Rusia-Ucrania: ¿qué tan sangrienta podría volverse la guerra hasta que el presidente ruso consiga su objetivo?

Mientras Rusia afirma haberse apoderado de la ciudad oriental de Soledar después de meses de lucha, Bel Trew informa sobre lo que significa para la invasión de Moscú y para los ucranianos que se interpongan en el camino de cualquier nuevo avance

viernes 13 enero 2023 22:09
<p>Vladimir Putin tiene sus miras puestas en las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk</p>

Vladimir Putin tiene sus miras puestas en las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk

Read in English

La única manera de que muchos sobrevivan a la “trituradora de carne” de la invasión de 11 meses de Rusia a Ucrania es vivir una vida a medias bajo tierra.

En la sitiada ciudad oriental de Bakhmut, en lo profundo de las madrigueras de un bloque de apartamentos de la era soviética, Ludmilla, de 47 años, y Tamara, de 65, están ocupadas tratando de crear una sensación de normalidad dentro de las mohosas cuatro paredes del sótano comunal. El sonido de los bombardeos se amortigua dentro del edificio, el techo vibra suavemente con los estruendos, pero el miedo a un bombardeo es una constante.

Los residentes de la cuadra construyeron una estufa que funciona para cocinar y mantenerse abrigados. “No necesitamos salir a la superficie”, dice Ludmilla, vestida con dos abrigos, mientras nos muestra el horno en la penumbra. “Nos quedaremos aquí todo el invierno hasta que termine”.

Bakhmut y el área que la rodea, incluida la vecina ciudad minera de sal de Soledar, se han convertido en el epicentro de algunos de los combates más feroces y sangrientos entre las fuerzas rusas y ucranianas. Esto se debe a que el área es una puerta de entrada para que las tropas de Moscú avancen hacia Ucrania, y el presidente Vladimir Putin se propuso tomar todo lo que se conoce como el Donbás, que abarca las regiones orientales de Donetsk y Lugansk.

El Ministerio de Defensa de Rusia anunció el viernes que se apoderaron de Soledar, aunque Kyiv lo niega y dice que la lucha continúa. Si Moscú toma Bakmut y Soledar, controlarán las líneas de suministro clave y tendrán una plataforma para avanzar en dos ciudades más grandes: Kramatorsk y Sloviansk.

La captura, a su vez, podría llevar a que otros pueblos y ciudades a lo largo del Donbás caigan como fichas de dominó y le den a Rusia el control del corazón industrial de Ucrania; un control que Moscú ha codiciado desde 2014, cuando se anexó ilegalmente Crimea.

Tomar este territorio, junto con el corredor terrestre a Crimea a través de la región sureña de Kherson, también le daría a Putin lo único que ha estado buscando: una victoria en el campo de batalla con el potencial lo suficientemente grande como para sacar a sus asediadas fuerzas de esta guerra sangrienta.

Tamara muestra dónde construyó una estufa bajo tierra bajo un intenso bombardeo en Bakhmut

Ludmilla y Tamara se encuentran entre las más jóvenes que quedan en Bakhmut, que tenía una población de unas 70.000 personas antes de la guerra y que alguna vez fue más conocida por su vino espumoso.

“Mi hija se fue con su familia, toda la generación joven fue evacuada”, dice Ludmila. “Es solo la gente que no puede solventar esa estancia. El alquiler es demasiado caro”.

Tamara solo ha permanecido en Bakhmut por sus padres octogenarios.

“Mi padre dice que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y no quiere irse, así que aquí estamos”, dice rotundamente. “Él dice que esta es nuestra casa, ¿por qué deberíamos irnos?”.

No obstante, no queda mucho de Bakhmut a lo que se le pueda llamar hogar. La ciudad solo está “aguantando” según el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.

La ubicación de algunas de las luchas más feroces en Ucrania

Si bien los pocos habitantes que quedan en Bakhmut apenas se atreven a salir a la superficie, el camino lleno de agujeros desde allí hasta Soledar está poblado solo por ambulancias y vehículos humanitarios.

Decenas de miles de soldados ucranianos han sido enviados al frente en Soledar y Bahkmut para combatir toda la ferocidad del ejército de la Federación Rusa, sus soldados delegados y mercenarios como el Grupo Wagner. Y en los últimos días parece que la táctica del Kremlin de arrojar cadáveres al problema ha funcionado.

