EL SALVADOR | ¿Todo el poder para Nayib Bukele?

El presidente salvadoreño parece ganar el control del Congreso

Un recuento preliminar de alrededor del 80% de los votos de las elecciones del domingo mostró que el partido Nuevas Ideas de Bukele y un socio de la coalición ganaron

Via AP news wire
lunes 01 marzo 2021 17:49
Read in English

El presidente populista, Nayib Bukele pareció el lunes haber ganado el control del Congreso unicameral de El Salvador, poniendo fin a un enfrentamiento de dos años con los legisladores de los viejos partidos que han dominado la política en el país centroamericano desde el final de la guerra civil de 1980-1992.

Bukele, de 39 años, celebró y escribió: "Nuestra gente ha esperado 40 años para esto".

Un recuento preliminar de alrededor del 80% de los votos de las elecciones del domingo mostró que el partido Nuevas Ideas de Bukele y un socio de la coalición ganaron más votos que los partidos políticos establecidos, la conservadora Alianza Nacional Republicana y el izquierdista Frente de Liberación Farabundo Martí. Las encuestas a boca de urna sugirieron que su partido podría ganar 53 de los 84 escaños en la Asamblea Legislativa.

“Su victoria (de Bukele) refleja cuánto enojo sienten la mayoría de los salvadoreños hacia los dos partidos políticos desacreditados y moribundos del país, que tuvieron la oportunidad de gobernar pero fracasaron”, escribió Michael Shifter, presidente del grupo de expertos Inter-American Dialogue, con sede en Washington.

Bukele ha culpado al Congreso por bloquear sus esfuerzos en todo, desde el control del crimen hasta el manejo de la pandemia de coronavirus. Pero también ha mostrado una vena autoritaria. Hace dos años, Bukele envió soldados fuertemente armados para rodear el edificio del congreso durante un enfrentamiento por la financiación de la seguridad, lo que se ganó las reprimendas a nivel internacional.

Leer más: El voto de El Salvador podría fortalecer el gobierno del actual presidente

“Aunque Bukele es legítimo, un presidente democrático con un respaldo mayoritario sólido, sus tendencias autoritarias y el debilitamiento de cualquier control sobre su poder son motivo de gran preocupación”, escribió Shifter. “La historia no es exclusiva de El Salvador: las elecciones democráticas han producido líderes y gobiernos antidemocráticos, de derecha e izquierda en otras partes de América Latina. La experiencia nos dice que esas historias suelen tener un final infeliz".

Aproximadamente el 51% de los 5.3 millones de votantes registrados de El Salvador asistieron a las elecciones del domingo, que también decidirán 262 consejos municipales.

“Vengo a votar por un cambio, a deshacerme de los corruptos y que nuestro presidente pueda hacer un nuevo país”, dijo Estela Jiménez, quien llegó temprano a un lugar de votación con una remera con una “N” para Nayib.

Con una mayoría en la Asamblea Legislativa, el partido de Bukele no solo podría avanzar en la agenda del presidente, sino también nombrar jueces para la Corte Suprema (otro obstáculo de Bukele) así como magistrados para el Tribunal Supremo Electoral, el fiscal general, el titular de la defensa de los derechos humanos y otros. Esencialmente, su partido podría reemplazar a sus críticos más ruidosos.

Eduardo Escobar, director ejecutivo de la organización no gubernamental Acción Ciudadana, dijo que si Nuevas Ideas logra una mayoría en el Congreso, El Salvador perdería “ese freno al ejercicio del poder desde el legislativo cuando se excede la legalidad o constitucionalidad, (y) que frena cualquier intento de abuso, cualquier acto arbitrario que el ejecutivo quiera cometer”.

“Profundizaría el autoritarismo del gobierno que dirige Bukele”, dijo Escobar, aunque reconoció que la popularidad de Bukele se mantiene en niveles estratosféricos y el rechazo a los partidos tradicionales es casi tan alto.

La popularidad de Nuevas Ideas se debe a que “en los 30 años de gobierno de estos partidos, la gente no ha visto mejoras en sus vidas”, dijo Escobar.

En declaraciones antes del cierre de las urnas, Bukele subió las apuestas al pedir a los que aún no habían votado que participaran en la "Operación Remate", literalmente, "Operación acabar con ellos".

"Me gusta llamarlo Operación Remate, el país ha decidido poner fin a la era de la posguerra, pero hay más por hacer", dijo Bukele. "Hagamos de esta una victoria abrumadora".

Debido a que se supone que la campaña se suspenderá antes y el día de las elecciones, el Tribunal Supremo Electoral del país dijo que abriría una investigación sobre Bukele por hacer declaraciones políticas el domingo.

El tribunal señaló que se supone que el presidente debe evitar usar su cargo para influir en las elecciones.