Dos muertos y cinco heridos en El Salvador en un ataque al partido izquierdista opositor FMLN

Oposición de El Salvador revoca propuesta para destituir al presidente Nayib Bukule

El presidente de la Asamblea Legislativa unicameral de El Salvador, Mario Ponce, calificó la iniciativa presentada el martes como un "acto de propaganda"

Via AP news wire
jueves 11 febrero 2021 00:21
Read in English

Un día después de que los principales partidos de oposición de El Salvador indicaran su voluntad de iniciar un proceso que podría derrocar al presidente Nayib Bukele, dos semanas antes de las elecciones nacionales, rápidamente cambiaron de rumbo y dijeron que realmente no están considerando invocar la disposición constitucional.

El presidente de la Asamblea Legislativa unicameral de El Salvador, Mario Ponce, del conservador Partido Coalición Nacional, calificó la iniciativa presentada el martes como un "acto de propaganda".

Ponce dijo que no creía que tuviera futuro y que era sólo un intento de atraer la atención de los medios.

El martes, Ricardo Velásquez Parker, diputado de la conservadora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), pidió a la Asamblea Legislativa que inicie el proceso de destitución de Bukele por presuntamente incapacitado mental para continuar en la presidencia. Citó los ataques de Bukele al congreso y lo acusó de sembrar división en el país.

Pero el miércoles Carlos Reyes, líder de los integrantes de Arena en la asamblea, dijo que “en este momento no está prevista la destitución del presidente, eso debe quedar claro para el pueblo salvadoreño”.

“Esa es la propuesta individual de un diputado”, dijo Reyes. “Ahora mismo lo que necesita el país es estabilidad. Todos necesitamos trabajar juntos".

Fue un tono sorprendentemente diferente al del martes, cuando la propuesta recibió el apoyo de Arena, el Partido Demócrata Cristiano y el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, que juntos tienen suficientes escaños en la asamblea para sacar adelante la iniciativa.

Bukele goza de altos niveles de apoyo popular en El Salvador y se espera que su partido Nuevas Ideas domine las elecciones legislativas y locales a finales de este mes. Podría darle al presidente de 39 años el apoyo legislativo que le ha faltado durante sus primeros dos años en el cargo.

Pero también ha suscitado preocupación entre algunos observadores de que Bukele pueda perseguir de manera más agresiva a sus enemigos. Ha enfrentado críticas por sus ataques a otras instituciones democráticas, incluida la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema.

El presidente calificó el martes el anuncio de la oposición como un "intento de golpe de Estado parlamentario".

El miércoles, continuó esa línea y dijo que "lo único que está pasando es que están dando marcha atrás después de ver la gigantesca indignación popular". Acusó a los partidos de oposición de un esfuerzo coordinado que ahora intentaban culpar a un solo legislador.