Miembros de la Casa Blanca critican a Biden sobre la gestión en Afganistán: “absolutamente consternados”

Sus comentarios se producen después de la defensa más contundente del presidente de su manejo de la situación hasta el momento

John Bowden
viernes 03 septiembre 2021 23:07
Occidente espera gestos de los talibanes antes de decidir qué relación entabla con ellos
Read in English

El presidente Joe Biden se enfrenta a la prueba más seria de su primer año en el cargo, ya que amplias franjas del público estadounidense dicen que desaprueban la forma en que manejó la retirada estadounidense de Afganistán.

Esa crítica a la gestión de las evacuaciones por parte de su administración también existe dentro de la Casa Blanca.

Dos funcionarios de la Casa Blanca manifestaron su consternación por el resultado final de los esfuerzos de Biden para sacar del país a estadounidenses y civiles afganos vulnerables en entrevistas con Politico publicadas el jueves; uno de los funcionarios expresó al medio de comunicación que estaban “absolutamente consternados y literalmente horrorizados” de que más de 100 estadounidenses permanecieran en el país después de que el último vuelo partiera del aeropuerto internacional Hamid Karzai, incluidos algunos que habían dicho que querían irse.

“Fue un rescate de rehenes de miles de estadounidenses bajo la apariencia de un NEO [operaciones de evacuación de no combatientes], y hemos fallado esa misión que se debió llevar a cabo sin fallas”, agregó ese funcionario a Politico.

Un segundo funcionario calificó la misión de Estados Unidos en Afganistán como incompleta mientras los estadounidenses que quisieran irse permanecieran en el país.

Sus comentarios se producen después de la defensa más contundente del presidente de su manejo de la situación hasta el momento, que se produjo en forma de un discurso nacional el martes en el que Biden señaló que no estaba dispuesto a mantener tropas en el país indefinidamente para continuar extrayendo estadounidenses.

“No iba a extender esta guerra para siempre, y no iba a extender una salida para siempre”, declaró Biden.

“En resumen, el 90 por ciento de los estadounidenses que estaban en Afganistán y que querían irse pudieron marcharse”, continuó el presidente, y agregó a quienes todavía están allí: “Seguimos comprometidos con sacarlos si quieren salir”.

Leer más: ¿Usó Estados Unidos una nueva “bomba ninja” con cuchillas en lugar de explosivos para eliminar a los militantes del Isis-K?

El presidente ha estado a la defensiva frente a figuras tanto republicanas como demócratas en el Capitolio que critican a la Casa Blanca por el caos que se desarrolló cuando la capital de Afganistán cayó ante los talibanes, mientras muchos se preguntan cómo el aparato de inteligencia de Estados Unidos aparentemente fue tomado por sorpresa. En lo que respecta a la velocidad con la que los talibanes invadieron todo el país.

Lo que no ayuda a la situación de Biden son sus propias declaraciones de julio, cuando expresó confianza en la capacidad del gobierno derrocado de Afganistán para derrotar a los talibanes, y los nuevos informes que afirman que le pidió al expresidente afgano Ashraf Ghani que hiciera declaraciones similares independientemente de si reflejó la realidad de la situación.

Las evacuaciones estadounidenses del país concluyeron pocas horas después de que funcionarios estadounidenses anunciaran que un segundo intento de ataque terrorista en el aeropuerto por presuntos militantes de Isis-k había sido frustrado con un asalto con drones.

Sin embargo, más tarde se reveló en informes de los medios locales que el ataque provocó la muerte de más civiles, incluidos siete niños, de los que mató a presuntos militantes luego de un ataque explosivo del propio dron o la detonación secundaria de un IED transportado por un vehículo que destruyó por completo una casa cercana y mató a toda una familia.

Una mayoría constante de estadounidenses ha apoyado la retirada de Afganistán durante años. En el transcurso de los casi 20 años de guerra de Estados Unidos en el país, murieron más de 171 mil afganos, incluidos decenas de miles de civiles, así como aproximadamente 2,500 militares estadounidenses.

Estados Unidos firmó un acuerdo con funcionarios talibanes el año pasado para comenzar una retirada del país bajo el mandato del expresidente Donald Trump, un proceso que Biden continuó y extendió desde mayo hasta finales de agosto después de que asumió el cargo.