Zelensky había reconocido que la situación en Soledar es “difícil”, pero sostuvo que los defensores ucranianos habían ganado tiempo aguantando, y que Kyiv finalmente expulsará a los rusos de toda la región oriental.

“Todo está completamente destruido, casi no queda vida”, dijo el presidente durante uno de sus discursos diarios. “Murieron miles de habitantes: toda la tierra cerca de Soledar está cubierta con los cadáveres de los ocupantes y las cicatrices de los ataques”, observó. “Así se ve la locura”.

En el fragor de la guerra, están desapareciendo civiles. Entre ellos, dos ciudadanos británicos, Christopher Parry, de 28 años, entrenador de carreras, y Andrew Bagshaw, de 48 años, residente de Nueva Zelanda. Fueron vistos por última vez dirigiéndose a una esquina noreste de Soledar para evacuar a los adultos mayores el viernes.

Sus familias desesperadas han dicho que se sienten “desoladas” por su desaparición. El jefe de Wagner, Yevgeny Prigozhin, afirmó el miércoles por la noche que sus fuerzas descubrieron un cuerpo y publicaron fotos de los pasaportes de ambos.

Los amigos que viven con ellos en la cercana ciudad de Kramatorsk y que se unieron a ellos en las misiones de evacuación temen que en el frenesí, las líneas del frente los alcancen.

“Todo se está moviendo tan rápido”, dice un compañero de casa que se negó a ser identificado.

“Tenemos miedo de que no supieran dónde estaban las posiciones rusas”.

La lucha en el este ha consumido a ambos bandos en las últimas semanas, dada la importancia estratégica, pero Rusia no se ha olvidado de Crimea en el sur.

La frontera sur

Lo que una vez fue la única ruta de evacuación fuera de la región de Kherson está llena de restos calcinados de automóviles. Esto es Oleksandrivka, al oeste de la ciudad de Kherson. Las cuerdas de trampa adornan la carretera de un solo carril que corre a lo largo de un pequeño puente terrestre que se eleva como una columna vertebral sobre los pantanos densamente minados que rodean la ciudad costera.

Los investigadores ucranianos comienzan a reunir pruebas de crímenes de guerra a lo largo de la “autopista de la muerte”

Cada metro más o menos, hay un automóvil destruido que representa el intento fallido de un civil de escapar de la ocupación rusa de ocho meses. La región de Kherson, con su principal ciudad homónima de 280.000 habitantes, fue una de las victorias más significativas y rápidas de las que disfrutaron las fuerzas rusas. Hasta noviembre, también fue la última capital regional que Moscú capturó y aún conserva.

Pero con el corte de las líneas de suministro y la presión del avance ucraniano en noviembre, los generales de Putin ordenaron retirarse a la orilla este del río Dniéper, que divide la región a la mitad. La medida se tomó para proteger el corredor terrestre a la cercana península de Crimea que Rusia había formado con éxito a partir de ciudades como Melitopol. Crimea es el hogar de la flota del mar Negro de Putin y un premio sagrado para el Kremlin desde que fue anexado en 2014.

The Independent llegó a la ciudad de Oleksandrivka cuando apenas tenía dos días de haber sido liberada después de una ocupación de ocho meses, pero los soldados se apresuraron a mover los cuerpos que vimos ser transportados a la ciudad cercana Mykolaiv en grandes camiones frigoríficos.

En el inquietante silencio, los detectores de minas se ponen a trabajar, marcando cada medio metro de avance con pintura en aerosol roja.

“Todos estos vehículos son señales de posibles crímenes de guerra”, dice Dmytro Sheshenko, el fiscal jefe del distrito cuyos equipos se están preparando para investigar. Detrás de él, los detectores de minas nos gritan que tengamos cuidado porque no vimos una cuerda de trampa que, como una telaraña, se balancea suavemente con la brisa. Luego, aparece un auto solitario.

Fuerzas ucranianas se dirigen hacia el frente en Kherson

“Mi hijo tiene 10 años y ya tiene canas”, dice el conductor Dima (no es su nombre real), de 43 años. Es un soldado veterano y padre de tres hijos que visita su ciudad natal, Oleksandrivka, por primera vez desde la invasión.

