Biden levantaría restricciones por pandemia de la era Trump en la frontera entre EE.UU. y México

La Casa Blanca “planea múltiples contingencias” mientras los defensores de la inmigración reportan miles de abusos contra los derechos humanos a lo largo de la frontera sur bajo el Título 42

Alex Woodward
Miércoles, 30 de marzo de 2022 19:29 EDT

Frontera EE.UU.-México: críticas a la política de inmigración de Biden

Read in English

Se espera que la administración del presidente Joe Biden levante una orden de salud pública impuesta por Donald Trump que bloqueó a la mayoría de los solicitantes de asilo en la frontera entre EE.UU. y México durante la pandemia del covid-19, según reportes que citan a funcionarios de la administración.

Las llamadas disposiciones del Título 42 invocadas por los CDC (Centros de Control y Prevención de Enfermedades) de EE.UU. al comienzo de la crisis de salud pública suspendieron efectivamente las solicitudes de asilo en los puntos de entrada, lo que llevó a la expulsión inmediata de 1,7 millones de personas sin presentar sus casos, según los datos de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU.

Se espera que la administración revoque la orden antes del 23 de mayo, y los funcionarios de los CDC anunciarán su decisión sobre la prórroga de la autoridad de la orden esta semana, según reportes de Associated Press, The Wall Street Journal y CNN.

A principios de este mes, los CDC flexibilizaron sus criterios para eximir de la expulsión a los niños no acompañados y no ciudadanos, y el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. también ha autorizado a los agentes, “caso por caso”, a eximir a los ciudadanos ucranianos tras el asalto de Rusia al país.

Mientras que la administración se ha movido para aliviar algunas restricciones fronterizas de la era de Trump después de la agenda antiinmigración de línea dura de su predecesor, los defensores y los legisladores progresistas han presionado a la Casa Blanca para levantar la orden, señalando las crecientes crisis humanitarias a lo largo de la frontera sur, una serie de sentencias judiciales y los abusos de derechos humanos que enfrentan los solicitantes de asilo que han sido rechazados en la frontera hacia territorios más peligrosos y vulnerables.

La directora de comunicaciones de la Casa Blanca, Kate Bedingfield, declaró a los periodistas el 30 de marzo que la administración ha “aplazado durante mucho tiempo” el destino del Título 42 a los CDC.

“Dicho esto, por supuesto que estamos planificando para múltiples contingencias”, comentó a los periodistas, añadiendo que la administración espera una “afluencia” de personas a la frontera en caso de que se levanten las restricciones por la pandemia.

La legislación de EE.UU. establece que cualquier persona que entre en el país puede solicitar asilo, una forma de protección humanitaria para quienes huyen de la violencia y la persecución de sus países de origen. Los críticos han acusado a la administración de basarse en las disposiciones del Título 42 para eludir la legislación de EE.UU. y las obligaciones derivadas de los tratados internacionales, ya que los funcionarios de la Casa Blanca han señalado en repetidas ocasiones el desmantelamiento del sistema de inmigración del país por parte de la administración Trump.

Una coalición de organizaciones de derechos humanos identificó casi 10.000 reportes de secuestros, violaciones y otras agresiones violentas contra personas bloqueadas en la frontera o expulsadas a México bajo el Título 42 bajo la administración de Biden.

Según la organización de derechos humanos WOLA, casi 14.000 haitianos han sido expulsados en virtud de esta disposición, devolviéndolos a un país que se encuentra en una situación de terremotos y caos político.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. señalaron que se espera que lleguen hasta 18.000 inmigrantes al día, mientras que el número de casos pendientes en los tribunales de inmigración ha aumentado a más de 1,7 millones.

Los defensores argumentan que el aumento de migrantes es un incremento previsible tras dos años de rechazos y expulsiones, al tiempo que piden a la administración a dotar de personal drásticamente a sus tribunales de inmigración y al sistema de asilo.

Se espera que las agencias federales, en coordinación con las autoridades estatales y locales, proporcionen apoyo, incluyendo asistencia médica e instalaciones temporales para procesar a los migrantes que lleguen a la frontera, en caso de que se levante la orden.

John Bowden contribuyó reportando desde Washington, DC

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in