Bebés de la guerra: Recién nacidos por gestación subrogada en Ucrania esperan a sus padres en búnker de Kyiv

Algunas de las víctimas más jóvenes de la guerra son un grupo de bebés de madres subrogadas ucranianas para parejas que viven en el extranjero y que no pueden ir por sus recién nacidos después de la invasión de Rusia, informa Kim Sengupta desde Kyiv

<p>Uno de los bebés en la clínica de Kyiv </p>

Uno de los bebés en la clínica de Kyiv

Read in English

El más joven tenía solo tres días, el mayor cinco meses. Yacen en filas de catres en un búnker bajo tierra para protegerlos de los misiles y los ataques de artillería. Son inocentes atrapados por la guerra, con una profunda incertidumbre sobre lo que les depara el futuro.

Los bebés eran de madres subrogadas para parejas extranjeras que ahora no pueden venir a Ucrania por ellos tras la invasión rusa. Además, la violencia hace que sea demasiado peligroso intentar sacarlos del país.

11 niñeras cuidan a los 21 bebés en la clínica BioTexCom en Kyiv (Kiev) de los 50 que estaban allí antes de que comenzara el conflicto y ahora se han ido para estar con sus familias, muchos de ellos en áreas más seguras fuera de Kyiv.

“Es un trabajo duro para quienes estamos aquí, dormimos de dos a tres horas por noche si tenemos suerte, así ha sido desde que comenzó el bombardeo”, declaró Antonina Yefimovich. “Mi familia se mudó de Kyiv. Pero me quedaré aquí. ¿Qué elección tengo? No vamos a abandonar a estos bebés”.

“A la mayoría de los pequeños ya se los habrían llevado. El de cinco meses ha estado aquí mucho más tiempo de lo habitual, pero sus padres son chinos y, a veces, los chinos esperan un poco más que otros para recogerlos, ahora, por supuesto, están envueltos en la guerra”.

“Vivimos en este sótano las 24 horas del día, además de ir arriba para bañarnos. Hay bombardeos todas las noches. La mayoría de los bebés duermen normal por las noches, pero es muy preocupante para nosotros, no solo por lo que puede pasar aquí, sino por nuestras familias en casa”.

La clínica está situada en una urbanización en el extremo este de la ciudad. El camino conduce a ciudades como Irpin, que se convirtió en campo de batalla y escenario de feroces combates mientras las fuerzas rusas intentan rodear Kyiv. Hay explosiones de rondas de artillería mientras habla Yefimovich, de 37 años. “¿Crees que se acercan?” pregunta una de sus colegas.

El mercado de la subrogación en Ucrania es uno de los más activos del mundo. Ucrania es uno de los pocos países que ofrece este servicio a parejas extranjeras. Muchos otros estados, sobre todo en Asia, quienes solían ofrecerlo dejaron de hacerlo por la preocupación de que condujera a la explotación de mujeres vulnerables por parte de intermediarios.

Por el momento hay 21 bebés bajo su cuidado

Sin embargo, la ley ucraniana también estipula que los padres biológicos deben confirmar su nacionalidad en persona, lo que genera grandes problemas para establecer la tutela legal de los bebés en las turbulentas circunstancias actuales.

Los clientes llegan a Ucrania desde países como el Reino Unido, EE.UU., China, Japón, Argentina, Australia, Francia, Alemania, Italia y España, ya que el país se hizo conocido como un lugar confiable para la gestación subrogada.

Alrededor de 15 empresas están en el negocio, BioTexCom es la más grande. Las madres subrogadas reciben entre US$20.000 y US$26.000 por nacimiento, una cantidad relativamente grande para un país que sufre problemas económicos.

Alrededor de 2.500 niños nacen por gestación subrogada cada año en Ucrania y se estima que alrededor de 500 mujeres gestan bebés para clientes extranjeros. Los nacimientos se llevarán a cabo en guarderías y luego los bebés se trasladan a clínicas especializadas.

