Argentina: Fósiles de dinosaurios encontrados pertenecerían a la criatura más grande de la historia de la Tierra

En la provincia de Neuquén se hallaron huesos pertenecientes a un espécimen de la familia de los saurópodos 

Harry Cockburn
lunes 18 enero 2021 15:39

Video relacionado: Solo cinco países de América Latina han iniciado vacunación contra el Covid-19  

Read in English

En Argentina se está desenterrando un nuevo y gigantesco dinosaurio que podría rivalizar con la especie más grande conocida.

Una colección de huesos encontrados en la provincia de Neuquén, en el noroeste de la Patagonia, ha sido identificada como perteneciente a la familia de los dinosaurios saurópodos, que tenían cuellos y colas inmensamente largos, patas en forma de pilares e incluye especies que crecieron hasta alcanzar el tamaño más grande conocido para un animal terrestre.

Sin embargo, los restos no son un esqueleto completo, y consisten principalmente en huesos pélvicos y vértebras, lo que solo da una indicación de la enorme escala del animal.

Los autores de un artículo que presenta la investigación sobre el hallazgo publicado en la revista Cretaceous Research sugieren que el animal podría provenir de una población previamente desconocida de saurópodos patagónicos.

El pariente más cercano es Andesaurus, un tipo de "titanosaurio de gran tamaño" que existió durante la mitad del período Cretácico en América del Sur. Estos grandes saurópodos llegaron a medir 18 metros de largo.

Sin embargo, los fragmentos de huesos fosilizados indican que el nuevo titanosaurio era mucho más grande, superando fácilmente en tamaño al Andesaurus y probablemente haciéndolo más grande que los animales terrestres conocidos, el Patagotitan y el Argentinosaurus, ambos tipos de saurópodos.

El nuevo espécimen es "considerado uno de los saurópodos más grandes jamás encontrados, probablemente superando el tamaño de Patagotitan", declararon los autores.

El Patagotitan fue anunciado por paleontólogos en 2014, luego de que se descubrieron los primeros huesos en la Patagonia en 2013. Se cree que pesaba casi 60 toneladas, alcanzaba longitudes de más de 31 metros y en ese momento los expertos dijeron: “Dado el tamaño de estos huesos, que superan a cualquiera de los animales gigantes conocidos anteriormente, el nuevo dinosaurio es el animal más grande conocido que caminó sobre la Tierra".

"El registro de saurópodos titanosaurios de gran tamaño ha sido tradicionalmente extremadamente fragmentario, aunque los descubrimientos recientes de taxones más completos han revelado información anatómica significativa que antes no estaba disponible debido a sesgos de conservación".

El hallazgo proporciona a los paleontólogos una mayor comprensión de la aparición de dinosaurios saurópodos gigantes, de cómo evolucionaron y cómo vivieron.

Parece que numerosas especies de saurópodos vivían una junto a la otra, lo que sugiere que ocuparon diferentes roles en la red alimentaria, dijeron los científicos.

"El espécimen aquí reportado sugiere fuertemente la coexistencia de los titanosaurios más grandes y medianos con rebaquisáuridos de tamaño pequeño (una familia de dinosaurios saurópodos) al comienzo del Cretácico Superior en la provincia de Neuquén, lo que indica una supuesta partición del nicho".

Los dinosaurios saurópodos alguna vez estuvieron muy extendidos, y se han encontrado restos fosilizados en todos los continentes de la Tierra, incluida la Antártida.

Cuando los primeros paleontólogos estudiaron por primera vez los huesos de estos enormes dinosaurios durante el período victoriano, comúnmente se pensaba que debido a su tamaño, las especies de saurópodos eran en gran parte animales que vivían en el agua; sin embargo, investigaciones posteriores revelaron las adaptaciones que permitieron que estas enormes criaturas vivieran en la tierra. Estos incluyen un sistema de sacos de aire, cuya existencia se indica mediante hendiduras y cavidades en la mayor parte de las vértebras, y huesos neumáticos, huecos, similares a los de las aves actuales, que aligeraban sus enormes extremidades.

El animal más grande que jamás haya existido sigue siendo la ballena azul, que puede alcanzar un tamaño máximo de 33.5 metros de largo y pesar 173 toneladas.