Perros se vuelven azules y verdes en Rusia; veterinarios sospechan de contaminación química

Los animales que viven cerca de una planta química abandonada adquieren un color inusual

Tom Batchelor@_tombatchelor
miércoles 24 febrero 2021 17:35

Los veterinarios quedaron desconcertados después de que perros callejeros cubiertos de pelaje azul y verde brillante aparecieran en dos ciudades rusas a cientos de millas de distancia

Read in English

Los veterinarios quedaron desconcertados después de que perros callejeros cubiertos de pelaje azul y verde brillante aparecieran en dos ciudades rusas a cientos de millas de distancia con unos días de diferencia a principios de este mes.

En el primer caso, se vio una jauría de perros con pelaje azul brillante en Dzerzhinsk, a 230 millas al este de Moscú.

Habían estado viviendo cerca de una fábrica de vidrio abandonada y una planta química que producía ácido cianhídrico y plexiglás en la ciudad.

Se cree que los animales entraron en contacto con el tinte azul mientras deambulaban cerca de la fábrica.

Otros sospecharon que era sulfato de cobre que se había almacenado en uno de los almacenes abandonados cuando cerró la unidad industrial.

Leer más: La contaminación por combustibles fósiles es responsable de “una de cada cinco muertes en todo el mundo”

El pelaje de los perros dio positivo por el pigmento azul de Prusia y ahora están bajo supervisión en una clínica veterinaria en la ciudad vecina de Nizhny Novgorod.

Dmitry Karelkin, veterinario principal del hospital de animales Zoozashchita, dijo que creía que era "algún tipo de químico" y que los excrementos de los perros también se habían vuelto azules.

El segundo grupo, esta vez con la piel teñida de un vivo color verde turquesa, se encontró vagando por las calles de Podolsk, a 20 millas al sur de la capital rusa.

Según los informes, un grupo de bienestar animal culpó a la pintura seca que pudo haberse derramado en el suelo, pero dijo que no era tóxica y que los perros estaban sanos.

Durante mucho tiempo se ha culpado a las fábricas de la era soviética de contaminar el medio ambiente local.

En 2016, las autoridades ambientales de Rusia iniciaron una investigación después de que un río que corría cerca de Norilsk, un centro industrial en Siberia, se volviera rojo.