Sofiye está embarazada de tres meses y medio de un bebé subrogado. Había planeado mudarse a Vinnytsia, a 120 millas (193 kilómetros) de la capital, con sus dos hijos a medida que crecía la probabilidad de la guerra. Pero luego tuvo que cancelar el viaje porque su madre se enfermó.

La extrabajadora de una tienda de 28 años, que no quería que se publicara su apellido, comentó: “Por supuesto que no tenía idea de que iba a estallar una guerra cuando se realizó el procedimiento, nadie esperaba que esto sucediera”.

“Me preocupo mucho por lo que va a pasar, estoy muy estresada, he estado enferma y me preocupa que pueda afectar al bebé. Habría sido mejor si nos hubiéramos ido de Kyiv, creo que eso es lo que quería la pareja cuyo bebé voy a tener, pero mi madre no está bien, así que no podemos irnos”.

“Hago esto [la subrogación] porque quiero ayudar a las personas que no pueden tener bebés, me dijeron que la pareja que quiere este bebé lo ha intentado durante más de doce años, así que me siento bien de poder ayudar”.

“También estoy desempleada, solo conseguía trabajo ocasional. Estoy separada de mi esposo, tengo que cuidar a mi hijo y mi hija, mi madre, y la paga fue buena. Sé que el bebé es mi responsabilidad hasta que los padres puedan venir por él. La compañía con la que trabajo ha discutido la entrega conmigo. Rezo para que la guerra termine pronto y pueda dar a luz a un niño o una niña sano”.

Yefimovich, cuyo trabajo no está vinculado a la empresa de Sofiye, dijo que “obvio que los nuevos bebés significarán más trabajo para las clínicas, pero esa es la situación y debemos aprender a sobrellevarla”.

Al señalar los estantes de alimentos para bebés, medicinas, paquetes de pañales, biberones y mesas para cambio de pañales, continuó: “La clínica nos abastece bien y creo que seguirán haciéndolo. El problema es más la falta de personal y el impacto que tiene en nosotros, somos...”

Una colega, Svetlana Stetsuik, interviene: “Zombies, somos como zombies en este momento con la falta de sueño y el cansancio, es muy difícil mantenerse despierta, pero tienes que hacer tu trabajo y cuidar a los bebés”.

El mercado de la maternidad subrogada en Ucrania es uno de los de mayor demanda del mundo

“Mi familia no está en Kyiv, siguen pidiéndome que regrese a casa, pero quedamos tan pocas que sería injusto para mis colegas y los bebés, por supuesto. Tenemos que tratar de mantenerlos a salvo hasta que puedan ir a sus nuevos hogares”.

Tanto Yefimovich como Stetsuik estaban bastante enojadas con Vladimir Putin por el desastre que había desatado.

“Teníamos muchos vínculos entre los dos países, Ucrania y Rusia; amigos y familias, todo esto ha sido destruido, no puedo ver que alguna vez volvamos a ser como antes”, aseveró Yefimovich. “Estoy enojada con Putin por lo que hace, estoy enojada con los rusos que creen las mentiras que les dicen”.

Stetsuik solo dijo: “Los rusos infligen la guerra a personas inocentes, a mujeres, hombres, niños y bebés. Eso es lo terrible que pasa aquí”.

The Independent se enorgullece de su historia llena de campañas por los derechos de los más vulnerables, y lanzamos nuestra campaña Refugees Welcome por primera vez durante la guerra en Siria en 2015.

Ahora, al renovar nuestra campaña y lanzar esta petición a raíz de la crisis ucraniana actual, hacemos un llamado al gobierno para que emprenda mayores medidas y con mayor velocidad para garantizar que se brinde la ayuda.

Para obtener más información sobre nuestra campaña de Refugees Welcome, haz clic aquí. Para firmar la petición, haz clic aquí. Si deseas hacer un donativo, haz clic aquí para acceder a nuestra página de GoFundMe.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in