Stay up to date with notifications from The Independent

Notifications can be managed in browser preferences.

Donald Trump se entregará en un proceso penal histórico

Una corte de Manhattan aguarda un acontecimiento extraordinario en la historia de Estados Unidos: el expresidente Donald Trump, que enfrenta varias investigaciones relacionadas con elecciones, se entregará para enfrentar cargos penales derivados de pagos para silenciar a mujeres en 2016

Michael R. Sisak,Eric Tucker
Martes, 04 de abril de 2023 11:50 EDT
TRUMP-ACUSACIONES
TRUMP-ACUSACIONES (AP)

Una corte de Manhattan esperaba el martes a que se produjera un acontecimiento extraordinario en la historia de Estados Unidos: el expresidente Donald Trump, que enfrenta varias investigaciones relacionadas con elecciones, se entregaría para ser procesado por cargos penales derivados de pagos para silenciar a mujeres en 2016.

Es probable que el proceso de fichar y leer los cargos a Trump sea relativamente breve -aunque no precisamente rutinario-. Al exmandatario se le tomarán las huellas, se le informará de los cargos exactos en su contra y él se pronunciará al respecto, se espera que declarándose no culpable.

Trump, que pasó por dos juicios políticos de la Cámara de Representantes federal pero nunca fue condenado en el Senado, se convertirá en el primer expresidente que enfrenta cargos penales. El 45to comandante en jefe de la nación será escoltado por el Servicio Secreto desde la Trump Tower a la corte, y allí se le podría tomar una foto para la ficha.

La policía de Nueva York se preparó para protestas de seguidores de Trump, que comparten la creencia del presidente de que las acusaciones del jurado investigador -y otras tres investigaciones en curso- tienen motivaciones políticas y pretenden debilitar su campaña para regresar a la Casa Blanca en 2024.

Trump, exastro de realities en televisión, ha impulsado ese mensaje para su beneficio político y recaudado millones de dólares desde que se anunció que sería procesado, con el argumento de que hay una “caza de brujas”.

Ha criticado a nivel personal al fiscal de distrito de Manhattan, instado a sus seguidores a protestar y afirmado sin pruebas que el juez que preside el caso “me odia”, algo que el propio abogado de Trump ha dicho que no es cierto.

Trump tenía previsto regresar el martes por la noche a su hogar en Florida, Mar-a-Lago, para celebrar un mitin, en un reflejo de su nueva realidad: someterse a las frías demandas del sistema de justicia penal estadounidense al tiempo que muestra un aire de desafío y victimismo en actos de campaña con tono de celebración.

Una condena podría no impedir que Trump se presentara o ganara la presidencia en 2024.

En la corte de Manhattan se esperaba que fiscales liderados por el fiscal del distrito de Nueva York, Alvin Bragg, desvelaran los detalles de la acusación emitida la semana pasada por un jurado investigador. Entonces será cuando Trump y sus abogados defensores conocerán los detalles de los cargos en su contra.

Las acusaciones incluyen varios cargos de falsificar documentos empresariales, incluido al menos un delito penal, según dijeron a The Associated Press dos personas familiarizadas con el tema la semana pasada.

Tras el proceso, se espera que Trump sea puesto en libertad porque los cargos en su contra no requieren fijar una fianza.

La investigación se centra en pagos de seis cifras a la actriz porno Stormy Daniels y la exmodelo de Playboy Karen McDougal. Ambas dicen que tuvieron encuentros sexuales con Trump, que estaba casado, años antes de que entrara en política. Trump niega haber tenido relaciones con ninguna de las dos mujeres y ha rechazado cualquier infracción relacionada con pagos.

El proceso judicial se realizará en medio de fuertes medidas de seguridad en Nueva York, más de dos años después de que partidarios de Trump asaltaran el Capitolio de Estados Unidos en un intento fallido de detener la certificación en el Congreso de la victoria electoral del actual presidente, Joe Biden.

Aunque la policía dice que no tiene información de inteligencia que apunte a probable violencia, está en alerta por posibles altercados.

“Si bien es posible que algunos alborotadores lleguen mañana a nuestra ciudad, nuestro mensaje es claro y simple: contrólense”, declaró el alcalde Eric Adams en una conferencia de prensa el lunes.

El encuestador de Trump John McLaughlin dijo que el expresidente abordaría el día con “dignidad”.

“Será un caballero”, dijo McLaughlin. “Mostrará fuerza y mostrará dignidad (...) superaremos esto y ganaremos las elecciones”.

La fascinación del público con el caso era evidente el lunes, cuando la televisión nacional mostró imágenes en vivo de la caravana de Trump desde su club en Mar-a-Lago a su Boeing 757 rojo, blanco y azul. Desde allí voló a Nueva York, y se esperaba que pasara la noche en la Trump Tower antes de entregarse al día siguiente.

El expresidente y sus colaboradores se preparaban para un circo mediático. Después de que la noticia de la imputación les tomara por sorpresa el jueves por la noche, Trump y su equipo confiaban en sacar ventaja del caso. Aun así, pidieron al juez en un documento el lunes que prohibiera la cobertura gráfica de la cita.

Aunque la fiscalía reitera que nadie está por encima de la ley, presentar cargos penales contra un expresidente conlleva complicaciones logísticas automáticas.

La capacidad de Nueva York de instruir juicios de forma segura y sin sobresaltos en un caso que implica a un divisivo expresidente podría ser un ejemplo importante para fiscales en Atlanta y Washington que realizan sus propias investigaciones sobre Trump que también podrían terminar con imputaciones. Esas pesquisas se centran en los esfuerzos de revocar los resultados de las elecciones de 2020 y en la posible mala gestión de documentos clasificados en Mar-a-Lago.

Líderes republicanos, incluidos algunos de los posibles rivales de Trump en las primarias del año que viene, han criticado el caso en su contra. En general, el presidente, Joe Biden, que aún no ha anunciado oficialmente que se presentará a la reelección el año que viene, y otros demócratas destacados han tenido poco que decir sobre el tema.

La exembajadora de Trump ante la ONU, Nikki Haley, hacía campaña el lunes cerca de la frontera entre México y Estados Unidos dentro de sus aspiraciones de obtener la candidatura republicana a la presidencia, y sugirió que la cobertura mediática sobre la imputación del exmandatario estaba distrayendo la atención de otros temas importantes como la inmigración. Pero incluso ella añadió “tienen a un fiscal progresista que está haciendo una venganza política contra un expresidente”.

La fiscalía afirma que el caso contra Trump no tiene nada que ver con la política.

___

Tucker informó desde Washington. Los periodistas de Associated Press Will Weissert en Washington y Jill Colvin, Bobby Caina Calvan y Julie Walker en Nueva York contribuyeron a este despacho.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in