Primeros días de vida bajo el régimen talibán: “Mi hija no ha ido a la escuela en dos semanas”

“No hay mujeres en las calles ahora. Incluso si ves a alguien, estará completamente cubierta con una burka”

Stuti Mishra
viernes 03 septiembre 2021 01:05
Afghanistan all-girls robotics team: 'We didn't want our story ended by the Taliban’
Read in English

Con el último grupo de tropas estadounidenses fuera de Afganistán el martes y el proceso de evacuación terminado, las mujeres se ven obligadas a tomar decisiones personales desgarradoras para poder sobrevivir bajo el ultra religioso y conservador régimen talibán.

Casi cuatro millones de afganos bajo el pleno dominio de los talibanes ahora temen que sus vidas no sigan siendo las mismas, ya que el grupo de línea dura impone duras restricciones mientras finalizan un nuevo marco de gobernanza.

A pesar de los altos reclamos de un gobierno progresista por parte de los talibanes, las mujeres están quemando la ropa que el régimen extremista probablemente desaprobaría, los hombres se están volviendo a dejar la barba, las escuelas y universidades se están preparando para segregar clases y las oficinas están despidiendo a las empleadas.

“Mi hija de 10 años no ha ido a la escuela en las últimas dos semanas”, dijo a The Independent un ex empleado del gobierno que deseaba permanecer en el anonimato. “No son bienvenidas en la escuela en este momento. El director nos dijo que no la enviáramos".

“La escuela dice que tienen que hacer arreglos para dividir la clase entre niñas y niños”, agregó.

El hombre de 50 años dijo que su familia dejó su hogar ancestral en Kabul y se mudó a un área remota donde se sienten más seguros.

“Ahora no hay mujeres en las calles. Incluso si ves a alguien, estará completamente cubierta con un burka”, dijo, mientras le preocupaba que su hija también tuviera que usar un burka para poder ir a la escuela.

“En todos estos años en Kabul, pude vivir sin burka. Pero ahora he comprado una. Es mejor estar preparada”,dijo a The Independent una estudiante de medicina de 23 años que no tiene claro su futuro profesional y personal. “Todos estamos esperando saber cuáles son las nuevas reglas. Pero en este punto, todo el mundo está en la oscuridad".

Leer más: Marjorie Taylor Greene amenaza a las compañías telefónicas si entregan registros del 6 de enero

“He estado llorando desde esta mañana. Mi hermano salió y me compró una burka, hoy quemé los jeans. Estaba llorando y quemándolos, quemé mis esperanzas con ellos. Ya nada me hará feliz. Solo estoy esperando mi muerte, ya no quiero esta vida”, dijo a The Guardian Arifa Ahmadi, una residente local.

Ahmadi también perdió el trabajo al que se incorporó hace unas semanas después de años de arduo trabajo. “Intenté mucho conseguir un trabajo en una oficina de aduanas en Farah y lo conseguí. Lo celebré con mis amigos. Los invité a mi casa. Estábamos muy felices”, dijo Ahmadi a The Guardian. “Pero lo perdí solo después de tres semanas. Los talibanes pidieron a muchas mujeres que abandonaran la oficina. Mientras miraba la situación, ni siquiera intenté regresar".

Ella agregó: "Un hombre con una larga barba está sentado en mi silla ahora".

“Perdimos nuestra libertad y también la poca sensación de seguridad que sentíamos bajo el gobierno de Ashraf Ghani antes del gobierno de los talibanes. Como mujer afgana, solo puedo sentir inseguridad, devastación y desesperanza. No hay esperanza de mejores días”, dijo una ex empleada del gobierno a This Week In Asia.

Si bien las nuevas formas del país son particularmente sombrías para las mujeres, los hombres también han tenido que incorporar cambios en sus vidas.

“Decidí dejarme crecer la barba y usar ropa tradicional afgana como primera medida de precaución para evitar su amenaza”, dijo a The Guardian Jabar Rahmani, un residente de la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif.

Miles de afganos ya han huido por temor a las represalias de los talibanes. Más de 123 mil personas fueron evacuadas de Kabul en un puente aéreo masivo pero caótico por parte de Estados Unidos y sus aliados durante las últimas dos semanas, pero decenas de miles que querían irse todavía se quedan atrás.