“Lo intentamos todo”: médico relata por primera vez la batalla para salvar a la princesa Diana

MonSef Dahman dice que el hecho de no poder salvar a Diana le afectó "mucho”

Emily Goddard
jueves 01 julio 2021 16:33
La princesa Diana a través de los años

Un médico que luchó por salvar la vida de la princesa Diana tras su catastrófico accidente de coche habló de cómo intentó “todo lo posible” para que su corazón volviera a latir.

MonSef Dahman era un joven cirujano general de guardia en el Hospital Pitie-Salpetriere de París cuando fue llamado al servicio de urgencias para atender a una “joven” en la madrugada del 31 de agosto de 1997.

“Estaba descansando en la sala de guardia cuando recibí una llamada de Bruno Riou, el anestesista principal de guardia, diciéndome que fuera a la sala de urgencias”, declaró el Dr. Dahman, de 56 años, al Daily Mail.

“No me dijeron que era Lady Diana, sino [sólo] que había habido un grave accidente con una mujer joven”.

“La organización del hospital Pitie-Salpetriere era muy jerárquica. Así que cuando recibías una llamada de un colega de tan alto nivel, eso significaba que el caso era especialmente grave”.

El Dr. Dahman, que tenía 33 años en ese momento, comentó que se dio cuenta de la verdadera gravedad de las cosas cuando llegó a urgencias momentos después.

Leer más: El significado del nombre de la hija del príncipe Harry y Meghan Markle

El profesor Riou estaba en la sala y atendía personalmente a la mujer en la camilla, lo que era una “señal de la especial importancia”, señaló el Dr. Dahman.

Entonces le informaron de que la mujer era Diana, la Princesa de Gales.

“Sólo hizo falta ese momento para que toda esta actividad inusual me resultara clara”, recordó.

“Para cualquier médico, para cualquier cirujano, es muy importante enfrentarse a una mujer tan joven que se encuentra en este estado. Pero, por supuesto, aún más si se trata de una princesa”.

No quiso describir los detalles del tratamiento de Diana, pero mencionó que una radiografía reveló que sufría “una hemorragia interna muy grave”, y que fue sometida a un procedimiento para ayudar a eliminar el exceso de líquido de su cavidad torácica, así como a transfusiones de sangre.

Diana, de 36 años, sufrió una parada cardíaca hacia las 2:15 de la madrugada y fue sometida a un masaje cardíaco externo y a una intervención quirúrgica de urgencia mientras estaba tumbada en la camilla de urgencias.

“Hice este procedimiento para que pudiera respirar”, explicó el Dr. Dahman. “Su corazón no podía funcionar correctamente porque le faltaba sangre”.

La operación reveló que Diana había sufrido un importante desgarro en el pericardio, que protege el corazón.

El profesor Alain Pavie, uno de los principales cirujanos cardíacos de Francia, llegó para ayudar a salvar a Diana y la trasladaron a un quirófano.

Una nueva exploración quirúrgica descubrió que la princesa tenía un desgarro en la vena pulmonar superior izquierda, en el punto de contacto con el corazón.

El profesor Pavie suturó la lesión, pero el corazón de Diana se había detenido antes de la exploración quirúrgica y no se reiniciaba.

“Probamos con descargas eléctricas, varias veces, y, como había hecho en urgencias, con masajes cardíacos”, detalló el Dr. Dahman.

“El profesor Riou le administró adrenalina. Pero no pudimos hacer que su corazón volviera a latir”.

El equipo tratante siguió intentando reanimar a Diana durante una hora entera.

“Luchamos mucho, lo intentamos mucho, realmente mucho. Francamente, cuando trabajas en esas condiciones, no te das cuenta del paso del tiempo”, precisó el Dr. Dahman.

“Lo único importante es que hagamos todo lo posible por esta joven”.

Declaró que no poder salvar a Diana le afectó “mucho”.

El Dr. Dahman sostuvo que una de las razones para hablar ahora era reiterar cómo el personal médico de urgencias francés había hecho todo lo posible por salvar a Diana, en contraste con las perdurables teorías conspirativas sobre la muerte de la princesa.

Varios años después, una revisión de las pruebas médicas para la investigación sobre la muerte de Diana concluyó que los que participaron en el tratamiento de emergencia y la cirugía hicieron “todo lo posible” para salvar la vida de la princesa.

“Ninguna otra estrategia habría afectado al resultado”, concluyó el informe.