El tentador sorteo de la Copa Mundial agrega una cubierta de brillo al torneo en bancarrota moral de Qatar

Incluso si era imposible no deslumbrarse por el glamour de la elaborada ceremonia del sorteo de la FIFA en Doha, era igual de imposible no escapar de la política entrelazada a esta Copa del Mundo

Miguel Delaney
martes 05 abril 2022 22:56
<p>El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, saluda al Emir de Qatar, Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani</p>

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, saluda al Emir de Qatar, Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani

Read in English

Después de algunos momentos de gran farsa y algunos comentarios que solo llamaron más la atención sobre el contexto de los derechos humanos en Qatar, hubo un momento de tensión en el sorteo de la Copa Mundial 2022 en Doha.

Fue entonces cuando Lothar Matthaus metió su mano por primera vez en la urna número dos. Hubo una expectativa repentina de que, por supuesto, Alemania quedaría en el grupo de Inglaterra. No fue así. En cambio, la selección cuatro veces campeona quedó en el grupo de España, lo que le dio a Inglaterra una primera ronda mucho más indulgente. Sin embargo, también creó uno de los sorteos de la Copa del Mundo más equilibrados que hemos visto.

Un torneo muy problemático ahora tiene el beneficio de una fase de grupos atractiva, lo que desvía aún más las preguntas difíciles que se le plantearon a las figuras alrededor del evento.

Así es como funciona el sportwashing (cuando se utiliza un evento deportivo para derivar la atención de problemas de derechos humanos, gobierno, etc. en un país u organización). Es difícil no sentirse atraído por ese choque de pesos pesados entre Alemania y España, en lo que parece más cercano a un “grupo de la muerte”, aunque se siente mal usar esa frase dado el contexto de este torneo. Sin embargo, Japón puede describirse como un buen equipo y puede complicar las cosas para ambos excampeones. Mientras tanto, Southgate describió al grupo de Inglaterra como “potencialmente más complicado” de lo que se cree, y eso casi se aplica en todos los ámbitos.

No hay suficientes naciones de renombre para que la primera ronda sea predecible. Argentina enfrentará una batalla con México y Polonia. Brasil tiene una etapa inicial muy incómoda con Serbia, Suiza y Camerún.

Qatar no tuvo el grupo indulgente donde los anfitriones suelen aterrizar. Los Países Bajos, que son lo bastante buenos para ser los primeros cabezas de serie, casi equilibran la ubicación de Qatar en ese grupo.

El sorteo también aseguró otro tema, que se siente más apropiado dado el contexto. Esa es la naturaleza agudamente geopolítica de tantos grupos. Por supuesto, están todos los partidos en los que participará Qatar, así como Arabia Saudita. Están EE.UU. e Irán en el grupo de Inglaterra, con la posibilidad de que Ucrania ofrezca una de las historias emocionales más poderosas de la Copa del Mundo. Si no son ellos, y Southgate tuvo cuidado de decir que se les debe dar todas las oportunidades para jugar su mejor partido tras la invasión de Ucrania por Vladimir Putin, será un derbi británico con Escocia o Gales. Luego hay una repetición del Suiza-Serbia de 2018, un juego que provocó una gran controversia sobre los jugadores suizo-kosovares que celebraban con el símbolo político del águila bicéfala.

Todo aseguró que, incluso si era imposible no quedar deslumbrado por el glamour de todo, era igual de imposible no escapar de la política en torno a esto.

Casi todos los comentarios en una ceremonia de apertura en su mayoría extraña tenían múltiples lecturas posibles, pero eso hizo que su descaro fuera aún más sorprendente.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, declaró que esta sería la “copa mundial más grande de la historia” y que “el mundo estará unido en Qatar” en un momento en que muchos describen esta como la Copa Mundial más problemática de la historia, y Qatar mismo causa tal división.

