Residentes de Barbuda esperanzados pues ONU señala preocupación por complejo turístico para súper ricos

Exclusiva: La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos exige respuestas sobre los impactos del Barbuda Ocean Beach Club y el nuevo aeropuerto para su clientela de jets privados en ecosistemas frágiles de importancia internacional

Louise Boyle@LouiseB_NY
sábado 17 julio 2021 22:03
El 'Caribe español': escápate a las playas más cristalinas
Read in English

El principal organismo de la ONU en derechos humanos ha expresado su "profunda preocupación" por un complejo en expansión comercializado exclusivamente para los súper ricos que se está construyendo en Barbuda, una pequeña isla caribeña devastada por los recientes huracanes y uno de los últimos lugares de la Tierra en ser de propiedad comunal.

The Independent se enteró de que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) envió una carta al gobierno central de Antigua y Barbuda, pidiéndoles que brinden más información sobre el lujoso desarrollo de Barbuda Ocean Beach Club y un centro internacional cercano al aeropuerto.

La participación de los “relatores especiales” de la ONU, expertos independientes que monitorean e informan públicamente sobre las violaciones de derechos humanos en todo el mundo, parece ser una escalada internacional significativa y coloca un mayor escrutinio sobre los proyectos de los inversores extranjeros.

La construcción ha seguido aumentando a raíz del devastador huracán que azotó la isla en 2017, mientras que la comunidad local aún se recupera del desastre y espera un hospital en pleno funcionamiento, servicios financieros adecuados, energía confiable y reparaciones en el hogar.

Los desarrollos enfrentan múltiples quejas legales que alegan el desmantelamiento del legado histórico y los derechos legales de Barbuda, y un daño significativo a ecosistemas frágiles, incluidos humedales de importancia internacional.

Si bien la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos dice que no "prejuzgará" las acusaciones, la carta dice que "nos gustaría expresar nuestra profunda preocupación con respecto a los posibles impactos del proyecto Barbuda Ocean Club en los derechos humanos, incluidos los derechos a la alimentación, el agua y el saneamiento, la vivienda y un medio ambiente sano, así como los derechos culturales”.

La carta de los investigadores de la ONU, de fecha 22 de junio, parecía haber sido publicada por error en el sitio web del ACNUDH. Posteriormente se eliminó, pero antes de eso, se almacenó en un archivo de internet el 9 de julio.

The Independent se ha puesto en contacto con el ACNUDH para solicitar comentarios.

Si bien la carta se mantuvo en privado, el Relator Especial señaló: "Es posible que expresemos públicamente nuestras preocupaciones en un futuro próximo ya que, en nuestra opinión, la información en la que se basará el comunicado de prensa es lo suficientemente confiable como para indicar un asunto que merece atención inmediata".

Leer más: Continúa limbo legal para los “Dreamers”: Juez federal declara DACA ‘ilegal’ y bloquea nuevas solicitudes

Asimismo, instan a que “se tomen medidas para detener las presuntas violaciones y evitar que vuelvan a ocurrir”.

John Mussington, director de la escuela secundaria en Barbuda y biólogo marino, le dijo a The Independent que creía que la participación de la comisión de derechos humanos de la ONU era crucial para la supervivencia de los habitantes de Barbuda como comunidad. Dijo que desde el huracán de 2017, la población local había luchado por ser escuchada, no solo a nivel internacional, sino a nivel local.

Señaló los comentarios recientes de uno de los desarrolladores estadounidenses, Mike Meldman, quien se había jactado de que Barbuda sería un rival más exclusivo de St Barths como una isla de "chip azul".

“Será como si hicieras St Barts privado y realmente limitado a las personas que van allí. Será mucho más íntimo. No tendrás a la gente que está allí solo por unos días para beber”, dijo el magnate inmobiliario a The New York Post a principios de este año.

"Nuestro grupo demográfico son los tipos ricos y exitosos", agregó.

Mussington dijo: “Toda la atmósfera que están pintando es de acceso limitado, lo que significa que los habitantes de Barbuda no están en la imagen. No podemos sentarnos y permitir que toda nuestra forma de vida, cultura, todo, sea eliminado por una empresa inmobiliaria".

Añadió: “Tenemos la intención de mantener nuestra forma de vida y nuestra cultura porque no es razonable pedirnos, como pueblo único, que simplemente desaparezcamos nosotros mismos.

"Queremos que el mundo sepa que estos multimillonarios, estas personas que tienen la riqueza, cuando compras una de estas propiedades, en realidad estás comprando la muerte de los habitantes de Barbuda como cultura".

The Independent ha hecho repetidas solicitudes de comentarios a los desarrolladores del Barbuda Ocean Club y al Gobierno de Antigua y Barbuda.

Barbuda es propiedad colectiva de sus mil 800 ciudadanos, muchos de ellos descendientes de esclavos africanos traídos a la isla por los británicos durante la época colonial.

