Bill Russell, leyenda de la NBA, fallece a los 88 años

“Bill Russell, el hombre, es alguien que defendió los derechos y la dignidad de todos los hombres”, dijo Obama en 2011

Vídeo relacionado: Los recuerdos de Bill Russell se ofrecen en una subasta histórica

Read in English

La leyenda de la NBA Bill Russell falleció a los 88 años, según ha anunciado su familia en un comunicado en las redes sociales.

“Bill Russell, el ganador más prolífico de la historia del deporte estadounidense, ha fallecido en paz hoy a los 88 años, con su esposa, Jeannine, a su lado. Los arreglos para su servicio conmemorativo se anunciarán pronto”, dijo la familia en un comunicado publicado en la cuenta de Twitter de Russell el domingo.

“Los dos campeonatos estatales de Bill en la secundaria ofrecieron un atisbo de la incomparable racha de logros en equipo que estaba por llegar: dos veces campeón de la NCAA; capitán de un equipo olímpico estadounidense ganador de la medalla de oro; 11 veces campeón de la NBA, y al mando de dos campeonatos de la NBA como primer entrenador negro de un equipo deportivo profesional norteamericano”, decía el comunicado.

“A lo largo del camino, Bill obtuvo una serie de premios individuales que no tiene precedentes, ya que él no los mencionaba. En 2009, el premio al jugador más valioso de las Finales de la NBA fue rebautizado en honor al dos veces miembro del Salón de la Fama como el “Premio al Jugador Más Valioso de las Finales de la NBA Bill Russell’”, añadió la familia.

El comunicado sobre Russell decía que la “comprensión de la lucha... iluminó su vida”.

“Desde el boicot a un partido de exhibición en 1961 para desenmascarar la discriminación tolerada durante demasiado tiempo, hasta la dirección del primer campamento de baloncesto integrado de Mississippi tras el asesinato de Medgar Evans, pasando por décadas de activismo que finalmente fueron reconocidas con la concesión de la Medalla Presidencial de la Libertad en 2010, Bill denunció la injusticia con una franqueza implacable que pretendía alterar el statu quo, y con un poderoso ejemplo que, aunque nunca fue su humilde intención, inspirará para siempre el trabajo en equipo, el desinterés y el cambio reflexivo”, afirmó la familia.

El exjugador de básquetbol de los Boston Celtics, Bill Russell, se dirige al público durante un acto de recaudación de fondos para su campaña, en Boston, el 18 de mayo de 2011

En un comunicado, el comisionado de la NBA, Adam Silver, dijo que Russell era “el mayor campeón de todos los deportes de equipo”.

“Bill representaba algo mucho más grande que el deporte: los valores de igualdad, respeto e inclusión que imprimió en el ADN de nuestra liga. En la cúspide de su carrera deportiva, Bill abogó enérgicamente por los derechos civiles y la justicia social, un legado que transmitió a las generaciones de jugadores de la NBA que siguieron sus pasos”, dijo Silver. “A través de las burlas, las amenazas y la impensable adversidad, Bill se elevó por encima de todo y se mantuvo fiel a su creencia de que todo el mundo merece ser tratado con dignidad”.

Cuando el presidente Barack Obama otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad a Russell en 2011, dijo: “Bill Russell, el hombre, es alguien que defendió los derechos y la dignidad de todos los hombres”.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama (izquierda), entrega al miembro del Salón de la Fama del Básquetbol y defensor de los derechos humanos, Bill Russell, la Medalla de la Libertad 2010 en la Sala Este de la Casa Blanca, el 15 de febrero de 2011, en Washington, D. C.

“Él marchó con King; estuvo al lado de Ali. Cuando un restaurante se negó a servir a los Celtics negros, él se negó a jugar el partido programado. Soportó insultos y vandalismo, pero siguió centrándose en hacer que los compañeros de equipo a los que amaba fueran mejores jugadores e hizo posible el éxito de tantos que vendrían después que él”, añadió Obama.

Russell, nacido en 1934, creció en el sur segregado y posteriormente vivió en California. Dijo que sus padres le dieron la confianza necesaria para librarse de los abusos racistas.

“Años después, la gente me preguntaba por lo que tuve que pasar”, dijo en 2008, según Associated Press. “Por desgracia, o por suerte, nunca he pasado por nada. Desde mi primer momento de vida tuve la noción de que mi madre y mi padre me amaban”.

Su madre le dijo que no hiciera caso de los comentarios de algunos que pudieran verlo en el patio.

“Digan lo que digan, bueno o malo, no te conocen”, recordó que le decía su madre. “Están batallando con sus propios demonios”.

Silver agregó que “a menudo llamaba [a Russell] el Babe Ruth del básquetbol por cómo trascendía el tiempo”.

“Bill fue el máximo ganador y un consumado compañero de equipo, y su influencia en la NBA se sentirá para siempre”, agregó. “Enviamos nuestras más profundas condolencias a su esposa, Jeannine, su familia y sus muchos amigos”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in