Infantino pasó a dar una declaración pomposa sobre cómo “nuestro mundo está dividido” y la Copa del Mundo “puede unir a la gente”. Luego hizo un “súplica a la comunidad mundial del fútbol” para que “todos” “detengan los conflictos y las guerras” y “por favor entablen un diálogo”. A Putin, quien le dio a Infantino una medalla de la Orden de la Amistad y usó la Copa del Mundo para mejorar el estatus de su régimen, no lo mencionó.

Infantino construyó con una algarabía de autoengrandecimiento, comentó “queremos que esta sea la Copa Mundial de la unidad y la paz”. Eso es notable cuando existe una división social tan vergonzosa dentro de Qatar.

Gianni Infantino habla antes de hacer el torneo

Por eso las constantes referencias a la “hospitalidad” del país eran tan discordantes y casi provocativas. Esta famosa hospitalidad no se extiende a muchos trabajadores migrantes.

Muchas de las preguntas más obvias quedan sin respuesta. De hecho, llamó la atención que cuatro de los cinco presentadores fueran ingleses, encabezados por Idris Elba, cuando la prensa inglesa ha sido uno de los grupos mediáticos más críticos con este Mundial.

Por otra parte, el tono de todo el asunto era extraño. Hubo algunos momentos agradables, hay que decirlo. El discurso de la intérprete Sherihan fue conmovedor, dados sus problemas de salud. Hubo un emotivo homenaje a las leyendas de la Copa del Mundo que han fallecido: Diego Armando Maradona, Gordon Banks, Paolo Rossi y Gerd Muller. Fue solo que estos momentos sorprendentes estuvieron rodeados de algunos extraños, ya que tardamos 45 minutos en llegar al sorteo. El tono se estableció en la apertura, una presentación bastante extraña de la nueva mascota, La'eeb, que al parecer se comunicaba desde el “universo de las mascotas”. Hubo momentos en los que parecía que todo lo que faltaba era Richard Hammond de Richard Attenborough, tan similar a un clip en Jurassic Park. Se puede agregar su propia línea sobre las actitudes prehistóricas del estado, sobre todo hacia las mujeres y personas LGBT+.

De cualquier manera, esta pequeña caricatura extraña fue la introducción real al torneo, su primer momento. Tal vez eso sea apropiado porque es una Copa del Mundo extraña tanto como problemática. Faltaban tres de los nombres en el sorteo. Se realiza en invierno y en un área de la mitad del tamaño de Gales.

Eso es algo que sorprende al asistir al evento. Gran parte de esta Copa del Mundo es absurda, pero solo te das cuenta de todo el alcance cuando caminas. Simplemente es demasiado pequeño para albergar un torneo de 32 equipos. Simplemente no tiene sentido en ningún nivel. El propio informe técnico de la FIFA lo señaló, por supuesto. Sin embargo, no son solo los hoteles los que van a tener una prima. Así, según testimonio de muchas de las personas que asistieron al sorteo, tienen reservas en restaurantes. La tan elogiada “hospitalidad” de Qatar, que en muchas áreas es muy costosa, va a ser llevada al límite.

Por otra parte, se busca expandir los límites de forma activa. Doha estaba cubierta de trabajos de construcción. La ciudad, y en particular Western Bay, donde se llevó a cabo el sorteo, se sentía como un sitio en construcción. Literalmente podría estar caminando por uno de los pocos caminos en el área, solo para que se convierta en más obras de construcción. Las personas que asistieron tuvieron que tratar de sortear barreras o cercas solo para hacer viajes cortos a sus hoteles.

Hay dos puntos importantes en esto. La primera es que Qatar tal vez solucionará los problemas, pero al aprobar el tipo de leyes temporales que solo las autocracias pueden hacer. Fuentes de la ciudad ya comparten rumores de que los coches privados podrían estar prohibidos en el centro, o que los aficionados no podrían entrar sin una entrada para el partido. Esperamos y vemos qué tan ciertos serán.

