Teoría revela el increíble origen de la extinción de los dinosaurios

Los científicos sugieren que el viaje del objeto que acabó con los dinosaurios comenzó en la nube de Oort

Andrew Griffin@_andrew_griffin
lunes 15 febrero 2021 17:32

El nuevo titanosaurio, ¿el dinosaurio más grande jamás descubierto?

Read in English

El impacto que acabó con los dinosaurios y provocó el infierno en la Tierra comenzó en los misteriosos bordes del sistema solar, revelaron los científicos.

Los científicos han estado de acuerdo durante mucho tiempo en que los dinosaurios fueron eliminados por el "impacto de Chicxulub", que dejó un gran cráter frente a la costa de México que tiene 150 kilómetros de ancho y 20 kilómetros de profundidad.

También han coincidido en el devastador horror que habría provocado el impacto. Acabó con casi las tres cuartas partes de la vida terrestre, dejando la Tierra en una noche interminable y un invierno de 18 meses lleno de fuego que llovía del cielo.

Pero lo que ha sido menos claro es qué realmente causó ese impacto. Los científicos no saben si el objeto era un cometa o un asteroide, de dónde vino originalmente o cómo llegó a golpear la Tierra con una fuerza tan devastadora.

Responder a esa pregunta no sólo arroja luz sobre el fin de los dinosaurios, sino también sobre el estado del sistema solar y nuestro lugar dentro de él, dado el temor de que nosotros también podamos ser afectados por otro evento de extinción masiva.

Una nueva investigación, publicada en la revista Scientific Reports y escrita por científicos, incluido Avi Loeb, de Harvard, intenta responder esa pregunta. Al analizar los datos sobre los objetos que vuelan alrededor del sistema solar, así como las simulaciones de cómo la gravedad los empujaría, dicen que han encontrado una manera de explicar cómo la Tierra fue golpeada por una fuerza tan devastadora.

Sugieren que el viaje del objeto que acabó con los dinosaurios comenzó en la nube de Oort, una capa de cometas que se encuentra en el borde del sistema solar. Un trozo de cometa fue desviado de su curso por la gravedad de Júpiter, sugieren, y lo envió volando hacia el Sol, que rompió la roca en pedazos.

"Básicamente, Júpiter actúa como una especie de máquina de pinball", declaró Siraj, un estudiante de pregrado que trabajó en el artículo con el profesor Loeb. "Júpiter impulsa a estos cometas entrantes de largo periodo a órbitas que los acercan mucho al Sol".

Dichos cometas tardaron una cantidad considerable de tiempo en dar la vuelta al Sol, lo que les dio el nombre de rasantes del sol y cometas de periodo largo.

“Cuando tienes estos rasantes solares, no es tanto el derretimiento lo que continúa, que es una fracción bastante pequeña en relación con la masa total, sino que el cometa está tan cerca del Sol que la parte que está más cerca de él siente una fuerte atracción gravitacional mayor que la parte que está más lejos del Sol, causando una fuerza de marea”, comentó Siraj.

“Obtienes lo que se llama un evento de interrupción de las mareas, por lo que estos grandes cometas que se acercan mucho al Sol se descomponen en cometas más pequeños. Y, básicamente, al salir, existe una posibilidad estadística de que estos cometas más pequeños choque contra la Tierra".

Esta historia se opone a una de las otras teorías principales sobre el origen del impacto: que era una pieza de un asteroide más grande que provenía del cinturón de asteroides que corre entre Júpiter y Marte.

El nuevo artículo sugiere que el objeto que comenzó su vida en la nube de Oort es más factible en parte por su composición. La investigación en el cráter Chicxulub y otros cráteres similares sugiere que los objetos que los causaron eran objetos relativamente primitivos llamados condritas carbonáceas; tal composición es mucho más probable en los objetos de la nube de Oort que en los del cinturón de asteroides, afirman los investigadores.

Además, dicen que la hipótesis podría probarse con más estudios de los propios cráteres, incluidos los similares en la Luna.

Cuando el Observatorio Vera Rubin, en Chile, comience su trabajo el próximo año, los científicos también podrían observar cometas de periodos prolongados y ver si se comportan de esa manera.

"Deberíamos ver fragmentos más pequeños que llegan a la Tierra con mayor frecuencia desde la nube de Oort", dijo el profesor Loeb. "Espero que podamos probar la teoría al tener más datos sobre cometas de periodos prolongados, obtener mejores estadísticas y quizás ver evidencia de algunos fragmentos".