Ya estaba desplegado en el frente cuando estalló la guerra y no pudo hacer nada cuando los rusos arrasaron su vecindario el 14 de marzo.

“Mi familia apenas alcanzó a salir. Fusilaron a la gente. Muchas personas murieron tanto militares como civiles”, agrega con desesperación.

“Los rusos fueron tan rápidos que no pudimos hacer nada”.

Dice que su casa fue una de las primeras en ser destruida.

“No siento nada. Estoy aturdido. Todo desaparecio. El coche es lo único que me queda”.

Los vestigios destruidos de Oleksandrivka

De vuelta en Kherson, las fuerzas rusas están profundamente atrincheradas a lo largo de un lado del río Dnipro, a solo unos cientos de metros del centro de la ciudad. Están bombardeando intensamente las posiciones ucranianas.

“El enemigo ocupó sus posiciones y en un futuro utilizará muchos más medios de destrucción. Como es costumbre de los rusos, bombardearán”, dice Kurt, un comandante ucraniano cuya unidad estuvo entre las que liberaron Kherson y las áreas circundantes. No podemos nombrar la unidad por razones de seguridad.

Está tan preocupado por la ferocidad de futuros ataques que quiere que los civiles evacúen.

“Sobre todo los niños y las mujeres deben irse. Sus francotiradores ya tomaron posiciones, en la noche hay tiroteos con armas ligeras”.

Kurt cree que, en lugar de intentar cruzar el río de nuevo, los rusos intentarán adentrarse aún más en la orilla izquierda del Dniéper.

Otros soldados en Kherson con los que habló The Independent admitieron que aunque renunciar a la ciudad de Kherson fue una vergüenza para Putin, no fue una pérdida estratégica significativa porque él “no la necesita”. Intentar mantener la ciudad de Kherson solo habría desangrado sus fuerzas cuando el verdadero premio es el este.

Sobre todo los niños y las mujeres deben irse. Los francotiradores [rusos] ya tomaron posiciones

El comandante ucraniano "Kurt" que ayudó a liberar Kherson

Y así, para los civiles que insisten en quedarse y vivir en Kherson, saben que aunque los campos de batalla más cinéticos estén más lejos, aquí solo va a haber más sangre.

“Quieren hacer de nuestras vidas una miseria diaria”, dice Tetiana, de 44 años, quien con su esposo Boris hace fila para recibir ayuda alimentaria afuera de la estación de trenes de la ciudad de Kherson.

“¿Qué tan difícil es seguir bombardeándonos desde el otro lado del río?”.

La fronteral oriental

De vuelta en Bakhmut y Soledar, los soldados, el ejército ucraniano y las cuentas progubernamentales de las redes sociales han comenzado a publicar un flujo constante de vídeos desafiantes de teléfonos móviles de soldados ucranianos gravemente heridos. En los vídeos, insisten en que si bien las batallas son sangrientas y terribles, se mantienen firmes.

“Kurt”, un comandante ucraniano, dice que Rusia no se moverá y que solo intensificará sus bombardeos contra Kherson

“Soy el actor Dmytro Linartovych, soldado de las tropas de asalto aéreo en Soledar”, dice un joven cuyo rostro destrozado está tan envuelto en gasa que apenas puede hablar. El vídeo está publicado en la cuenta oficial de Twitter del ejército.

“Recuerden que estamos en una tierra que Dios nos dio. No nos van a destruir. Estamos ganando”, agrega débilmente.

Pero esta resistencia no refleja la realidad sobre el terreno.

Con la caída de Soledar, la cercana Bakhmut podría ser la próxima y luego, potencialmente, el resto de la región de Donbás, lo que le daría a Putin la “victoria” que tanto ansía.

En la ciudad, los residentes mayores mantienen el ánimo en alto tanto como pueden, y salen a la superficie en los raros descansos entre los bombardeos.

“Esperamos que habrá electricidad, agua y algunas buenas noticias”, dice Tamara mientras el estruendo ensordecedor de los entrantes acentúa su oración.

“Esperamos que todo esté bien. Esperamos”.

Traducción de Michelle Padilla

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in