Los virus hacen que las personas sean más atractivas para los mosquitos, según un estudio

Se descubrió que los olores de ratones infectados “estimulan una respuesta significativa en las antenas de los mosquitos”

Gustaf Kilander
Viernes, 01 de julio de 2022 16:31 EDT

Vídeo relacionado: Prevención y tratamiento de las picaduras de mosquitos

Read in English

Algunos virus pueden cambiar el olor de un cuerpo para que sea más atractivo para los mosquitos, según ha descubierto un nuevo estudio.

Penghua Wang, profesor asistente de inmunología en la Universidad de Connecticut, señaló en un artículo para The Conversation que los mosquitos son el animal más mortífero del mundo y causan más de un millón de muertes cada año por enfermedades como la malaria, la fiebre amarilla, el dengue, el Zika y la fiebre chikungunya.

Un mosquito que pica a una persona portadora de un virus puede transmitirlo a la próxima persona a la que pique ese insecto.

Factores como la temperatura corporal, el dióxido de carbono del aliento de una persona y el olor juegan un papel en cómo un mosquito elige su próximo objetivo.

Estudios anteriores han encontrado que los ratones con malaria tienen sus olores alterados de una manera que los hace más atractivos para los insectos.

El profesor Wang escribió que los investigadores “colocaron ratones infectados con el virus del dengue o Zika, ratones no infectados y mosquitos en uno de los tres compartimentos de una cámara de vidrio”.

“Cuando aplicamos flujo de aire a través de las cámaras de los ratones para canalizar sus olores hacia los mosquitos, descubrimos que más mosquitos optaron por volar hacia los ratones infectados que hacia los ratones no infectados”, aseveró.

“Después de colocar un filtro en las cámaras de vidrio para evitar que los olores de los ratones llegaran a los mosquitos, descubrimos que la cantidad de mosquitos que volaban hacia los ratones infectados y no infectados era comparable”, agregó el profesor Wang.

Dijo que se descubrió que tres de los 20 compuestos químicos gaseosos del olor irradiado por los ratones infectados “estimulan una respuesta significativa en las antenas de los mosquitos”.

Uno de los tres compuestos, la acetofenona, atrajo a más mosquitos que en el grupo de control cuando se aplicó a ratones y las manos de voluntarios humanos.

Los ratones infectados produjeron 10 veces más acetofenona que los ratones no infectados, según el profesor.

“Del mismo modo, descubrimos que los olores recogidos de las axilas de los pacientes con dengue contenían más acetofenona que los de las personas sanas”, dijo el profesor Wang. “Cuando aplicamos los olores de pacientes con dengue en una mano de un voluntario y el olor de una persona sana en la otra mano, los mosquitos se sintieron más atraídos por la mano con olores de dengue”.

Dijo que los descubrimientos sugieren que los virus del dengue y Zika pueden aumentar la cantidad de acetofenona producida, lo que hace que alguien sea más atractivo para los insectos.

“Cuando los mosquitos no infectados pican a estos atractivos anfitriones, pueden picar a otras personas y propagar el virus aún más”, escribió el profesor Wang.

La acetofenona es una sustancia química utilizada en perfumes, así como un subproducto metabólico producido por las bacterias de la piel y en los intestinos de humanos y ratones.

El profesor Wang dijo que los mosquitos “se sintieron significativamente menos atraídos por los ratones infectados con bacterias de la piel agotadas”, lo que posiblemente sugiera que “los microbios de la piel son una fuente esencial de acetofenona”.

Los investigadores hallaron que la “bacteria en forma de bastón” Bacillus era un “principal productor de acetofenona” que se descubrió en cantidades mayores de lo normal en ratones infectados.

“Esto significó que los virus del dengue y Zika pudieron cambiar el olor de su huésped al alterar el microbioma de la piel”, dijo el profesor Wang.

El investigador dijo que la vitamina A podría usarse para contrarrestar el cambio de olor, y señaló que “la deficiencia de vitamina A es común en los países en desarrollo”.

“Este es especialmente el caso en el África subsahariana y el sudeste asiático, donde prevalecen las enfermedades virales transmitidas por mosquitos”, agregó. “Nuestros próximos pasos son investigar si la vitamina A en la dieta o sus derivados podrían reducir la atracción de mosquitos hacia las personas infectadas con Zika y dengue y, posteriormente, reducir las enfermedades transmitidas por mosquitos a largo plazo”.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in