Policías esposan y rocían con gas pimienta a una niña de 9 años

Policía que asesinó a George Floyd arrestó violentamente a un hombre negro tres semanas antes

Derek Chauvin, Thomas Lane y J Alexander Kueng sometieron a Adrian Drakeford tres semanas antes del homicidio de Floyd

Josh Marcus
miércoles 03 febrero 2021 21:34
Read in English

Tres semanas antes de estar involucrados en el asesinato de George Floyd, tres de los mismos oficiales de policía de Minneapolis detuvieron bruscamente a otro hombre negro, mientras una multitud de espectadores rogaba clemencia, informa el Minneapolis Star Tribune.

El 3 de mayo de 2020, los oficiales Derek Chauvin, quien luego se arrodillaría sobre el cuello de Floyd, y Thomas Lane y J Alexander Kueng, quienes ayudarían a inmovilizar a Floyd, llegaron a un edificio de apartamentos en el sur de Minneapolis, respondiendo a una llamada que decía que una mujer estaba siendo tomada como rehén.

Mientras se dirigían al edificio, salió un hombre negro llamado Adrian Drakeford. Creyendo erróneamente que Drakeford tenía un cuchillo, los oficiales derribaron al hombre sin decir palabra y lo inmovilizaron en el suelo, donde tuvo problemas por respirar, al igual que Floyd.

El hermano de Drakeford, Lee, comenzó a grabar el incidente, mientras se puede escuchar a su novia Kamaria Layton suplicando: "¡No hizo nada!". Lee pidió los números de placa de los agentes de policía.

Mientras una multitud enojada se forma alrededor de los oficiales, Luis Realivasquez, otra oficial que respondió a la llamada, que no participó en el asesinato de Floyd, comienza a sacudir una lata de irritante químico y grita: "¡Retrocedan!" a la multitud.

Adrian Drakeford fue detenido pero puesto en libertad sin cargos. Uno de sus hermanos, Terrance, que llegó al lugar y protestó por su arresto, fue acusado de obstruir el proceso antes de que la ciudad retirara el cargo "en interés de la justicia", y la policía también intentó detener a su otro hermano Lee, quien huyó de la escena.

Más tarde, un informe policial descubrió que Drakeford, de 27 años, no estaba relacionado con la llamada y llevaba un afilador de cuchillos, no un cuchillo. La policía de Minneapolis nunca localizó la fuente de la llamada que les habían enviado a investigar.

"Después de una mayor investigación se determinó que Adrian Drakeford no estaba involucrado en esta llamada", escribieron en un informe policial. "Toda esta llamada fue infundada porque todos los que estaban en la escena en esta dirección no cooperaron".

Apenas unas semanas después del incidente, donde los nuevos oficiales Kueng y Lane todavía estaban en entrenamiento de campo, se llamó al trío para investigar informes de que un hombre llamado George Floyd había usado un billete de 20 dólares falsificado para comprar cigarrillos en una tienda y terminaron deteniéndolo violentamente, con Chauvin presionando su rodilla contra el cuello de Floyd durante minutos hasta que murió.

Los tres fueron despedidos y Chauvin fue acusado de asesinato en segundo grado y homicidio involuntario, mientras que Kueng, Lane y un cuarto oficial en la escena, Tou Thao, fueron acusados de complicidad en asesinato en segundo grado y homicidio involuntario.

El Departamento de Policía de Minneapolis no respondió a una solicitud de comentarios.

El video de la muerte de Floyd ayudó a inspirar protestas en todo el país contra la brutalidad policial hacia los negros. En diciembre, la ciudad de Minneapolis votó para desviar casi 8 millones de su presupuesto policial propuesto a otros servicios de la ciudad, incluida una unidad de prevención de la violencia y un equipo para responder a los incidentes de salud mental sin involucrar a los agentes de policía, sin llegar a cumplir las promesas anteriores de los líderes locales de desmantelar y retirar el financiamiento al departamento de policía de la ciudad.

Actualmente, los cuatro oficiales están programados para comenzar su juicio en marzo, pero a principios de este mes los fiscales le pidieron al juez de Minnesota que supervisa el caso que retrasara el inicio hasta junio debido a preocupaciones por el coronavirus.