La propiedad comunal significa que cada barbadense tiene derechos sobre una parcela de tierra.

“Un limpiador puede solicitar una propiedad frente a la playa y conseguirla, al igual que un médico. Entonces no hay una gran desigualdad en Barbuda”, explicó un miembro del consejo.

En el pasado, a los desarrolladores extranjeros se les concedían arrendamientos y los proyectos requerían el consentimiento de la mayoría de los habitantes de Barbuda. A diferencia de otras islas del Caribe, incluida la isla hermana mayor, Antigua, donde se encuentra el gobierno central, Barbuda ha evitado un frente al mar privatizado y sobre desarrollado y una flotilla de cruceros.

Pero hace cuatro años, el huracán Irma de categoría 5 rugió por toda la isla, aplastó prácticamente todas las estructuras y dispersó a la pequeña comunidad hacia refugios de evacuación en Antigua y más allá.

Como se describe en la carta de la ONU, a raíz del desastre, el gobierno estimó que la cantidad necesaria para la recuperación de Barbuda era de 222 millones de dólares. “En la fase de recuperación, comenzaron a florecer las propuestas de proyectos a gran escala, incluido el desarrollo de un aeropuerto y de estructuras inmobiliarias y turísticas de lujo como el Barbuda Ocean Beach Club”.

Y mientras los habitantes de Barbuda fueron desplazados de su isla, la Ley de Tierras de Barbuda de 2007, que codificó su propiedad comunal, fue modificada silenciosamente por el gobierno central. Se declaró inconstitucional que la isla perteneciera únicamente a los habitantes de Barbuda, como lo había sido durante más de 180 años. Los cambios también eliminaron la necesidad del consentimiento obligatorio del pueblo de Barbuda para un desarrollo importante.

El Barbuda Ocean Club parece haber sido facilitado por estos cambios.

Detrás de Barbuda Ocean Club está el multimillonario John Paul DeJoria, fundador del tequila Patron, a través de su empresa “Peace, Love and Happiness” (PLH). Otro desarrollador es Mike Meldman, de Discovery Land Company, quien también inició el tequila Casamigos con George Clooney y Randy Gerber.

El Barbuda Ocean Club tendrá 495 residencias, incluidas 175 propiedades frente al mar, junto con numerosas comodidades que incluyen un club de playa y un campo de golf, en una isla de 14 millas (23 km) por 7.5 millas (12 km).

Según el artículo del Post , las parcelas del club oceánico están valoradas en más de 3 millones de dólares. ¿El costo de una casa recién construida? "Lo que sea", dijo efusivamente.

El Barbuda Ocean Club ha obtenido el apoyo del gobierno central. El primer ministro Gastón Browne, un exbanquero, ha dejado en claro su desdén por los derechos colectivos a la tierra de Barbuda, calificándolo de “sistema de bienestar glorificado”, que ha dejado a la isla dependiente de una Antigua más rica. Es un animador y aliado de los desarrolladores extranjeros.

Los desarrolladores y el gobierno central argumentan que el complejo de lujo está proporcionando cientos de puestos de trabajo a los habitantes de Barbuda.

Pero como dijo el diputado de la isla, Trevor Walker, quien también es miembro del consejo local electo de Barbuda, a The Antigua Observer: “No se pueden enajenar activos de más de mil millones de dólares, que, por ejemplo, es lo que PLH tiene ahora en términos de tierra, más de 700 acres, y simplemente le dé a la gente algunos trabajos y piense que vamos a estar bien. No está bien."

Llamó a los cambios del primer ministro a la Ley de Tierras de Barbuda "un pecado imperdonable".

Si bien Barbuda se ha mantenido como un rincón virgen del Caribe, no ha estado exento de desarrollo económico. Por ejemplo, The K Club, construido en 1990, era un hotel con 45 habitaciones en 200 acres y uno de los favoritos de la princesa Diana.

En 2016, los habitantes de Barbuda votaron por la concepción inicial del Barbuda Ocean Beach Club, pero desde entonces algunos han dicho que la comunidad local fue engañada por su enorme costo ambiental y social.

Mussington, quien ha sido parte de esas reuniones, dijo a The Independent : "En 2016, lo que se presentó al consejo (de Barbuda) y la gente definitivamente no son los detalles de lo que se está haciendo ahora".

Walker también dijo que el proyecto original no tenía planes para un campo de golf o un puerto deportivo: "todo lo que vinieron a pedir fue un terreno para desarrollar un hotel".

Los investigadores de derechos humanos de la ONU también dicen que están "profundamente preocupados" por la ubicación del complejo en medio de los frágiles ecosistemas de Codrington Lagoon y Palmetto Point.

