Trump celebra Navidad con furiosa diatriba de que Estados Unidos está “muriendo desde adentro”

El expresidente sigue envuelto en múltiples casos civiles y penales

John Bowden,Andrew Feinberg
lunes 26 diciembre 2022 19:07
Jan 6 committee votes to recommend criminal charges against Donald Trump
Read in English

Donald Trump decidió no repartir alegría y felicidad y prefirió declarar que Estados Unidos estaba “muriendo desde adentro” al felicitar a los estadounidenses el domingo, y arremetió en una serie de publicaciones en su plataforma Truth Social.

El expresidente, descrito en un reciente reportaje de la revista New York Magazine como una persona conectada solo con un pequeño círculo de ayudantes y asesores en su tercer intento por llegar a la Casa Blanca, sigue refugiado en Mar-a-Lago y sus otras propiedades de Florida, mientras se enfrenta a una serie de investigaciones penales y civiles.

Esos problemas persistentes se reflejaron en el estado de ánimo de Trump el domingo en la mañana, cuando destacó el frío fulminante que gran parte del país está enfrentando esta Navidad y culpó a sus enemigos políticos por destruir la sociedad estadounidense y, en particular, por no hacer más para reprimir la inmigración ilegal en la frontera sur.

“En este día de Navidad muy frío pero hermoso, miren a nuestra nación AHORA en la frontera sur en comparación con hace poco tiempo durante la administración de Trump”, escribió Trump.

“Tuvimos la frontera más SEGURA de nuestra historia, en comparación con el ‘espectáculo de terror’ que está sucediendo ahora, con un número récord de personas, muchos de ellos delincuentes endurecidos (incluidos asesinos, traficantes de personas y traficantes de drogas), LLEGANDO A NUESTRO PAÍS a un ritmo que nunca antes habíamos visto. ¡¡¡EEUU está muriendo desde adentro!!!”, declaró.

Pero el expresidente no se conformó con eso. Publicó un segundo comentario enojado minutos después, que concluía: “HOY, COMO NUNCA ANTES, SOMOS UNA NACIÓN EN DECLIVE, ¡UNA NACIÓN QUE SE HUNDE!”.

Más tarde reanudó sus airados comentarios con una serie de misivas en la tarde de Navidad, entre ellas una en la que acusaba a los demócratas de haber “convertido el sistema de justicia penal en un arma a un nivel nunca visto”, añadió que esos esfuerzos incluyen “elecciones sin fronteras y fraudulentas” y afirmaba que Estados Unidos tiene “problemas tercermundistas”.

Por otra parte, condenó el texto de reforma de la Ley de Recuento Electoral incluido en el proyecto de ley de asignaciones presupuestarias para el año fiscal 2023 que ahora se dirige al escritorio del presidente Joe Biden para su firma.

Trump ha afirmado en repetidas ocasiones que el impulso legislativo para aclarar la ley de 1887 que rige cómo el Congreso cuenta los votos electorales demuestra que tenía razón al creer que su exvicepresidente, Mike Pence, tenía el poder de rechazar unilateralmente los votos de los estados indecisos que Biden ganó en 2020.

Ningún experto acreditado en la legislación estadounidense de la constitución de los EEUU ha respaldado las afirmaciones de Trump, pero este ha insistido en sugerir que Pence podría haberse declarado a sí mismo y a Trump ganadores de las elecciones de 2020 en contra de los deseos de los votantes estadounidenses.

Afirmó el domingo que Pence “de hecho tenía el poder de enviar los votos electorales de vuelta a las legislaturas estatales para su reaprobación a pesar de las constantes críticas de los demócratas y RINOS (republicanos solo de nombre) de que ‘ABSOLUTAMENTE NO HIZO’” y señaló que el proyecto de ley de asignaciones integral tiene “texto aclaratorio”.

“Entonces, ¿por qué el nuevo texto? ¡Porque fue solo otra estafa política!” añadió.

Trump se postuló para presidente en 2016 con la promesa de construir una barrera física a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México para controlar la inmigración ilegal. Esa barrera nunca se completó, aunque la administración de Biden continuó con algunos esfuerzos de construcción y reparación después de asumir el control en 2021.

Su despotrique fue una muestra de lo que muchos corresponsales del universo Trump han denunciado a través de entrevistas de primera mano con el presidente y sus aliados, así como del análisis de sus actos públicos, que han cesado al menos temporalmente tras la conclusión de las elecciones intermedias de 2022: que el expresidente está ahora centrado en poco más que vengarse de Joe Biden y los demás a los que considera responsables de su derrota política en 2020.

El expresidente ahora se encuentra en un terreno electoral más inestable que nunca. Sus rivales en el Partido Republicano detectaron debilidades después de que sus acólitos elegidos Kari Lake, Doug Mastriano, Herschel Walker y otros fracasaron en las contiendas de mitad de periodo de este año, lo que llevó a los demócratas a retener el control del Senado y evitar por poco el control republicano de la Cámara.

Y sigue acosado por las investigaciones penales de los esfuerzos de su campaña para anular los resultados de las elecciones de 2020 en Georgia, sin mencionar la investigación en curso del gran jurado del Departamento de Justicia sobre el 6 de enero y el esfuerzo por obstruir la transferencia pacífica de poder a Biden.

Su empresa, la Trump Organization, también fue condenada recientemente por un esquema para proteger el pago de ejecutivos de las autoridades fiscales.

Traducción de Michelle Padilla

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in