Descubren que una concha recolectada en una cueva francesa es un instrumento de viento de 18.000 años

Los científicos contrataron a un trompetista para confirmar su hipótesis de que la caracola se utilizaba como instrumento musical

Kate Ng
jueves 11 febrero 2021 18:48
Read in English

Una concha antigua encontrada en una cueva en Marsoulas, en los Pirineos franceses, ha sido identificada como un instrumento de viento utilizado por los artesanos en el Paleolítico, periodo de hace unos 18.000 años.

Los arqueólogos dicen que el espécimen, que fue descubierto por primera vez en 1931, es el cuerno de caracola artificial más antiguo conocido. Se destaca como un hallazgo único entre los artefactos europeos del Paleolítico Superior (hace entre 46.000 y 12.000 años) y puede ser el único ejemplo de un instrumento musical elaborado a partir de una gran concha durante este período.

Las personas que descubrieron la concha inicialmente pensaron que servía como una taza ceremonial para beber, sin notar modificaciones perceptibles por manos humanas.

Sin embargo, las técnicas de imágenes avanzadas y una nueva mirada al artefacto dejaron a Carole Fritz y sus colegas del Centro Nacional Francés de Investigación Científica con la determinación que los ocupantes de la cueva habían modificado cuidadosamente el caparazón para instalar una boquilla.

Los antiguos artesanos también quitaron los bordes más externos del labrum de la concha, una cresta acampanada que se extiende hacia afuera desde la abertura principal de la concha, y cubrieron el exterior de la concha con diseños en un pigmento rojo ocre que combinaba con el estilo del arte mural que se encuentra dentro de la cueva Marsoulas.

La punta del caparazón presenta una rotura que forma una abertura de 3,5 cm de diámetro, que los investigadores dicen que claramente no es accidental porque esta es la parte más dura del caparazón. También se encontraron perforaciones internas, probablemente hechas para mantener la boquilla, así como signos de retoque alrededor de la abertura del caparazón.

Los investigadores creen que se usó una boquilla externa con el caparazón que podría fijarse en su lugar con un material orgánico como resina o cera, y tal boquilla para este caracol podría haber sido un tubo de hueso de pájaro.

Los científicos contrataron a un trompetista para confirmar su hipótesis de que la caracola se utilizaba como instrumento musical. El músico pudo producir tres sonidos de "alta calidad" cercanos a las notas C, C sostenido y D (do, do sostenido y re).

Los investigadores que realizaron el estudio, publicado en la revista Science Advances, escribieron: “En todo el mundo, las caracolas han servido como instrumento musical, dispositivos de llamada o señalización, y objetos sagrados o mágicos según las culturas.

"Hasta donde sabemos, el caparazón de Marsoulas es único en el contexto prehistórico, sin embargo, no solo en Francia sino a la escala de la Europa paleolítica y quizás del mundo".

La datación por carbono de la cueva, que se llevó a cabo en un trozo de carbón y un fragmento de hueso de oso del mismo nivel arqueológico que la concha, sugirió que la concha tiene alrededor de 18.000 años.

Hasta la fecha, solo se han descubierto flautas en contextos europeos anteriores del Paleolítico Superior, mientras que los caracoles encontrados fuera de Europa son mucho más recientes. Las conchas de caracol más antiguas conocidas en el Mediterráneo son de la Antigua Grecia, dice el estudio.