Estas son áreas de parques nacionales y humedales de importancia internacional bajo la denominación RAMSAR, el único tratado global que se enfoca en la protección de un solo ecosistema, que ayudan a prevenir la erosión e inundaciones costeras vinculadas al clima, mejorando la calidad del agua, secuestrando carbono y proporcionando hábitat para especies en peligro de extinción. .

Barbuda es un hotspot de biodiversidad y hogar de la colonia de reproducción y anidación más grande del mundo de la Magnífica Fragata.

Los manglares y pastos marinos de la laguna protegen la isla durante condiciones climáticas extremas, como huracanes, que se ven agravados por la crisis climática.

“Por favor, explique la razón fundamental para permitir desarrollos tan grandes e intrusivos dentro de un parque nacional y un área RAMSAR designada internacionalmente, los cuales están destinados a proteger y conservar la diversidad biológica”, pregunta la ONU.

A principios de este año, la Red Global de Acción Legal (GLAN), en nombre del consejo electo de la isla, pidió una investigación internacional sobre la destrucción de un hábitat incluido en la lista después de presentar pruebas a la Secretaría de Ramsar.

Los investigadores de derechos humanos del ACNUDH también han pedido más detalles sobre cómo se produjo la construcción del nuevo aeropuerto internacional de Barbuda.

Se alega que después de Irma, se destruyeron extensiones del bosque de la isla, hábitat de ciervos indígenas y tierras de cultivo, pastoreo y caza comunales, para construir pistas de aeropuerto por parte de Bahamas Hot Mix, una empresa con sede en las Bahamas.

Se supone que tal desarrollo requiere Evaluaciones de Impacto Ambiental. Si bien se han realizado dos EIA, como señala la carta de la ONU, “no hubo consulta previa con la población y, hasta el día de hoy, las evaluaciones de impacto ambiental no están disponibles públicamente”.

Barbuda actualmente no tiene vuelos comerciales directos, por lo que el artículo del NY Post subrayó la importancia del nuevo aeropuerto para los resorts exclusivos. "Habrá un aeropuerto lo suficientemente grande como para dar cabida a vuelos desde lugares tan lejanos como Londres; todo el mundo vuela en privado aquí", señala.

The Independent se ha puesto en contacto con Bahamas Hot Mix en busca de comentarios.

La profesora Leslie Thomas QC, experta en derecho internacional público en Garden Court Chambers de Londres, recibió instrucciones de los barbadenses para presentar un desafío legal sobre el aeropuerto, que, según se informa, está siendo financiado en parte por los desarrolladores PLH.

Le dijo a The Independent el año pasado que el gobierno de Antigua y Barbuda no ha sido abierto y transparente sobre el proyecto.

Una EIA posterior, que se hizo pública, descubrió que la pista se había construido sobre piedra caliza cavernosa.

“Expresado en un lenguaje sencillo, construyeron la pista del aeropuerto sobre las cuevas”, dijo el profesor Thomas. “Significa que con aviones que llegan o salen, especialmente un avión internacional grande, la pista podría colapsar en sumideros”.

Por otra parte, un caso sobre la disputa por los derechos de la tierra comunal, presentado por la senadora Mackenzie Frank y el diputado Walker, ganó su solicitud en octubre para ser escuchado ante el Privy Council en Londres, que se espera sea en algún momento este verano.

"Es un caso realmente importante porque va al corazón de si la derogación de la ley de tierras fue inconstitucional", dijo el profesor Thomas. “Si el Consejo Privado decide que (Frank y Walker) tienen razón, es posible que sea necesario aclarar gran parte de lo que ha hecho el gobierno. Va a ser realmente complicado".

Si bien Mussington dijo que era importante que la ONU investigara lo que estaba sucediendo en Barbuda, también ve la defensa de sus ecosistemas y formas tradicionales como una parte mucho más importante para abordar la crisis climática a nivel mundial.

“Somos parte de un sistema global, por lo que cualquier cosa que suceda a nivel local, con respecto a nuestro parque nacional y humedal Ramsar, afectará a las aves migratorias a nivel mundial, por ejemplo. El único santuario del pájaro de fragata está aquí para todo el hemisferio occidental.

“Nos hemos adherido a estas convenciones: biodiversidad, clima, Ramsar. Nuestra administración debe hacer las cosas correctas y seguir las convenciones a las que se han adherido”.

“Sentimos que era importante dar a conocer nuestras opiniones. El mundo tiene la responsabilidad de comprender lo que está sucediendo aquí. Porque servirá a nuestro propósito, sí, pero también como parte de una comunidad global, tenemos responsabilidades. Nuestra pérdida también será la pérdida del mundo".

Añadió: “La crisis climática es más un problema de uso desigual de los recursos que el uso de cosas que no conducen a la sostenibilidad del planeta. Queremos que (la gente) sepa que cuando compra esta propiedad residencial exclusiva en Barbuda, en realidad está en contra del Planeta Tierra y vive de manera sostenible".