Madonna no debería tener el control creativo de una película sobre su vida si quiere mantener su autenticidad

Queen, Elton John y Taylor Swift han diluido la forma en que los vemos en la pantalla, escribe Leonie Cooper. La reina del pop debería tomar una lección de la reveladora Jeen-Yuhs sobre el poder de no retocar tu propia historia

lunes 21 febrero 2022 17:17
<p>Kanye y Donda West en Jeen-Yuhs</p>

Kanye y Donda West en Jeen-Yuhs

Read in English

En lo que respecta a películas biográficas, esta es una de las más importantes. Después de casi 40 años en el ojo público, Madonna, la reina del pop que cambia de forma y destruye las listas de éxitos, finalmente tendrá los primeros años de su carrera estelar dramatizados para la gran pantalla.

El proyecto lleva un tiempo en preparación -Madonna reveló que estaba trabajando en el guion con la guionista de Juno, Diablo Cody, hace un par de años- pero las audiciones ya están en marcha, y Madonna ha documentado el proceso “surrealista” en Instagram. Las teorías de los fans sugieren que Julia Garner, de Ozark e Inventing Anna, está en la carrera por el papel principal, con Julia Fox, de Uncut Gems, supuestamente en conversaciones para interpretar a Debi Mazar, la vieja amiga de Madonna y actriz de Goodfellas y Entourage.

No cabe duda de que esta época de la vida de Madonna será muy apropiada para contarla, ya que abarca el lanzamiento de su primer éxito, “Holiday”, de 1983, las noches salvajes en el emblemático club Danceteria de Manhattan y su relación romántica con el artista Jean-Michel Basquiat. Estamos muy pendientes de la dramática narración del momento en que Basquiat obligó a Madonna a devolver todos los cuadros que le había regalado tras su ruptura, antes de borrarlos con pintura negra. Las obras de Basquiat -fallecido en 1988- se cotizan ahora por más de 100 millones de dólares cada una.

Sin embargo, el hecho de que Madonna esté tan involucrada en el proyecto es motivo de preocupación. No cabe duda de que es útil tener a la protagonista de un proyecto en primera persona, pero dejar que tenga el visto bueno final podría ser un desastre. Hay una razón por la que los directores de Jeen-Yuhs no dejaron que Kanye West tuviera el corte final en el nuevo documental de tres partes de Netflix sobre el rapero. “Abran la sala de edición inmediatamente para que pueda estar a cargo de mi propia imagen”, exigió West a través de un post de Instagram ahora borrado. El director Clarence “Coodie” Simmons declaró a Newsweek por qué se negó a hacerlo. “Le dije que tenía que ser auténtico”, explicó, informando a West: “Si tienes algún control sobre esto, pierde su autenticidad”.

Puede que Jeen-Yuhs sea un documental, pero la cuestión sigue en pie. Cuando se trata de transmitir una historia autorizada y atractiva, estar demasiado cerca de la fuente puede ser algo malo. Si el protagonista de la película maneja todos los hilos, la oportunidad de reescribir la historia es demasiado fácil. ¿Por qué iba alguien a dar una mala imagen de sí mismo si está literalmente a cargo de todo el departamento de iluminación?

Es un error que se ha cometido una y otra vez. Que Queen tuviera el control sobre su película biográfica de 2018 Bohemian Rhapsody llevó a un serio retoque de Freddie Mercury y el papel de productor ejecutivo de Elton John en la cursi Rocketman de 2019 fue supuestamente sin intervención, pero su compañero David Furnish dirigió el proyecto día a día. Aunque es uno de los favoritos de los fans, el documental de Taylor Swift para Netflix de 2020, Miss Americana, en el que la estrella estuvo estrechamente involucrada, y ayudó a elegir a la directora Lana Wilson y proporcionó imágenes autofilmadas desde su teléfono, fue tachada por los críticos como un ejercicio cínico de marca Taylor Swift. Owen Gleiberman, de Variety, señaló que la película era “una confección controlada y lijada de la gestión de la imagen de una diva del pop”.

Del mismo modo, el documental de la gira de Katy Perry de 2012, Part of Me, también fue considerado como una pieza de propaganda descarada. “Todas las interacciones de Perry en la pantalla con sus allegados, en especial una visita dolorosamente rígida a su abuela, parecen tan falsas y escenificadas como los encuentros posteriores al espectáculo con sus fans, y nos quedamos con ninguna sensación de cómo es realmente como nieta, hermana, jefa o amiga”, argumentó Dana Stevens, de Slate.

Las estrellas también pueden rechazar los proyectos si no les gusta lo que acaban viendo. El año pasado, Jagged, un documental sobre la creación del álbum Jagged Little Pill de Alanis Morisette, que supuso un gran avance en 1995, abordaba las luchas de la artista canadiense desde la perspectiva contemporánea del #MeToo, en el que la cantante revelaba cómo los ejecutivos del sello discográfico le pidieron que perdiera peso cuando era adolescente y hablaba de las insinuaciones sexuales de hombres mucho mayores que ella. Aunque aceptó participar en Jagged, Morisette denunció posteriormente la película, calificándola de “reductora”.

En la película biográfica de Madonna, aún sin nombre, la estrella aparece no solo como coguionista (Cody fue sustituida por Erin Cressida Wilson, guionista de la comedia erótica Secretary, de 2002, lo que encaja bien con la afición de Madonna a todo lo explícito, como demuestra su caja de café Sex, de 1992), sino también como productora y directora. Pero esto, por desgracia, recuerda los anteriores pasos de Madonna detrás de la cámara. Primero fue su criticado debut como directora, la comedia musical de 2008 Filth & Wisdom, y luego WE, un drama histórico sobre Wallis Simpson, de 2011, que se estrenó con críticas muy variadas. The Independent se unió a este sentir para calificarla de “muy engorrosa”.

Madonna busca actores para protagonizar su película biográfica

Oír que Madonna vuelve a uno de sus esfuerzos creativos menos recibidos no me llena de esperanza, pero me reservaré el juicio hasta que se estrene la película. Hasta hace poco, las películas biográficas sobre mujeres músicas eran escasas, con las notables excepciones de Coal Miner’s Daughter (1980), que contaba la historia de la cantante de country Loretta Lynn, y que le valió un Oscar a Sissy Spacek, y el papel de J-Lo como la sensación del pop mexicano-estadounidense asesinada Selena en la película del mismo nombre en 1997. Pero en los últimos años ha habido una avalancha de películas decentes protagonizadas por mujeres que han revelado las fascinantes vidas de todas ellas, desde Judy Garland y Aretha Franklin hasta la cantante de blues Ma Rainey.

Pero ninguna de esas estrellas ha podido intervenir con los cortes finales, en gran medida por el hecho de la imposibilidad corpórea. Las próximas biografías de Whitney Houston y Dusty Springfield -con la actriz británica Naomi Ackie y la estrella de Quantum of Solace Gemma Arterton en el papel de las últimas leyendas- tampoco se sentirán obligadas a evitar los aspectos más problemáticos o traumáticos de la vida de ninguna de las dos estrellas, mientras que la película biográfica de Elvis de Baz Luhrmann debería poder mostrar los altibajos de Presley, ya que su protagonista falleció en 1977. Con Madonna al frente de su propia película, es poco probable que nos muestre algo que no se ajuste a la marca que ha pasado décadas construyendo.

La primera parte de la trilogía “Jeen-Yuhs” ya está en Netflix

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in