Todos los pasajeros que ingresen a Estados Unidos deberán proporcionar una prueba de COVID-19 negativa

Wisconsin: Madre conoce a su bebé después de tres meses tras dar a luz en un coma inducido por COVID-19

Kelsey Towsend entró en trabajo de parto en plena crisis respiratoria provocada por el coronavirus

Via AP news wire
miércoles 03 febrero 2021 23:29
Read in English

Casi tres meses después de que Kelsey Townsend diera a luz a su cuarto hijo, la mujer de Wisconsin de 32 años finalmente estuvo cara a cara con ella.

Lucy, ahora con los ojos brillantes y alerta, le dirigió una sonrisa.

"Hola, te amo. Te amo mucho. Sí, te he echado de menos”, le dijo Kelsey Townsend.

Townsend estaba en coma inducido médicamente por COVID-19 cuando dio a luz a Lucy por cesárea el pasado 4 de noviembre, poco después de llegar al Hospital SSM Health St. Mary's en Madison. Terminó pasando 75 días con soporte pulmonar. Finalmente conoció a Lucy el 27 de enero, el día en que Kelsey fue dada de alta del Hospital Universitario de Madison.

“Nos unimos instantáneamente cuando nos conocimos. Me dio una gran sonrisa y me miró como si supiera exactamente quién era y eso me hizo sentir muy feliz”, declaró la mujer de Poynette, Wisconsin.

La doctora Jennifer Krupp, especialista en Medicina Maternal y Directora Médica de Salud de Mujeres y Recién Nacidos de SSM Health Región de Wisconsin, aseguró que ha sido raro que el hospital vea la llegada de un bebé de una madre tan enferma con COVID-19.

La saturación de oxígeno de Kelsey Townsend era muy baja cuando llegó al hospital, tan baja que el cerebro del feto y otros órganos podrían dañarse, y su piel estaba teñida de gris y azul, afirmó el doctor Thomas Littlefield el miércoles, por lo que su bebé tenía para ser sacado lo antes posible.

Los médicos pensaron que Townsend podría necesitar un doble trasplante de pulmón a fines de diciembre. Pero luego comenzó a mejorar, tanto que la sacaron de la unidad de cuidados intensivos, le quitaron un ventilador a mediados de enero y la sacaron de la lista de espera para trasplantes.

El esposo de Townsend, Derek Townsend, describió la experiencia como una "gran montaña rusa".

“Hubo muchas, muchas noches en las que recibía llamadas telefónicas a altas horas de la noche y temprano en la mañana, y los médicos me informaron que habían hecho todo lo posible para ayudar a Kelsey y que les estaba costando estabilizarla" dijo. “Así que muchas veces pensamos que la perderíamos”.

Derek Townsend menciona que incluso su hija pareció notar que faltaba alguien cuando su esposa aún estaba hospitalizada.

“Los últimos tres meses con Lucy, sabes, su cabeza siempre está en movimiento y siempre está mirando. Y le dije a Kelsey que creo que ella está constantemente buscándola”, dijo.

La pareja contrajo COVID-19 a pesar de tomar precauciones, indicó Derek Townsend. A medida que él mejoraba, su esposa empeoraba. Fue entonces cuando fueron al hospital.

“La familia lo es todo para mí”, comentó Kelsey Townsend. “Así que tengo todo por lo que vivir aquí. No había duda de que no lo haría (volver a casa)".