‘95% de los estadounidenses apoyarían el discurso de Biden’: opiniones sobre lo dicho por el presidente de EE. UU.

Los críticos en los medios cuestionan hasta dónde llega la responsabilidad de Biden

John Bowden
martes 17 agosto 2021 22:20
Joe Biden defendió enérgicamente la salida de las tropas de su país de Afganistán
Read in English

El discurso nacional del presidente Joe Biden el lunes después de la caída de Kabul ante las fuerzas talibanes provocó reacciones encontradas en los medios de comunicación y en la esfera política más amplia de Washington. Muchos pidieron que la administración de Biden reconozca su incapacidad para expulsar a un mayor número de estadounidenses del país antes que cayera en manos de los talibanes.

El presidente le comunicó al pueblo estadounidense que respaldaba “de lleno” su decisión de retirar las tropas de combate del país para fines de agosto y proceder con la retirada militar iniciada por el expresidente Donald Trump, y defendió esa decisión como moralmente correcta. Al no ver garantía de lograr un mejor resultado si las tropas permanecen durante años o décadas.

“Soy el presidente de los Estados Unidos de América, y la pelota acaba conmigo. Estoy profundamente entristecido por los hechos que enfrentamos ahora. Pero no me arrepiento de mi decisión de poner fin a la guerra de Estados Unidos en Afganistán”, manifestó.

Si bien el discurso fue criticado en gran medida en el Reino Unido, donde legisladores de todos los lados del espectro político criticaron a Biden por “abandonar” al pueblo afgano, pocos estadounidenses, aparte de algunos conservadores de línea dura, no estuvieron de acuerdo con la decisión del presidente de continuar con la retirada.

Una amplia mayoría de estadounidenses estuvo de acuerdo a principios de este año en que poner fin a la participación de Estados Unidos en la guerra era lo mejor para el país. El apoyo a la retirada ha caído significativamente en los últimos días en medio de la naturaleza caótica de la salida, pero aún se mantiene alrededor del 50 por ciento, según una encuesta de esta semana realizada por Morning Consult and Politico.

“El 95 por ciento del pueblo estadounidense estará de acuerdo con todo lo que acaba de decir”, declaró Nicole Wallace, exsecretaria de prensa del presidente George W. Bush, en su programa de MSNBC después del discurso de Biden.

“El noventa y cinco por ciento de la prensa que cubre esta Casa Blanca no estará de acuerdo. Y que un presidente estadounidense finalmente esté completamente alineado con una mayoría tan abrumadora de lo que el pueblo estadounidense piensa sobre Afganistán es probablemente un tremendo alivio para el pueblo norteamericano”, continuó.

Sin embargo, en el discurso se mencionó menos la logística de la evacuación estadounidense del aeropuerto Hamid Karzai. El presidente no explicó cómo los ciudadanos estadounidenses que no pudieron llegar al aeropuerto saldrían físicamente del país. No se refirió a las impactantes escenas que se desarrollaron en la pista del aeropuerto, donde las fuerzas estadounidenses intentaron controlar a las multitudes desesperadas de cientos de afganos, de los cuales se vio a decenas tratando de aferrarse físicamente a los aviones que partían.

Leer más: América primero: cómo Trump y luego Biden arruinaron la retirada de Estados Unidos de Afganistán

Los funcionarios confirmaron a varios medios de comunicación durante el día pasado que varias personas fueron atropelladas por un AC-130 que partía y las mató, mientras que al menos otras dos personas supuestamente armadas fueron baleadas por tropas estadounidenses. Había poca información disponible sobre el tiroteo.

Otros videos horripilantes mostraron a personas cayendo a la muerte desde los lados de aviones militares después del despegue, y multitudes masivas persiguiendo aviones que partían en la pista.

Biden y su administración aún tienen que dar una respuesta coherente a la conmoción y la consternación que se reflejó en los medios de comunicación cuando esas imágenes se reprodujeron en las pantallas de televisión. Ofreció solo un defensor en la forma de Antony Blinken, el secretario de Estado de EE. UU., quien insistió el domingo que la situación “no era Saigón”, refiriéndose a la retirada de Estados Unidos del sur de Vietnam al final de la guerra de Vietnam.

Los pedidos de respuestas sobre esos aspectos de la situación aumentaron el lunes después del discurso de Biden, y los presentadores de noticias, reporteros y otros criticaron a la Casa Blanca sobre por qué aún no ha proporcionado una salida a los miles de estadounidenses que se estima se encuentran en Afganistán y no pueden hacerlos llegar al aeropuerto de Kabul, o asumir la responsabilidad del caos absoluto y la situación de pesadilla en la pista.

“[Él] no explicó por qué, meses después de haber prometido retirarse en septiembre, él y su administración se vieron obligados a realizar una evacuación frenética que puso en peligro tanto a los ciudadanos estadounidenses como a los afganos que habían ayudado al esfuerzo estadounidense”, escribieron sobre la Casa Blanca los reporteros del Washington Post.

“Hay una reactividad por parte de la administración en lugar de proactividad en términos [de] … lo que ha sucedido con las evacuaciones de Afganistán”, agregó Maggie Haberman de The New York Times en Twitter.

En las noticias por cable y redes, los periodistas fueron igualmente críticos con la situación.

“Realmente no se dio ni aceptó ninguna culpa por la salida catastrófica que hemos estado viendo en la televisión en los últimos días”, señaló Jake Tapper de CNN el lunes.

“Estados Unidos tuvo meses y meses para prepararse para una evacuación más ordenada, para un cierre más ordenado de las bases estadounidenses, para una transición de poder más ordenada”, declaró Richard Engel de NBC.

Biden regresó a Camp David el martes. El mismo día, la Casa Blanca recibió las primeras preguntas al aire de la semana de los periodistas, y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan manifestó que el presidente estaba “desconsolado” por la situación que se estaba desarrollando en Afganistán, y agregó que Estados Unidos había “realizado ajustes” a su estrategia para evitar que se desate más caos en el aeropuerto.

La estrategia de medios de la administración durante el fin de semana también fue reprendida rotundamente, ya que Psaki parecía estar de vacaciones y Biden no estaba en la Casa Blanca, sino que regresaba al retiro presidencial en Camp David. El discurso de Biden el lunes se produjo después de un silencio casi total de la Casa Blanca el domingo, inclusive con llamadas por parte aliados de la administración, como el exsecretario de prensa de Obama, Robert Gibbs, para que Biden se presentara y háblese.

“Ojalá termine muy pronto. Es imperativo que el presidente hable a la nación y al mundo”, expuso Gibbs la madrugada del lunes, cuando aún no estaba claro si Biden planeaba dirigirse a la nación. “Debe exponer nuevamente el razonamiento detrás de sus decisiones, cómo ve el futuro de esta región y qué se debe hacer para evitar otro refugio seguro para que al-Qaeda planee ataques”.