¿Qué hemos aprendido de #MeToo? La respuesta está en el caso de Johnny Depp vs Amber Heard

Se suponía que MeToo anunciaría una nueva era con una mayor comprensión de la dinámica de las relaciones abusivas y el maltrato de sobrevivientes de violencia sexual

Katie Edwards
domingo 08 mayo 2022 19:58
Johnny Depp Declara Que Perdió Parte De Un Dedo En Una Pelea Doméstica
Read in English

¿Recuerdas los hashtags: #MeToo, #TimeIsUp, #EnoughisEnough, o #BelieveWomen? Hace solo cinco años parecíamos estar al borde de un cambio radical, finalmente, finalmente cambiando el rumbo contra la misoginia culturalmente arraigada.

El hashtag #MeToo parecía ofrecer un vistazo a la inmensa escala de la violencia sexual, el abuso y el acoso contra las mujeres en todo el mundo.

Se suponía que #MeToo anunciaría una nueva era con una mayor comprensión de la dinámica de las relaciones abusivas, el maltrato de sobrevivientes de violencia sexual y el contexto sociocultural que apoya a los abusadores y les permite esconderse a plena vista.

Cuando se llevó a Harvey Weinstein a rendir cuentas por años de abuso contra las mujeres, pareció indicar que Hollywood ya estaba harto y que las mujeres ahora podrían ser respetadas, incluso creídas.

Pero luego vino el caso Depp vs Heard 2.0, y todo lo que sucedió antes parece no contar para nada.

Esta semana, vimos a una mujer sollozar mientras relataba varias supuestas agresiones sexuales perpetradas por su exmarido. ¿La respuesta? Fue ridiculizada por “sobreactuar” y “lorando sin lágrimas”. Escuchamos sus descripciones de los ataques: los detalles gráficos que tuvo que entregar a una sala de audiencias abarrotada y a una audiencia global. ¿La reacción? Se agregaron filtros de Pinocho a las grabaciones de su testimonio. La miramos mientras susurraba: “Ya no quiero hacer esto… No puedo creer que tenga que hacer esto”. ¿La respuesta en las redes sociales? Burla y creación de memes burlándose de sus expresiones faciales.

No hubo medidas especiales en la corte. Tuvo que subir al estrado, directamente frente al presunto abusador, quien, en un momento, sonrió durante su testimonio. La corte fue tan laxa que cuando la mujer bajó del estrado para el descanso de la mañana, casi choca con el presunto perpetrador cuando salía de la sala.

Como si las tasas de denuncia de violaciones no fueran lo suficientemente escasas, ¿cuántas mujeres considerarían siquiera denunciar la violencia sexual después de presenciar ese trato? ¿Cuántas mujeres se sintieron físicamente enfermas al escuchar el testimonio y luego ver los juicios, insultos y burlas en las redes sociales? ¿Qué diablos pasó con #MeToo?

Resulta que todo lo que deberíamos haber aprendido en los cinco años desde que el movimiento #MeToo se volvió viral es que es completamente insignificante si se trata de una celebridad popular y fantasiosa la que está en el marco. Qué situación tan dolorosa y desgarradoramente deprimente.

No te preocupes, ya conozco la probable respuesta a este artículo. ¿Por qué los seguidores de #MeToo no pueden entender que los hombres también pueden ser víctimas de violencia doméstica? ¡Maldita sea, las mujeres pueden ser tan sexistas! Y, por supuesto, Depp estaba sonriendo durante el testimonio de su exesposa: ¿no te reirías con incredulidad si alguien dijera mentiras escandalosas sobre ti en la corte?

Además, Johnny fue realmente adorable en Edward Scissorhands e hilarante como el Capitán Jack Sparrow. Amber Heard tuvo tanta suerte de tenerlo, debe ser inocente. Nadie tan dulce, divertido y atractivo podría hacer algo tan vil.

Pero eso es lo que pasa con las celebridades como Johnny Depp, los que han existido durante décadas. Se vuelven parte de nuestras vidas, jugando un papel importante en nuestros recuerdos de tiempos pasados. Los hacemos ricos a través de nuestro deseo de conocerlos, tal vez incluso imaginando que tenemos alguna conexión con ellos, y están en nuestros hogares a través de nuestras pantallas de forma regular.

Sus apariencias físicas y voces son tan familiares que creemos erróneamente que realmente conocemos al ser humano privado detrás de la famosa cara. Pero no lo hacemos. Y no podemos.

Sin embargo, el juicio por difamación de Depp vs Heard ha resultado polarizador. Los defensores del honrado Depp escupen insultos misóginos a Heard, afirmando que no odian a las mujeres, y eso que muchos miembros del equipo Depp son mujeres, sino que simplemente odian a Amber Heard por arruinar la vida de Johnny con sus mentiras.

Los fanáticos de Depp están seguros de que su ídolo es un hombre totalmente inocente. Están del lado correcto de la justicia, denunciando a la cínica y despreciable Heard por explotar la cultura de cancelación posterior a #MeToo para beneficiar su propia carrera y su cuenta bancaria.

No importa que Depp ya haya perdido el caso de difamación que presentó contra The Sun por etiquetarlo como un “golpeador de esposas”. No importa que ya haya un fallo de la Corte Superior de que él agredió a su esposa, o que su apelación para revocar el veredicto fue rechazada. Ignoremos los mensajes de texto viles que llaman a Heard “la zorra resbaladiza a la que doné mi semen por un tiempo” y un diccionario de otras blasfemias misóginas.

Para mantenerte al día con las últimas opiniones y comentarios, suscríbete a nuestro boletín informativo semanal gratuito Voices Dispatches haciendo clic aquí

A pesar de todo lo que ha pasado antes y de todo lo que se ha escuchado y mostrado como evidencia, la multitud aún se reúne, aplaudiendo o sosteniendo carteles de #JusticeforJohnny, para recibir a su ídolo en las puertas de la corte. Inmediatamente después del testimonio de su exesposa, lo saludan desde lejos con la mano y le sonríen alentadoramente cuando sale de la sala del tribunal.

Los fanáticos se deleitarán con la pila de gomitas de osito y caramelos en su mesa, y los vídeos de los dibujos y garabatos que hace en su cuaderno de bocetos en la sala de la corte se volverán virales. ¿Son entrañables caprichos —evidencia de la adorable excentricidad de Depp— o una táctica para manejar su TEPT en una situación traumática?

De lo contrario, podrían ser una confirmación más de su inocencia: ¿quién come dulces y hace dibujos cuando está nervioso o preocupado? Lo que sea que signifique, es positivo. Nuestro Johnny es el chico más dulce. Hasta Penélope Cruz lo dice.

¿Heard habría recibido el mismo entendimiento si hubiera llevarlo un paquete de dulces para compartirlo con su equipo legal durante los testimonios opuestos? ¿O si dibujaba retratos en Post-its para la amable aprobación de su abogado? Todo lo contrario. Habría sido absolutamente desollada en las redes sociales por faltarle el respeto a los procedimientos y trivializar y socavar los testimonios de los testigos.

#RIPMeToo.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in