Marjorie Taylor Greene amenaza a las compañías telefónicas si entregan registros del 6 de enero

La congresista republicana se encuentra entre los legisladores cuyos registros de comunicación se esperan obtener

Graig Graziosi
jueves 02 septiembre 2021 15:23
EE. UU.: demócratas buscan castigar a Marjorie Taylor Greene
Read in English

La congresista republicana Marjorie Taylor Greene ha amenazado a las empresas de telecomunicaciones, afirmando que las “cerrarán” si entregan los datos telefónicos de los republicanos a la comisión del 6 de enero que lleva a cabo la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

La comisión está investigando las circunstancias que condujeron a los disturbios del Capitolio, y ha solicitado los registros telefónicos de varios legisladores republicanos, entre ellos los representantes Lauren Boebert, Marjorie Taylor Greene, Jim Jordan, Madison Cawthorn, Matt Gaetz, Louie Gohmert, Mo Brooks, Jody Hice, Scott Perry, Andy Biggs y Paul Gosar.

Esa lista podría aumentar para incluir a más legisladores republicanos.

Los republicanos se han quejado de que la solicitud constituye una extralimitación del gobierno.

“Si estas empresas de telecomunicaciones, si están de acuerdo con esto, serán cerradas. Y eso es una promesa”, dijo Greene al presentador de Fox News Tucker Carlson.

Indicó que las solicitudes eran una “caza de brujas”, una frase que Donald Trump invoca a menudo sobre las investigaciones sobre él.

“Si los miembros del Congreso pueden tener los datos personales expuestos de sus teléfonos móviles, sólo para perjudicarnos políticamente en las próximas elecciones, entonces estamos entrando en un lugar peligroso en este país”, señaló.

Advirtió con que los republicanos se tomarán las peticiones “muy en serio” y reaccionarán del mismo modo si vuelven a ocupar la Cámara en 2022.

Leer más: “Ya es suficiente”: oficina de Pelosi condena amenazas y ataques a oficial del Capitolio que disparó a Babbitt

La solicitud de la Cámara busca registros de 35 empresas de comunicación con el fin de “preservar los registros”.

El lunes, un portavoz del comité selecto de la Cámara de Representantes comentó que la solicitud estaba destinada a recopilar hechos, “no a alegar una mala acción por parte de ningún individuo.”

Brooks se quejó de que la petición de los “socialistas” y los “republicanos de Pelosi” era errónea y preguntó por qué no “citaban a los socialistas que apoyan a BLM y ANTIFA”.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, también amenazó a las empresas, sugiriendo -como hizo Greene- que una Cámara con mayoría republicana tomaría represalias contra las empresas de telecomunicaciones, advirtiendo que “no lo olvidarán”.

Declaró que los representantes demócratas Adam Schiff, Bennie Thompson y la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, estaban tratando de “forzar a las empresas privadas a entregar los datos privados de los individuos”, y afirmó que el cumplimiento de la ley “pondría a todos los estadounidenses con un teléfono o un ordenador en el punto de mira de un estado de vigilancia dirigido por políticos demócratas.”

La preocupación puede sorprender viniendo de McCarthy, que votó a favor de la renovación de la Ley Patriota -que permitía a las agencias de inteligencia estadounidenses espiar a los ciudadanos- en numerosas ocasiones.

El portavoz de la comisión de la Cámara de Representantes respondió a las amenazas diciendo que la comisión no se dejaría disuadir por las amenazas republicanas.

“El Comité Selecto está investigando el violento ataque al Capitolio y el intento de anular los resultados de las elecciones del año pasado”, detalló el portavoz. “Hemos pedido a las empresas que no destruyan los registros que puedan ayudar a responder a las preguntas del pueblo estadounidense. Los esfuerzos del comité no se verán disuadidos por aquellos que quieran blanquear o encubrir los acontecimientos del 6 de enero, u obstruir nuestra investigación”.

Los comités del Congreso han buscado datos de empresas privadas, incluyendo registros telefónicos y correos electrónicos, en investigaciones anteriores.