Donald Trump muestra los peligros del antisemitismo dirigido a la diáspora

Trump y su gente piensan que los judíos no pertenecen a EE.UU. Permanecemos, en teoría, a su merced, lo que significa que tienen derecho a nuestra gratitud y nuestra obediencia

Noah Berlatsky
jueves 20 octubre 2022 17:52
<p>Donald Trump estableció un estrecho vínculo con el ex primer ministro israelí Binyamin Netanyahu </p>

Donald Trump estableció un estrecho vínculo con el ex primer ministro israelí Binyamin Netanyahu

Read in English

El expresidente Donald Trump suele hacer declaraciones antisemitas y tachar a los judíos de desleales y codiciosos. Este fin de semana fue aún más lejos. “Ningún presidente ha hecho más por Israel que yo”, presumió en su propia plataforma de redes sociales Truth Social. Sin embargo, afirmó que los evangélicos apreciaban más a Trump que el pueblo judío. Concluyó que los judíos estadounidenses debían “ponerse las pilas” antes de que “sea demasiado tarde”.

Es revelador que la amenaza de Trump aquí se dirija en especial a los judíos estadounidenses. La derecha, como dice Trump, ha abrazado el sionismo y el nacionalismo israelí. La administración de Trump apoyó con entusiasmo la ayuda a Israel, e hizo un importante movimiento simbólico para reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, un movimiento tan buscado por el gobierno de derecha de Israel.

Pero los judíos estadounidenses, por definición, no viven en Israel. Tampoco apoyan necesariamente al gobierno derechista de Israel, ni su trato a los palestinos. Los judíos estadounidenses viven en Estados Unidos, que es parte de la diáspora. Y el odio a la diáspora judía es una de las formas más virulentas y mortales de antisemitismo.

El ataque más obvio y horrible contra los judíos de la diáspora en la historia fue el Holocausto. Los seis millones de judíos que murieron en el genocidio de Hitler vivían en Europa, no en Israel. Al igual que los judíos de Estados Unidos, eran personas que vivían en países dirigidos y dominados por no judíos

Los judíos de la diáspora, además, fueron atacados y atacados específicamente como miembros de la diáspora. Los antisemitas veían a las personas judías como desconectadas de la sangre y la tierra, y, por lo tanto, poco fiables y peligrosas.

Los Protocolos de los Sabios de Sion, una pieza de propaganda antisemita muy popular a principios del siglo XX, presentaba a los judíos como parte de una conspiración internacional, que conspiraba para apoderarse del mundo a través de las conexiones de la diáspora en las finanzas y la capacidad (de nuevo diaspórica) de infiltrarse en varias naciones. La película de propaganda nazi The Eternal Jew hacía hincapié en la alienación y la falta de hogar de los judíos; comparaba a los judíos con ratas portadoras de enfermedades que se infiltraban en las ciudades portuarias. Y la propaganda antisemita soviética de la posguerra se refería a los judíos como “cosmopolitas desarraigados”, desvinculados del sentimiento ruso soviético y del nacionalismo de la tierra.

El Estado judío debía ofrecer un refugio al pueblo judío que se enfrentaba a la opresión en la diáspora. Pero también proporcionaba una contrapartida simbólica a la idea del judío de la diáspora, desarraigado e intrigante. Las primeras imágenes sionistas hacían hincapié en el poder, la fuerza y el honor masculinos. Este nuevo arquetipo de autosuficiencia judía y de arraigo nacionalista podía mostrar a la gente de todo el mundo que los judíos no eran la caricatura diaspórica de la propaganda antisemita. Eso debería, en teoría, beneficiar también a los judíos de la diáspora.

Sin embargo, en la práctica no es así como ha funcionado del todo. A los cristianos evangélicos islamófobos y a sus líderes, como Trump, les gusta promocionar la imagen de un Israel fuerte y nacionalista como un aliado cruzado contra las naciones musulmanas de Medio Oriente. Pero este entusiasmo sionista no se traduce en respeto por el pueblo judío en la diáspora.

Por el contrario, como demuestra Trump, el apoyo de los evangélicos a lo que consideran los buenos judíos del sionismo nacionalista suele ir acompañado de un desprecio por lo que consideran los malos judíos de la diáspora.

Trump, en particular, ha utilizado una y otra vez el cliché de la “doble lealtad”, la idea antisemita de que los judíos de la diáspora están comprometidos con otros judíos en lugar de con el país en el que viven. En el pasado, este cliché se ha utilizado para vincular a los judíos con una conspiración internacional. Sin embargo, Trump sugiere que los judíos de la diáspora son, y deberían ser, leales a Israel. Si lo son, entonces deberían apoyarlo. Si no lo son, entonces son traidores, tanto a Israel como a Trump, como encarnación de EE.UU.

Esta retórica es peligrosa para los judíos de la diáspora, y el peligro no es en absoluto abstracto. Quizás las mayores teorías de conspiración antidiáspora se centran en estos momentos en el multimillonario superviviente del Holocausto y donante demócrata George Soros. Soros, como antiguo inmigrante con una riqueza considerable, representa muchos estereotipos judíos de la diáspora: se le presenta como un malvado forastero que corrompe la nación y el volk (pueblo).

Las acusaciones a Soros de financiar casi todos los movimientos y políticas de la izquierda de la última década, por lo menos, son falsas. Por ejemplo, en 2018 los republicanos afirmaron que estaba financiando caravanas de migrantes a través de la frontera sur de EE.UU. El propio Donald Trump difundió ese tema de conversación. Fue recogido por un reaccionario de extrema derecha que se enfureció tanto que fue a la sinagoga Árbol de la Vida, donde la congregación había hecho un trabajo para ayudar a los inmigrantes, y asesinó a 11 personas.

La mayoría de los judíos de la diáspora son conscientes de que están en peligro en un EE.UU. ultranacionalista, intolerante y centrado en los evangélicos que odia a los forasteros. Por eso el 70 por ciento de los judíos de EE.UU. votan por los demócratas.

El apoyo judío a los demócratas irrita a Trump. Pero su antisemitismo, y el silencio resonante de la derecha en respuesta, confirma en gran medida que el pueblo judío está amenazado por el partido republicano y su derecha rabiosa y ascendente. Trump y su base piensan que el pueblo judío no pertenece aquí. Permanecemos, supuestamente, a su merced, lo que significa que tienen derecho a nuestra gratitud y a nuestra obediencia. Si no somos lo suficientemente deferentes, entonces, sugieren, como una especie de mafioso de cine, nos pasarán cosas malas. Creen que este es su país, no el nuestro.

Se equivocan. Los judíos estadounidenses son estadounidenses, y este es nuestro país también. Los fascistas como Trump odian a la diáspora. Esa es una razón más para estar orgullosos de que la diáspora siga aquí.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in