos ocupan un lugar central. Aquí, la gente cree que los vientos que soplan desde tierras lejanas pueden poseer a las personas y hacerlas enfermar. Para protegerse de los vientos, un líder de un culto hereditario lleva a cabo una ceremonia, encendiendo incienso y dirigiendo tambores hipnóticos para sacar los vientos de la persona poseída.

La fotógrafa Hoda Afshar dedicó un tiempo a documentar esta extraordinaria práctica cultural para su nuevo libro Speak The Wind, publicado por Mack. Sus imágenes capturan el paisaje árido, que puede alcanzar temperaturas de hasta 45 °C. En gran parte no tiene rasgos característicos, excepto por el rico detalle de textura del barro y la arena agrietados, así como las formaciones rocosas esculpidas por el viento. El paisaje parece aún más de otro mundo gracias a los trajes brillantes y estampados de los participantes de la ceremonia, que están enmascarados o envueltos en túnicas.

“Lo más extraordinario de todo es la persona poseída por este viento espiritual, que busca curarse, se retuerce y baila mientras está cubierta por una gran tela”, escribe el antropólogo Michael Taussig en un ensayo en Speak The Wind. “Mientras tanto, los tambores tamborilean y el chamán recita la poesía del viento en swahili, árabe o farsi, dependiendo de dónde venga el viento”.

“Lo que el medio visual de la fotografía no puede comunicar fácilmente es la magia del sonido de los tambores e instrumentos de cuerda, y la poesía del chamán, que suplanta al mullah musulmán y al médico occidental. Todo esto es necesario para que los vientos 'bajen' a la persona enferma bajo el cuidado del chamán”.

Lee mas

Junto a las fotografías alucinantes de Afshar, Speak The Wind incluye dibujos y textos breves de los participantes de la ceremonia local, que describen la intensa experiencia de posesión. “Una noche, mientras dormía, entró en mi cuerpo”, recuerda una persona anónima. “Mi corazón estaba acelerado y mis brazos y piernas temblaban. No pude dejar de llorar. Fue después de esa noche que me enfermé, dolores de cuerpo, dolores de cabeza, me había paralizado. Podía sentirlo girando dentro de mi cráneo. Dicen que está en el aire, es algo así como humo. Se arrastra dentro de tu cuerpo y no tienes control sobre él".

Según un estudio de 1983 realizado por Iraj Bashiri, el paciente está aislado durante un máximo de dos semanas y se le masajea con hierbas indias antes del exorcismo. A veces, los vientos hacen demandas de sacrificio, que van desde palos de bambú hasta joyas de oro, antes de dejar un cuerpo. Cuando el viento está listo para irse, el paciente golpea su pecho para soltarlo. Los espectadores saben que es mejor no bostezar en este momento: todos los vientos son contagiosos y el viento maligno también podría enfermarlos fácilmente si se deslizara en sus bocas.

Leer más: Personal de la funeraria saca fotografía con el cuerpo de Diego Maradona

Afshar, nacido en Teherán, se sintió atraído por los paralelismos entre la historia de las islas como punto de tránsito y la práctica espiritual que se centra en los vientos que llegan de toda la región, particularmente de África. Se cree que la tradición en sí proviene de las culturas Thonga-Bantu del sudeste de África a través del comercio de esclavos árabes; la esclavitud en Irán no se abolió hasta 1929.

Las raíces africanas de esta tradición luego se fusionaron con las creencias y la cultura islámica iraní y, a menudo, no se habla dentro de la comunidad, en la que persisten los prejuicios contra las personas de ascendencia africana. “Los vientos de la historia escribieron la historia del comercio entre continentes, el comercio de música, materias primas y esclavos, sin mencionar muchas de las sensaciones indefinibles que nos guían por la vida”, reflexiona Taussig. Speak The Wind aprovecha este poder cinético e imaginativo.

Speak The Wind (2021) de Hoda Afshar, publicado por Mack, ya está disponible.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in