Padre sano diagnosticado con cáncer de intestino en etapa 4 revela la primera señal de alarma

Geoffrey Seymour descubrió sangre en sus heces justo antes de cumplir 41 años, era cáncer en etapa cuatro

Molly Powell
lunes 02 enero 2023 18:05

Relacionado: Los síntomas del cáncer de instestino

Un padre sano y en forma a quien le diagnosticaron cáncer en etapa cuatro dice que se parecía al personaje de Nightmare on Elm Street después de que una horrible reacción a la quimioterapia lo dejó demasiado avergonzado para ir a los partidos de cricket de su hijo pequeño, y ahora espera salvar su vida con una innovadora vacuna.

Geoffrey Seymour, de 41 años, especialista en adquisiciones, amaba jugar tenis, basquetbol y cricket y siempre había estado saludable hasta poco antes de cumplir 41 años, cuando comenzó a presentar sangre en sus heces.

Geoffrey sabía que esto era un síntoma de cáncer por los anuncios en televisión, así que acudió rápido a su médico de cabecera.

A Geoffrey, que vive en Richmond, Londres, con su esposa Santa, de 44 años, y su hijo Marco, de 10, lo diagnosticaron con cáncer colorrectal en etapa cuatro. Se había propagado desde el colon hasta el hígado, una situación tan grave y desesperada que comparó a “estar envuelto en una bolsa de papel que está en llamas”.

También tuvo una mala reacción a la quimioterapia, le provocó graves ampollas en la cara y, según Geoffrey, lo hizo parecerse a Freddy Krueger de la película de terror de 1984, Nightmare on Elm Street.

Sin embargo, la quimioterapia dejó de funcionar y ahora, en un intento por salvar su vida, Geoffrey viajó a Alemania para recibir terapia con células dendríticas, la creación de una vacuna personalizada en un laboratorio con el objetivo de estimular el sistema inmunológico.

La investigación en esta área se encuentra en una etapa inicial, según Cancer Research UK, por lo que el tratamiento no fue barato: solo una inyección en Alemania, el 17 de octubre, costó US$19.500. Geoffrey ahora espera para ver si funcionó, mientras recauda fondos para pagarlo.

Él dijo: “Ni siquiera podía esperar a que completara la recaudación de fondos para hacerlo porque estoy muy preocupado de que la enfermedad se propague”.

Geoffrey estaba decidido a encontrar un nuevo enfoque después de que tres sesiones de cinco dosis de quimioterapia no funcionaran y le provocaran efectos secundarios tan graves que ya no quería salir en público, ni siquiera para ver a su hijo pequeño jugar cricket.

“Tuve una reacción muy mala en mi cara, estaba llena de ampollas dolorosas que hacían que mi cara se sintiera como si estuviera en llamas”, relató.

“Llegué al punto en que me parecía un poco a ‘Nightmare on Elm Street’. A menos que usara una bolsa en la cabeza, otras personas se acercarían y pensarían: ‘¿Qué le pasa a este tipo?’ cuando estoy bastante feliz entre la multitud”.

La terrible experiencia de Geoffrey comenzó en abril de 2021, solo dos semanas antes de cumplir 41 años el 4 de marzo, cuando recibió las primeras señales de alarma de cáncer.

Geoffrey Seymour con las ampollas que le provocaron la quimioterapia y junto a su familia

Después de detectar sangre en sus heces, Geoffrey decidió visitar a su médico de cabecera, ya que sabía que podría ser un síntoma de cáncer. Y a fines de marzo en el Hospital Kingston, le diagnosticaron cáncer colorrectal en etapa cuatro, el cual había hecho metástasis en el hígado.

Tras el diagnóstico, en marzo de 2021, tuvo cinco ciclos de quimioterapia cada tres semanas que al inicio redujeron las lesiones en su hígado. En este punto se sentía “optimista”.

En diciembre de 2021, se sometió a una cirugía para extirpar un tercio de su hígado y el equipo médico comenzó a prepararlo para la radioterapia que se iba a utilizar en el colon. Incluso le tatuaron marcadores para la alineación con láser.

Un mes después, una exploración mostró más tumores en su hígado, por lo que tuvo otra ronda de quimioterapia. Esta vez fue un éxito y se programó una cirugía de hígado para junio de 2022.

Pero, justo cuando las cosas estaban mejorando, unas semanas antes de la cirugía, una exploración reveló la progresión de la enfermedad. Geoffrey volvió a recibir quimioterapia con alguien diferente y se canceló la cirugía.

Después de solo dos rondas de quimio, el análisis de sangre y una exploración mostraron de nuevo la progresión de la enfermedad, todo mientras los efectos secundarios se volvían insoportables para Geoffrey.

Él contó: “Los efectos secundarios empeoran y empeoran, ahora, la quimioterapia ya no es efectiva, mi cuerpo se ha acostumbrado”.

Al explicar por qué reaccionó mal a un medicamento de quimioterapia, expresó: “Esencialmente, mata todas las células de rápido crecimiento, eso incluye las células cancerosas, pero también el cabello y las uñas. Tuve una muy mala reacción a eso en mi cara”.

Decidido a encontrar una alternativa, Geoffrey comenzó a hacer su propia investigación en línea y encontró una terapia con células dendríticas, pero le dijeron que no está disponible para él en el Reino Unido.

Decidió volar a un laboratorio en Ulm, Alemania, para recibir el tratamiento de una semana el 17 de octubre de 2022. Amigos y familiares se unieron para contribuir a su G FundMe, el cual recaudó más de US$16.000 y ayudó a pagar los US$19.500 por inyección.

“Todavía tengo dolor, tengo mucho dolor, por lo que trato de encontrar un buen equilibrio de medicamentos muy fuertes”, detalló.

Geoffrey debe ir a consulta con su oncólogo el 1 de noviembre en el Reino Unido, pero sabe que es posible que deba pagar más dosis de vacunas y más tratamientos en el extranjero y sigue recaudando fondos para pagarlos.

Caroline Geraghty, enfermera especializada en información sobre el cáncer en Cancer Research UK, declaró: “La terapia con células dendríticas es un tipo de vacuna que puede tratar el cáncer. Las células dendríticas ayudan al sistema inmunitario a reconocer y atacar células anormales, como las células cancerosas”.

Para hacer la vacuna, los científicos cultivan células dendríticas junto con células cancerosas en el laboratorio. Luego, la vacuna estimula su sistema inmunológico para atacar el cáncer. Todavía está en investigación, por lo que la base de evidencia aún no es lo bastante sólida como para que esté disponible en el Reino Unido.

“Las decisiones sobre el mejor curso de tratamiento deben basarse en pruebas sólidas de beneficio, por lo que es importante que los pacientes hablen con su médico sobre cualquier tratamiento alternativo que consideren”.

Agregó: “Gracias a los desarrollos en curso en la investigación, hay muchos medicamentos nuevos contra el cáncer que muestran eficacia en los ensayos clínicos, lo que brinda opciones potenciales para las personas con cáncer”.

“Pero si bien los reguladores han mejorado la velocidad con la que evalúan estos tratamientos para el uso rutinario del NHS [Servicio Nacional de Salud del Reino Unido], todavía hay momentos en los que, por desgracia, determinados medicamentos aún no son fácilmente accesibles para las personas que pueden beneficiarse. Entendemos lo frustrante que puede ser esto”.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in