¿Será el último proyecto de J.K. Rowling el golpe de gracia para su reputación?

Cerrarle sus puertas a la comunidad trans, en mi opinión, se convierte en un gran retroceso en la lucha por la igualdad y un monumento al odio

Ryan Coogan
miércoles 14 diciembre 2022 22:56
JK Rowling criticised over ‘transphobic’ tweet about menstruation.mp4
Read in English

Después de cierto punto, uno se cuestiona si J.K. Rowling tiene la impresión de que la palabra “transgénero” significa algo completamente diferente, como “persona araña”.

Puede que un día haya confundido un artículo de noticias con uno de sus manuscritos y entendió todo al revés, y ahora está sentada preguntándose por qué hay tantas columnas defendiendo los derechos de las personas trans si su único objetivo es atrapar a nuestros hijos en sus redes y poner huevos en nuestras bocas.

Todas sus quejas sobre la comunidad trans parecen perfectamente razonables una vez que las reformulas como una lucha contra el inminente azote de los aracnoides. ¿A quién le importa si destroza su reputación en el proceso? Demonios, en todo caso, no está siendo lo suficientemente aracnofóbica.

Me estoy viendo amable, pero hasta hace aproximadamente un año, tenía la esperanza de que estuvieran malinterpretando a Rowling de alguna manera o que simplemente “la leía fuera de contexto”, como insisten sus defensores. Pero le he dado el beneficio de la duda, he visto el contexto y, en todo caso, solo empeora las cosas a medida que pasa el tiempo. Es una pena, porque ella me dio muchos buenos recuerdos cuando era niño, pero al menos para mí, llegó a un punto en el que su postura sobre las personas trans la hace prácticamente irredimible.

Creo que el último emprendimiento de Rowling consolida más o menos su cambio de actitud: Beira’s Place, un servicio exclusivo para mujeres víctimas de abuso sexual que estará ubicado en Edimburgo. El servicio se describe como “creado por mujeres, para mujeres”. Su sitio web dice: “Hay una serie de servicios en Lothian, y de hecho en toda Escocia, que brindan apoyo a los hombres sobrevivientes de abuso doméstico y sexual. Sin embargo, hay pocos, si es que los hay, que sean estrictamente para mujeres”.

Los primeros informes indicaban que el servicio podría estar disponible para las personas trans a pesar de las sugerencias de lo contrario, pero ese ya no parece ser el caso.

Al hablar con el Edinburgh Evening News, una portavoz de Beira’s Place dijo: “Creemos que las mujeres merecen tener la certeza de que, al usar nuestros servicios, no encontrarán a ningún hombre. Cuando corresponda, referiremos a los hombres o personas que se identifiquen como mujeres trans a otros servicios apropiados”.

Para brindar contexto, una mujer trans, Mridul Wadhwa, ha estado a cargo del Edinburgh Rape Crisis Centre desde mayo de 2021. Y hay más centros de casos de crisis por violación en toda Escocia que atienden a mujeres trans. Si bien Beira’s Place pudo haber sido fácilmente una forma de que Rowling contrarrestara las acusaciones de que discrimina a la comunidad trans, para mí, en cambio, parece ser un intento superficial de protegerse de más críticas haciendo algo que supuestamente es bueno, pero en realidad segrega aún más y priva de sus derechos a las personas vulnerables.

Isabelle Kerr, que ayudará a administrar el centro, señaló que Beira’s Place “reconoce que los servicios de violencia sexual efectivos deben ser independientes, enfocarse en las necesidades y brindar servicios sensibles y centrados en las mujeres para que estén libres de la presión de los objetivos políticos actuales”. Esa declaración es algo irónica, ya que la creación y los objetivos del servicio parecen ser explícita y abrumadoramente políticos.

El anuncio se produjo pocos días antes de que el proyecto de ley de reforma del reconocimiento de género en Escocia entre en la fase final del proceso legislativo, que, de aprobarse, facilitará la autoidentificación de las personas trans. Dependiendo de cómo se desarrollen los acontecimientos, el servicio de Rowling podría encontrarse en conflicto con esta nueva legislación, ya que la Ley de Igualdad sigue permitiendo denegar servicios a las personas trans si se consideran proporcionales y legítimos.

Si Beira’s Place hubiera operado de manera similar a otros centros de casos de crisis escoceses, y permitiera que las mujeres trans participaran, podría haber sido una magnífica. El centro para casos de crisis por violación en Edimburgo tiene 18 meses de casos atrasados, y un nuevo servicio realmente podría ayudar a aliviar la presión.

Pero al cerrar sus puertas a la comunidad trans, en mi opinión, se convierte en un gran retroceso en la lucha por la igualdad y un monumento al odio, en lugar del valioso servicio que pudo haber sido. Estoy seguro de que recibiré algún rechazo por decir esto sobre un servicio diseñado para ayudar a las mujeres (que en cualquier escenario, no tengo ninguna duda de que lo hará). Pero es como abrir un orfanato solo para blancos; ¿qué, preferirías que mejor no hubiera un orfanato? ¿Qué daño te hicieron los huérfanos?

Y por lo que he visto antes, no es muy sorprendente. ¿De verdad pensamos que la mujer que se siente cómoda deshaciéndose de la “T” de “LGBT” recibiría a las solicitantes trans con los brazos abiertos?

Traducción de Michelle Padilla

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in