Estadios completamente nuevos, incluido el estadio Al-Rayyan, se construyeron para esta Copa del Mundo

Mucho dependerá del éxito de la construcción, lo que nos lleva al segundo punto, que implica un problema moral circular. Si tienes que construir todo esto para incluso ponerlo en escena, con eso a través del tan criticado sistema Kafala, ¿de verdad vale la pena a nivel moral? ¿Vale la pena siquiera a nivel de sportwashing? ¿Les importa a las personas responsables de tales decisiones? La última respuesta a algunas de las críticas, que la gente debería “educarse”, sugiere que no. Vale la pena señalar que Qatar está más abierto a tales debates que otros estados que hacen sportwashing y eso merece algo de crédito, pero eso no significa que se deba organizar una Copa del Mundo.

Lo que nos lleva de vuelta a lo absurdo de todo. La inmensa riqueza de Qatar podría traer un cambio brillante al mundo. Podría traer grandes avances en el cuidado de la salud, tal vez incluso una cura para el cáncer. Es algo casi ilimitado.

En cambio, tratan de organizar una Copa del Mundo al lado de un desierto, en un área que no es adecuada y que no tiene una cultura o infraestructura preparada para ello. ¿Y para qué? En parte para restarle valor a los mismos problemas necesarios para ponerlo en escena. Esta es de verdad la culminación trágicamente absurda de la era del sportwashing. La esperanza es que será el final. El mundo está demasiado en sintonía con todo esto ahora.

Hay demasiadas preguntas. Los jugadores y entrenadores las tendrán en cada paso.

Southgate continúa con la línea de Inglaterra de que todavía discuten qué sigue. The Independent le preguntó a su oponente y amigo, el entrenador de EE.UU., Gregg Berhalter, si respaldaría el pedido de Fair Square de dos solicitudes simples, donde el fútbol puede usar su inmensa influencia.

“Esa es una pregunta complicada”, respondió Berhalter. “Lo que diría es que cualquier atención positiva que podamos traer a esta área que conduzca a un cambio, deberíamos analizar si significa eso u otras formas de hacerlo. Estaría a favor de eso”.

Bethalter también añadió que respaldaría la idea de Harry Kane de que las naciones podrían unirse y tomar una posición colectiva.

“Para nosotros, la belleza de tener una Copa del Mundo es poder llamar la atención sobre las cosas buenas que hacen y quizás algunas cosas que no están haciendo bien”.

Eso parece exagerado, aunque Berhalter estaba visiblemente abierto al respecto y dispuesto a abordar el tema. Otros no se veían tan cómodos. El seleccionador catarí, Felix Sanchez, se apresuró tras no más de tres preguntas básicas en zona mixta. Parecía bastante apurado dado que este es el gran escenario de sus empleadores para mostrarse.

Ese escenario ya está casi listo, salvo los nombres que faltan. Southgate dice que los países pueden planificar adecuadamente, ya que señaló cómo jugar el día inaugural contra Irán limita el tiempo de preparación de Inglaterra. Todos los demás pueden comenzar a imaginar cómo se desarrollará.

Ya se pueden ver los posibles cuartos de final.

Bien podemos tener Inglaterra-Francia, España-Brasil y Argentina-Países Bajos. Una semifinal podría incluso ver un último gran enfrentamiento entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Es solo que estos torneos nunca se juegan como se predicen o idealizan. Estamos demasiado lejos. Demasiado puede cambiar. Incluso en este momento, donde Inglaterra parece el gran equipo más estable y más cercano a su punto máximo, los dos equipos jóvenes que más parecen estar llegando a su punto máximo, España y Alemania, se han unido. Y, sin embargo, eso puede terminar satisfaciéndolos, preparándolos y significando que se evitan entre sí en una posible final.

La emoción de todo esto es ver cómo se desarrolla, cómo no se ajusta a las expectativas.

Esa es la alegría infantil de una Copa del Mundo, la emoción vertiginosa. La gran vergüenza, de este “gran espectáculo sobre la tierra”, es justo lo que se manipula de forma tan cínica.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in