La Unión Europea llega a un acuerdo sobre el clima.

Las emisiones de carbono superan los niveles informados por los países, según estudio

Algunos países afirman que los “bosques gestionados” absorben más carbono de lo que sugieren las estimaciones, afirman los científicos

Vishwam Sankaran
martes 27 abril 2021 15:48
Read in English

La cantidad de emisiones de carbono que provoca el calentamiento climático que llega a la atmósfera cada año es mucho mayor que los niveles que reportan los países, según un nuevo estudio que afirma que la brecha podría ser tanto como la cantidad de gas de efecto invernadero emitido anualmente por el país.

Para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a no más de 2°C, e idealmente 1.5°C, por encima de los niveles preindustriales, los países han intentado reducir sus emisiones de carbono ya sea reduciendo el uso de combustibles fósiles o aumentando los sumideros de carbono con tecnología de plantación de árboles o captura de carbono.

Sin embargo, los científicos del Imperial College de Londres dicen que existen diferencias sutiles en cómo se calculan los saldos de los sumideros y fuentes de carbono a nivel de país en comparación con lo que sugieren los nuevos modelos globales.

Mientras que los países, usando sus inventarios nacionales de gases de efecto invernadero (GEI), monitorean las emisiones nacionales usando métodos acordados por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, los modelos globales usan diferentes métodos para estimar las vías de emisión futuras consistentes con el objetivo del Acuerdo de París.

De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Nature Climate Change, esta brecha de cálculo podría llevar a los países a "subestimar el nivel de acción que deben tomar para alcanzar sus objetivos".

“El progreso hacia los objetivos del Acuerdo de París se verifica periódicamente mediante un 'balance global' quinquenal, el primero a partir de 2022. Esto implicará sumar y comparar las acciones climáticas planificadas de los países con lo que la ciencia indica que es necesario a nivel mundial para alcanzar los objetivos acordados”, explicó Joeri Rogelj, director de investigación del Instituto Grantham.

"Si hay una brecha, y no se equivoquen, dado que estamos hoy en día, se garantiza que habrá una, se esperará que los países ajusten sus acciones, por lo que debemos asegurarnos de que los cálculos sean correctos", dijo Rogelj, uno de los coautores del estudio.

La nueva investigación toma en cuenta las diferencias causadas por el cambio de uso de la tierra en todo el mundo sobre el efecto de las fuentes y sumideros de carbono, particularmente en lo que se define como "bosques gestionados" en todo el mundo.

Como ejemplo, los científicos dijeron que cuando ocurre la deforestación, este cambio de uso de la tierra antropogénico o antropogénico puede alterar un sumidero de carbono en una fuente de gas de efecto invernadero, ya que los árboles ya no absorben el carbono de la atmósfera.

Dijeron que también puede haber resultados indirectos de las actividades humanas que pueden cambiar esta ecuación fuente-sumidero para una región.

Lee más: ¿Podemos desfinanciar a las empresas de combustibles fósiles y también proteger los puestos de trabajo?

En un método para calcular las emisiones, dijeron que los científicos calculan los efectos directos inducidos por el hombre por separado de los efectos naturales, incluidos los que son indirectamente antropogénicos, con el objetivo de proporcionar estimaciones coherentes a nivel mundial.

En el segundo método, los investigadores dijeron que los efectos directos e indirectos inducidos por el hombre se tratan juntos y las contribuciones naturales se estiman por separado.

Los inventarios de GEI de los países consideran un área forestal más amplia que los modelos globales, dijeron los científicos, y agregaron que este método considera algunos efectos inducidos por humanos vistos en los modelos globales como “naturales”.

“Dos comunidades científicas en gran parte independientes han desarrollado diferentes enfoques para estimar el flujo de CO2 antropogénico de la tierra, con diferentes propósitos y alcances, que son válidos en su propio contexto específico”, escribieron los científicos en Carbon Brief.

Los científicos creen que la diferencia entre los dos modelos puede permitir a los países ser más flexibles en sus estimaciones, y algunos pueden ajustar sus cálculos para mostrar más tierras forestales gestionadas que absorben carbono.

Según el estudio, podría haber cerca de 3,000 millones de hectáreas de tierras forestales gestionadas en todo el mundo que podrían proporcionar estimaciones de emisiones de carbono diferentes a las calculadas mediante modelos independientes.

“Existe una diferencia considerable entre las áreas forestales gestionadas consideradas por los IAM (alrededor de 500 millones de hectáreas) y las NGHGI (alrededor de 3,000 millones de hectáreas)”, señalaron los científicos.

Esto puede llevar a algunos países a afirmar que sus bosques gestionados absorben grandes cantidades de dióxido de carbono y es posible que no necesiten reducir las emisiones de automóviles, hogares y fábricas.

Si bien ambos métodos son “válidos en su propio contexto específico”, los científicos creen que la necesidad del momento es una mejor transparencia y comparabilidad de estas estimaciones, entre países y con modelos globales.

Pidieron que se realicen más estudios para desarrollar ajustes específicos de cada país que comparen los niveles de emisión con base en los dos métodos, pero agregaron que los países que habían utilizado anteriormente un "punto de referencia incomparable" pueden necesitar actualizar su objetivo.