Mientras Maduro sostiene otra farsa electoral, debemos rechazar su apuesta para consolidar su dictadura

Si bien las elecciones legítimas son el mejor camino a seguir para el pueblo venezolano, la comunidad internacional no debe dejarse engañar por el último plan de Maduro para mantenerse en el poder.

Germania Rodriguez Poleo@iamGermania
domingo 06 diciembre 2020 14:25
Guaidó y su oposición respaldada por Estados Unidos dicen que el autoritario presidente Nicolás Maduro no permitirá un voto justo
Guaidó y su oposición respaldada por Estados Unidos dicen que el autoritario presidente Nicolás Maduro no permitirá un voto justo
Read in English

Mientras el régimen venezolano celebra su último circo electoral ilegítimo el domingo, Nicolás Maduro se prepara para consolidar por completo su poder sobre la nación.

La oposición, encabezada por el actual presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, ha decidido boicotear el proceso. La mayoría de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, ha considerado estas elecciones una farsa, ya que carecen de las condiciones para ser consideradas mínimamente competitivas y, por tanto, legítimas.

Las elecciones presidenciales de 2018 , donde Maduro reclamó la victoria, también fueron consideradas ilegítimas, ya que las principales figuras de la oposición fueron perseguidas y se les impidió postularse. Estados Unidos, el Reino Unido y más de 50 países eventualmente reconocieron a Guaidó como el presidente legítimo, luego de una crisis constitucional en la que Maduro creó su propio cuerpo legislativo para eludir a la Asamblea Nacional liderada por la oposición.

En Venezuela, las elecciones no se roban necesariamente manipulando los números, sino haciendo imposible que el otro lado gane. Durante años, las elecciones en Venezuela se han manipulado antes del día de las elecciones.

Las elecciones en el país han sido injustas en el mejor de los casos y fraudulentas en el peor desde al menos 2004, cuando Hugo Chávez pidió una lista de las personas que votaron en su contra en un referéndum, conocida como la " Lista Tascón ", para que su gobierno pudiera perseguirlos, particularmente a aquellos que trabajaban para empresas estatales, como la petrolera PDVSA. Aproximadamente medio millón de empleados públicos fueron despedidos y a muchos otros se les negaron pasaportes o cédulas de indentidad, según Human Rights Watch .

La mayoría de los venezolanos, agotados por la tarea diaria de sobrevivir y decepcionados tanto por los chavistas como por la oposición, probablemente se quedarán en casa durante este último día de elecciones injustas, entregandole a Maduro el último organismo independiente en pie: la Asamblea Nacional.

A estas alturas, Maduro ha prohibido la existencia de la mayoría de los partidos de oposición e incluso se ha apoderado de otros dos importantes. Su régimen también ha encarcelado o exiliado a la mayoría de los líderes de la oposición reconocidos y ha cerrado los medios de comunicación críticos.

Todos los candidatos en la votación del 6 de diciembre son parte del partido gobernante, el PSUV, o de una “oposición” creada por el régimen una vez que los partidos tradicionales de oposición comenzaron a negarse a participar en consultas populares fraudulentas. El régimen se negó a cambiar su organismo de monitoreo electoral totalmente chavista y reemplazó a los observadores internacionales con “compañeros internacionales”, como el aliado de Maduro y ex presidente de Ecuador Rafael Correa.

Ante una comunidad internacional que se niega a reconocer el fraude, el régimen está tan desesperado por que este proceso electoral parezca legítimo, que incluso falsificaron un micrófono de CNN en Español en una de las conferencias de prensa del candidato para que pareciera que los principales medios estaban cubriendo las campañas.

En una muestra impactante de despotismo moderno para que la gente salga a votar, el número dos del régimen, Diosdado Cabello, lanzó una amenaza a los venezolanos mientras hacía campaña en la televisión en vivo. “El que no vota, no come. No hay comida para quien no vota ”, dijo Cabello, uno de los muchos candidatos acusados el domingo de narcotráfico en Estados Unidos.

Se ha informado ampliamente sobre cómo el régimen chavista utiliza sus programas alimentarios como CLAP para garantizar la complacencia y los votos de los pobres. Este control sobre los alimentos es una de las mejores herramientas del régimen para controlar a la población, particularmente a las masas cada vez más hambrientas.

En el período previo a las elecciones, el régimen ha reprimido a las organizaciones independientes que trabajan para aliviar el hambre, incluidas las ONG que alimentan a los barrios más pobres. En una de sus demostraciones más crueles hasta ahora, las fuerzas del régimen allanaron las oficinas y congelaron las cuentas bancarias de la organización benéfica alimentaria Feed the Solidarity el mes pasado, según informó el New York Times .

Para consolidar su dictadora, es importante para el régimen ser la única fuente de alimento para los más necesitados: una de las promesas de campaña del PSUV ha sido que la nueva Asamblea Nacional prohibirá a las ONG recibir fondos internacionales.

Y el régimen ha recurrido a sus jugadores más fuertes para su último impulso hacia el dominio absoluto. Se espera que los exvicepresidentes y hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, e incluso la propia esposa e hijo de Maduro, obtengan escaños legislativos.

Muchos han criticado a la oposición por boicotear estas elecciones y así renunciar a la última institución no controlada por el partido gobernante. Sin embargo, lo que se pierde en este análisis es que la oposición ya lo ha intentado, e incluso cuando han logrado ganar elecciones injustas, el régimen simplemente ha ignorado la voluntad del pueblo.

Esto es lo que sucedió luego de que la oposición obtuvo la mayoría en el cuerpo legislativo en 2015. Primero, Maduro no permitió que el cuerpo implementara la legislación; luego creó su propia asamblea constituyente para reemplazar a la asamblea nacional.

A pesar de la abstención masiva y la falta de reconocimiento de la comunidad internacional, Maduro y sus compinches reclamarán legitimidad después de arrasar con la mayoría de escaños en el parlamento. Dado que van a las elecciones sin oponentes serios, es probable que Maduro controle ahora todas las ramas del poder en Venezuela, uniéndose a Daniel Ortega en Nicaragua y Raúl Castro en Cuba, los únicos otros líderes en la región que gozan de control total sobre sus naciones.

Si bien estas elecciones no serán ampliamente reconocidas internacionalmente, tendrán consecuencias. Lo que dificulta las cosas para Guaidó y la oposición es el hecho de que Estados Unidos y más de 50 naciones más lo reconocieron como presidente interino porque era el líder legítimo de la Asamblea Nacional, pero el mandato de esa Asamblea se agota el 3 de enero.

A pesar de las promesas de su campaña centradas en Florida, es poco probable que el presidente Trump haga algún movimiento en Venezuela antes de que termine su propio mandato, y dependerá de Joe Biden decidir cuál será la próxima estrategia en Venezuela, y si incluirá a Guaidó como líder legítimo de la nación devastada.