Venezolanos cuidan de los animales heridos durante el confinamiento

Varias especies se han acercado a las ciudades a medida de que el movimiento de personas en la calle se ha reducido en las últimas semanas

Via AP news wire
jueves 24 septiembre 2020 16:44
Algunas personas han llevado diferentes animales a refugios al verlos lastimados en la calle
Algunas personas han llevado diferentes animales a refugios al verlos lastimados en la calle
Read in English

Encerrada por las medidas de cuarentena por el nuevo coronavirus, Carmen Borges comparte su pequeño apartamento en Caracas con su marido, dos hijas y, últimamente, un cachorro de ardilla rescatado por un vecino.

El animal corre por el suelo de la cocina y duerme en el balcón en un nido improvisado con una toalla blanca. Lo alimenta a mano y durante unas semanas le dio leche materna de su hija, que recientemente dio a luz.

La terapeuta de reiki de 50 años dijo que espera que el animal pueda aprender a alimentarse solo para ser liberado, como el búho pequeño y herido que otro vecino había rescatado y que Borges cuidó mientras se recuperaba.

Ella se encuentra entre un grupo de venezolanos que cuidan de animales perdidos o heridos en un momento en que la presencia humana reducida en las calles ha atraído a algunas criaturas a encuentros peligrosos con un entorno urbano en uno de los países con mayor biodiversidad del mundo.

Los trabajadores de la Misión Nevado del gobierno y la Fundación independiente Feathers and Tails in Freedom dicen que han visto un número cada vez mayor de animales traídos en busca de ayuda.

La veterinaria Grecia Marquís, quien dirige la fundación, dijo que ha llegado una cantidad “impresionante” de animales - 20 - desde que reabrió en junio luego de un cierre de dos meses debido a la pandemia.

Incluyeron un halcón murcielaguero herido en una colisión con líneas de alta tensión, un búho barrado oxidado que necesitaba una operación de ala y varios otros búhos, halcones y perezosos, así como un oso hormiguero.

Cuidarlos es un desafío en un país que estaba luchando con el declive económico más pronunciado del mundo incluso antes de la pandemia.

Marquís ayuda a financiar la fundación vendiendo algunos de sus cuadros y obtiene contribuciones privadas. También les pide a los que traen los animales un poco de dinero para sus medicinas.

Algunos de los pacientes llegaron a través del paramédico Ángel Padilla, quien recoge a los animales heridos, como el halcón murcielaguero, así como a las víctimas del accidente.

“Con cuarentena o sin cuarentena, estoy cuidando a mis animales”, dijo.

Mientras tanto, a Borges le gusta pasar tiempo en el techo de su edificio de apartamentos de 12 pisos compartiendo semillas y plátanos con un puñado de guacamayas de colores extravagantes, un buitre viejo y un halcón de una sola pierna.

Ella dijo que le han traído "una gran felicidad" a pesar de las restricciones de movimiento de la pandemia.

“Ahora es mejor porque tengo más tiempo para estar en mi casa ... y con ellos, es aún mejor”, dijo.

Con información de AP

________

Te recomendamos: