AOC llora al detallar cómo se esconde de los amotinados del Capitolio, que buscaban matarla

“Un nuevo tipo de radicalismo estadounidense”: los alborotadores del Capitolio, un movimiento convencional “no conectado con la extrema derecha”

La nueva generación de radicales, de los cuales muchos son provenientes de estados azules, podría ser más peligrosa que los grupos tradicionales de extrema derecha, sugiere un informe.

Justin Vallejo
sábado 06 febrero 2021 14:23
Read in English

Un análisis de la Universidad de Chicago de 193 presuntos alborotadores del Capitolio ha encontrado que la gran mayoría no tenía conexión con milicias de extrema derecha o bandas nacionalistas blancas.

En marcado contraste con la violencia política de la derecha de años anteriores, los investigadores encontraron que sólo 20 personas arrestadas en conexión con el Capitolio estaban afiliadas a grupos como Proud Boys, Oath Keepers y Three Percenters.

Si bien la atención se ha centrado en el papel de los grupos de extrema derecha, los datos sugieren que los disturbios del Capitolio fueron impulsados por un nuevo tipo de radical; profesionales de mediana edad, bien educados, de cuello blanco de los baluartes demócratas que votaron por Joe Biden, como la ciudad de Nueva York y San Francisco.

En los cinco años anteriores, de 2015 a 2020, casi la mitad de los presuntos extremistas arrestados eran miembros de grupos como la Hermandad Aria, o parte de una milicia u organización como Oath Keepers y Three Percenters. Y eran en su mayoría trabajadores jóvenes, desempleados, obreros.

Sólo el nueve por ciento de los presuntos alborotadores del Capitolio estudiados estaban desempleados, en comparación con el 61 por ciento de los sospechosos extremistas anteriores estudiados por el grupo que estaba desempleado.

En su informe, 'El rostro de la insurrección estadounidense', el equipo de 20 investigadores del Proyecto de Seguridad y Amenaza de la universidad de Chicago, dijo que los disturbios no eran "simplemente una mezcla de organizaciones de derecha, sino un movimiento de masas más amplio con la violencia en su núcleo".

Utilizando métodos que el grupo había desplegado anteriormente durante los últimos 15 años para mapear el perfil de los combatientes del Estado Islámico y los terroristas internacionales, el grupo analizó más de 1.500 documentos judiciales, denuncias penales, declaraciones de hechos, declaraciones juradas, informes de los medios y entrevistas para crear una base de datos de características demográficas y socioeconómicas.

En un análisis de sus hallazgos, el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Chicago, Robert Pape, y el investigador asociado senior del Proyecto Chicago sobre Seguridad y Amenazas, Keven Ruby, escribieron en The Atlantic que el nuevo radical estadounidense era potencialmente mucho más peligroso.

"Un nuevo tipo de movimiento de masas violento en el que los partidarios de Trump más 'normales' (de clase media y, en muchos casos, personas de mediana edad sin vínculos obvios con la extrema derecha) se unieron a los extremistas en un intento de anular una elección presidencial", ellos escribieron.

Después de ver quién estaba relacionado con el motín, también consideraron el por qué. Según su análisis, la razón abrumadora para la acción fueron las órdenes de Donald Trump de evitar que el Congreso certificara a Biden como presidente.

"El ataque al Capitolio fue inequívocamente un acto de violencia política, no simplemente un ejercicio de vandalismo o allanamiento de morada en medio de una protesta desordenada que se había salido de control", escribieron.

De los arrestados, más de la mitad provino de condados que se pusieron azules en las elecciones presidenciales, mientras que una sexta parte provino de condados que Trump ganó con menos del 60 por ciento de los votos. Casi el 40 por ciento provino de condados de campo de batalla donde Trump recibió entre el 40 y el 60 por ciento de los votos.

Un tercio provino de centros metropolitanos donde Biden ganó de forma abrumadora, con otro cuarto proveniente de los suburbios de esas grandes ciudades.

"Este desglose refleja a la población estadounidense en su conjunto, y ese es el punto. Si supusieras que sólo las partes más rojas de Estados Unidos producían insurrectos potenciales, estarías equivocado", escribieron los investigadores.

"Y simplemente apuntar a organizaciones de extrema derecha mejor establecidas no evitará que personas como los alborotadores del Capitolio intenten ejercer el poder por la fuerza", agregaron.