Descubren por primera vez gas halógeno en Marte

La sonda Hope ahora estudiará cómo se mueve la energía a través de la atmósfera marciana, incluido el movimiento de los átomos de hidrógeno y oxígeno, lo que podría ser la base de los asentamientos humanos en otro mundo

Adam Smith@adamndsmith
jueves 11 febrero 2021 16:01

Los gases basados en cloro o azufre son posibles indicadores de actividad volcánica, que los científicos de Marte ya estaban buscando descubrir, pero el nuevo hallazgo tiene algunas cualidades extrañas.

Read in English

Se ha detectado el primer gas halógeno en Marte, lo que arroja nueva luz sobre la historia del Planeta Rojo.

La nave espacial ESA-Roscosmos ExoMars Trace Gas Orbiter detectó cloruro de hidrógeno, que se compone de un átomo de hidrógeno y un átomo de cloro.

Los gases basados en cloro o azufre son posibles indicadores de actividad volcánica, que los científicos de Marte ya estaban buscando descubrir, pero el nuevo hallazgo tiene algunas cualidades extrañas.

El hecho de que este descubrimiento en particular se haya realizado en lugares distantes al mismo tiempo, sin otros gases que se esperarían de los volcanes marcianos, significa que se está produciendo un proceso desconocido entre la superficie del planeta y su atmósfera.

Los científicos sugieren que la sal, los remanentes de los océanos marcianos, son transportados a la atmósfera por los vientos. La luz solar calienta la atmósfera provocando que se eleve el polvo y el vapor de agua. Estos dos componentes se unen entre sí para liberar cloro y eventualmente producir cloro de hidrógeno.

“El descubrimiento del primer gas traza un nuevo panorama en la atmósfera de Marte, es un hito importante para la misión Trace Gas Orbiter”, dice Håkan Svedhem, científico del proyecto ExoMars Trace Gas Orbiter de la ESA, en un comunicado.

“Esta es la primera clase nueva de gas descubierta desde la observación de metano por parte de Mars Express de la ESA en 2004, que motivó la búsqueda de otras moléculas orgánicas y finalmente culminó con el desarrollo de la misión Trace Gas Orbiter, para la cual la detección de nuevos gases es un objetivo principal".

Comprender estos procesos con más detalle, en un planeta que se encuentra a 194.65 millones de kilómetros de distancia, es vital para comprender cómo evolucionó el clima marciano, especialmente porque el ciclo es muy similar al de la Tierra.

“El cambio de estaciones en Marte, y en particular el verano relativamente caluroso en el hemisferio sur, parece ser la fuerza impulsora detrás de nuestras nuevas observaciones, como la mayor pérdida de agua atmosférica y la actividad de polvo relacionada con la detección de cloruro de hidrógeno, que vemos en los dos últimos estudios”, añade Håkan.

"Las observaciones de Trace Gas Orbiter nos permiten explorar la atmósfera marciana como nunca antes".

Los científicos también pueden medir el vapor de agua y el líquido "semipesado", que es cuando un átomo de hidrógeno en el compuesto es reemplazado por un átomo de deuterio.

“La proporción de deuterio a hidrógeno, D/H, es nuestro cronómetro, una poderosa métrica que nos informa sobre la historia del agua en Marte y cómo la pérdida de agua evolucionó con el tiempo”, dijo Geronimo Villanueva del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Estos desarrollos ahora se pueden medir con más detalle que nunca. "Es como si solo tuviéramos una vista 2D antes, ahora podemos explorar la atmósfera en 3D", dijo Ann Carine Vandaele, investigadora principal del instrumento Nadir y Ocultación para el descubrimiento de Mars (NOMAD) que se utilizó para esta investigación.

Recientemente se envió otra sonda a nuestro vecino planetario más cercano para estudiar su entorno.

La misión de la sonda Hope de los Emiratos Árabes Unidos completó con éxito una maniobra desafiante que corría el riesgo de enviar el artefacto al espacio para entrar en una órbita alrededor de Marte.

La sonda Hope ahora estudiará cómo se mueve la energía a través de la atmósfera marciana, incluido el movimiento de los átomos de hidrógeno y oxígeno, lo que podría ser la base de los asentamientos humanos en otro mundo.