¿William Barr renuncia por decisión propia o fue forzado a dejar el Departamento de Justicia?

El Fiscal General anunció su salida a partir del 23 de diciembre

Andrew Feinberg@AndrewFeinberg
martes 15 diciembre 2020 16:26
<p>Barr fue criticado en los últimos días por el presidente Trump</p>

Barr fue criticado en los últimos días por el presidente Trump

Read in English

Momentos después de que los 55 votos electorales de California convirtieran oficialmente a Joe Biden en el presidente electo de los Estados Unidos, el hombre al que reemplazará en 37 días reaccionó de la misma manera que lo hizo después de que los votantes lo reprendieron severamente en las urnas hace dos años: expulsó a un fiscal general que se había negado a violar las políticas del Departamento de Justicia para su beneficio político.

"Acabo de tener una reunión muy agradable con el Fiscal General Bill Barr en la Casa Blanca. Nuestra relación ha sido muy buena, ¡él ha hecho un trabajo excelente!", Trump tuiteó, y agregó que Barr se iría justo antes de Navidad para “pasar las vacaciones con su familia”.

Una carta de renuncia adjunta reveló que Barr había pasado parte de la reunión esforzándose por "actualizar [a Trump] sobre la revisión del Departamento de las acusaciones de fraude electoral en las elecciones de 2020 y cómo estas acusaciones continuarán siendo perseguidas" (Barr dijo recientemente a Associated Press que no se ha encontrado ningún fraude) y señaló que se sentía "muy honrado" de haber tenido la oportunidad de desempeñarse una vez más como Fiscal General, cargo que ocupó anteriormente durante la segunda mitad de la administración de George HW Bush. Después de dedicar varios párrafos a elogiar al presidente, Barr cerró la misiva señalando que su segundo período como el principal procurador de justicia del país llegará a su fin el 23 de diciembre.

Si bien varios medios de comunicación habían informado en los últimos días que Barr había planeado quedarse hasta el final del mandato de Trump de la misma manera que lo había hecho con el presidente Bush, él, al igual que su predecesor Jeff Sessions, había perdido la confianza de Trump debido a una negativa a cruzar una línea ética.

Sessions había pasado casi todos sus dos años al frente del Departamento de Justicia como un objetivo del odio del presidente y sus partidarios gracias a su decisión de seguir el consejo de expertos en ética profesional que le aconsejaron que, como exasesor de Trump en su carrera presidencia de  2016, se recusase de cualquier asunto que pudiera involucrar la campaña del presidente.

Pero, ¿qué línea fue la que empujó la paciencia de Trump con uno de sus asesores más confiable y leal más allá de su límite?

La misma línea que el exdirector del FBI James Comey pudo haber hecho que Trump eligiera al cruzar hace poco más de cuatro años.

Fue Comey quien puso de cabeza la carrera presidencial de 2016 el 28 de octubre de ese año al revelar, en una carta al Congreso, que la Oficina había reabierto la investigación sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado por parte de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, después de encontrar rastros de correos electrónicos en una computadora portátil perteneciente al esposo de una asesora de Clinton en el curso de una investigación no relacionada. 

Una segunda carta, enviada tres días antes de las elecciones del 9 de noviembre, alertó al Congreso de que el FBI no cambiaría su recomendación de que Clinton no fuera acusada de ningún delito, pero después de nueve días de cobertura mediática ininterrumpida de la primera carta, el daño fue hecho.

Seis meses después, en un memorando a Sessions, el entonces fiscal general adjunto Rod Rosenstein señaló que numerosos exfiscales generales y fiscales adjuntos habían denunciado enérgicamente que las acciones preelectorales de Comey rompían con reglas históricas que requerían que el departamento se abstuviera de realizar anuncios o acciones abiertas, que podrían afectar una elección dentro de los 60 a 90 días anteriores al día de la votación. Fue ese incumplimiento del protocolo (y otros) lo que formó la columna vertebral de la recomendación de Rosenstein de que Trump despidiera a Comey.

Durante su mandato, Barr ha sido un pararrayos dispuesto a las críticas de los expertos legales y exfuncionarios del Departamento de Justicia que criticaron lo que dicen que ha sido una voluntad de su parte de politizar al Departamento de Justicia para cumplir los objetivos de Trump, incluida la emisión de una declaración sobre el informe del exfiscal especial Robert Mueller sobre la investigación de los vínculos entre Rusia y la campaña de Trump de 2016 que minimizó en gran medida sus hallazgos, anuló las recomendaciones de sentencia de los fiscales para el confidente del presidente, Roger Stone, y presionó para retirar los cargos contra el exasesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn.

Sin embargo, al final, Barr no cruzaría una línea: no pondría su pulgar en la balanza al revelar públicamente que su departamento ha estado investigando si el hijo de Biden, Hunter Biden, ha violado alguna ley fiscal federal.

Según The Wall Street Journal, una investigación sobre los impuestos Hunter Biden había estado en curso durante algún tiempo, pero Barr había trabajado para mantenerlo en secreto de conformidad con esa política de larga data.

Durante una entrevista el sábado con Fox News, Trump dijo que estaba "decepcionado" con la decisión de Barr y mencionó que el futuro exfiscal general "debería haber dado un paso al frente".

Pero Trump, que se ha jactado de no necesitar leer, podría haber visto venir la adhesión de Barr a la tradición si hubiera investigado un poco sobre él.

En 1992, cuando presidente Bush estaba enfrascado en una feroz batalla de reelección contra el entonces gobernador de Arkansas, Bill Clinton, cuya participación en un fallido acuerdo de tierras en Arkansas estaba siendo investigado por el FBI.

Cuando los funcionarios del FBI parecieron presionar al entonces fiscal federal de Arkansas, Charles Banks, para que tomara medidas (como emitir citaciones) que se habrían hecho públicas antes del día de las elecciones, Banks rechazó y escribió: "Ni yo personalmente ni esta oficina participaremos en ninguna fase de tal investigación... antes del 3 de noviembre de 1992".

"Para mí, personalmente, participar en una investigación que sé que conducirá o podría conducir fácilmente al escenario anteriormente mencionado y a la posible negación de derechos debido a los objetivos, sujetos, testigos o acusados es inapropiado. Creo que equivale a una mala conducta del fiscal y viola la regla fundamental más básica de la política del Departamento de Justicia", escribió.

La investigación no se hizo de conocimiento público hasta después de que Clinton derrotara a Bush (quien siguió siendo el presidente de un un solo periodo más reciente hasta la victoria de Biden sobre Trump), pero tres años después, cuando los iracundos republicanos de un comité del Senado que investigaba el acuerdo le preguntaron a Barr sobre la decisión de Banks (que ellos insinuaron que pudo haberle costado a Bush la elección), Barr dijo que sabía "conocer la base para cuestionarla".

"Hay casos en los que el papel de la figura sensible es tal que uno no pensaría que, en última instancia, estaría realmente atada a algo como sujetos u objetivos, y querría asegurarse de que el caso no juega un papel en el proceso electoral asegurando que no se tomen medidas públicas", dijo Barr durante una deposición bajo juramento en 1995. "Basado en lo que sabía... esto entraría en esa categoría".

Cuando la misma situación se presentó un cuarto de siglo después, Barr hizo lo mismo.

En su carta de renuncia, Barr dijo que "incumbe a todos los niveles del gobiern ... hacer todo lo posible para asegurar la integridad de las elecciones y promover la confianza pública en su resultado".

Puede que le haya costado 37 días más en el trabajo, pero al permanecer constante en el seguimiento de esta área de la política del Departamento de Justicia, William Barr pudo haber hecho exactamente eso.