¿Qué dicen los expertos allegados sobre la candidatura de Ron DeSantis a la presidencia en 2024?

Parece que el gobernador de Florida y Donald Trump son la peor pesadilla del otro con cada día que pasa

Eric Garcia
martes 23 agosto 2022 17:17
Donald Trump se cobra su venganza ante Liz Cheney en las primarias republicanas de Wyoming
Read in English

Cada cierto tiempo, el boletín Inside Washington de The Independent (suscríbete aquí) destacará algunos candidatos potenciales para 2024, en caso de que Joe Biden y Donald Trump no se postulen. Considera este como tu informe de escrutinio.

A finales de la semana pasada, antes de las vacaciones, hablé con algunos financiadores del Partido Republicano y con expertos allegados sobre a quién ven como una posible alternativa a otro mandato de Trump. Y está bastante claro que muchos donantes tienen sus ojos puestos en un hombre: Ron DeSantis.

El gobernador de Florida se ha convertido en el chico de oro conservador en los últimos dos años gracias a su enfoque laxo para combatir la pandemia de covid-19 y su postura de “hombre rudo”, así como algunas victorias políticas significativas para los conservadores. Ahora parece estar atrayendo la atención no solo de los republicanos, sino también de los demócratas. El gobernador de California, Gavin Newsom, cuya popularidad ha aumentado desde que salió victorioso de una destitución respaldada por los conservadores el año pasado, publicó un anuncio durante el fin de semana festivo criticando a DeSantis e instando a las personas a las que no les agrada que se vayan a California.

Todo esto significa que las apuestas por DeSantis han subido. Pero no está garantizado que pueda ganar.

Los donantes: en enero, un informante me dijo que el gobernador estaba tratando de recaudar US$150 millones para su campaña de reelección. El martes, CNN informó que hasta ahora se ha embolsado US$100 millones. Muchos de los contribuidores económicos más importantes del Partido Republicano parecen estar respaldándolo y, como informó Politico el mes pasado, muchos de los antiguos donantes de Trump ahora corrieron en masa hacia DeSantis. Eric Levine, un importante recaudador de fondos del Partido Republicano, me dijo que las revelaciones sobre el 6 de enero han sacudido la confianza de muchos financiadores de Trump.

La recaudación de fondos, por supuesto, no solo ayuda con los recursos; ver a los donantes invirtiendo en un candidato les da una señal a los votantes de que es alguien a quien vale la pena apoyar.

Los enemigos convenientes: a pesar de toda la indignación que atrajo DeSantis cuando firmó el infame proyecto de ley “Don’t Say Gay” [No digas gay], la legislación también fue una señal para los votantes de base conservadores de que está preparado para luchar contra los dos grupos a los que les encanta atacar: los activistas de derechos LGBTQ+ y al Hollywood liberal, cuando firmó la legislación que disolvía el acuerdo de autogobierno de Disney.

“Creo que lo que ha hecho es envalentonar a los líderes republicanos de todo el país para que sientan que pueden enfrentarse a guerras culturales, que pueden enfrentarse a los Disney del mundo”, me dijo el recaudador de fondos de Florida.

Esto, por supuesto, ignora el hecho de que Disney ha hecho contribuciones generosas al gobernador en el pasado. Pero como dijo David Frum de The Atlantic, muestra que mientras Trump está preocupado por alimentar sus propios rencores, DeSantis está apuntando con láser a su objetivo de “poseer las libertades”. Y cuando Trump se queja de elecciones supuestamente robadas, DeSantis, por otro lado, promulga proyectos de ley de “integridad electoral”.

Apoyo cruzado: si bien DeSantis se está ganando los corazones, las mentes y las billeteras de los fieles del partido, la parte menos examinada de su historial ha sido el hecho de que, como gobernador, aumentó el salario de los maestros y priorizó la restauración de los Everglades de Florida. Podría argumentar ante los donantes y los votantes de base que estas medidas ablandarán a los independientes y a los demócratas moderados, dos grupos cruciales que podrían no aceptar la carnada que está lanzando.

Por supuesto, hay razones por las que podría no postularse, y es bastante relevante...

Trump: el mayor obstáculo para DeSantis en 2024 es el control del expresidente sobre el Partido Republicano. Trump podría decir fácilmente que durante la contienda de 2020, logró avances entre las personas de color de la clase trabajadora y mejoró su margen en el Estado del Sol. Del mismo modo, si bien el ecosistema del expresidente ha enviado algunos indicios de que está vigilando a DeSantis, Trump todavía no ataca directamente al gobernador, a quien ve como un producto de su propio movimiento.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in