Arqueólogos encuentran antigua “cura” para la resaca

El anillo de amatista descubierto cerca de la bodega de vino de la era bizantina más grande del mundo podría haber sido utilizado por el propietario para protegerse de los efectos nocivos del alcohol

Chiara Giordano
viernes 19 noviembre 2021 18:23
Un equipo de arqueólogos descubre en Turquía un relieve sobre las guerras médicas
Read in English

Un grupo de arqueólogos ha desenterrado un antiguo anillo de amatista que se cree que fue usado para intentar curar la resaca.

La joya fue descubierta mientras se hacían excavaciones cerca de la bodega de vino de la era bizantina más grande del mundo en la ciudad de Yavne, Israel.

Los expertos explicaron que el anillo, que había sido incrustado con una piedra de amatista púrpura, pudo haber pertenecido al propietario o a un trabajador del almacén que creía que evitaría los efectos nocivos de beber mucho vino.

Amir Golani, un experto en joyería de la Autoridad de Antigüedades de Israel, examinó el hallazgo: “La persona que poseía el anillo era adinerada, y su uso indicaba su estatus y riqueza. Estos anillos pueden ser usados tanto por hombres como por mujeres.

“Las amatistas se mencionan en la Biblia como una de las 12 piedras preciosas que usaban los sumos sacerdotes en los templos sobre su pechera ceremonial.

“A esta joya se le han atribuido muchas virtudes, incluida la prevención del efecto secundario de la bebida, la resaca”.

El anillo se encontró a solo 150 metros de los restos de un almacén que contenía ánforas, una especie de jarra que se utiliza para almacenar vino.

El sitio de excavación data del siglo VII, hacia el final del periodo bizantino y el comienzo del periodo islámico temprano, sin embargo, se cree que el anillo podría ser incluso más antiguo.

Este antiguo anillo de amatista podría haber sido usado para ayudar a prevenir resacas

Según la Autoridad de Antigüedades de Israel, que dirigió la excavación, es posible que el anillo haya pasado de generación en generación a lo largo de los siglos.

Los anillos de oro con incrustaciones de piedra de amatista son conocidos en el mundo romano, y es posible que la joya, que pesa 5,11 gramos, perteneciera a las élites que habitaban la ciudad ya en el siglo III, señaló la institución.

Elie Haddad, codirector de la excavación, en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel, indicó: “¿La persona que llevaba el anillo quería evitar la intoxicación por beber mucho vino? Probablemente nunca lo sabremos.

“Es posible que el espléndido anillo perteneciera al dueño del magnífico almacén, a un capataz, o simplemente a un visitante desafortunado que dejó caer y perdió su precioso anillo, hasta que finalmente fue descubierto por nosotros”.